Eclipse lunar será visto de manera parcial a finales del presente mes en Honduras

23 de Enero del 2018

Por: Elin Rodríguez

La National Aeronautics and Espace Administration (NASA, por sus siglas en inglés) registra cinco eclipses para el año 2018; de estos, según astrofísicos de la Facultad de Ciencias Espaciales (FACES) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), solo el primero será parcialmente visible en Honduras.

El fenómeno será un eclipse lunar, parcial para Honduras, y se podrá apreciar el 31 de enero a las 5:48 AM a 6° sobre el horizonte cuando este pase de la fase de penumbra a la fase de umbra. Como esto sucederá al amanecer, el fenómeno será visible durante una media hora antes de que la luna se ponga, según Roberto Schongarth, catedrático astrofísico de FACES.

El académico informó que durante este año en el mundo se registrarán dos eclipses de luna totales y tres eclipses de sol que son parciales. En el caso de los eclipses de luna, el primero de ellos será visible parcialmente en Centroamérica, México, Estados Unidos y Canadá, pero será total (luna de sangre) en Australia y en el este del continente asiático.

“Es de recordar que cuando se presenta un eclipse lunar es la alineación del Sol, la Tierra y la Luna, donde la Tierra proyecta una sombra sobre la Luna”, detalló Schongarth.

Asimismo, adelantó que en enero del próximo año se  podrá apreciar un eclipse total: “A las 11:13 PM, el 20 de enero de 2019, vamos a tener un eclipse total de Luna, el fenómeno será visible desde las 9:00 PM en todo el territorio nacional”.

Contexto cultural de un eclipse

Por otra parte Marco Pineda, titular de la cátedra de Arqueoastronomía, nos habló sobre el contexto cultural de las diferentes civilizaciones en cuanto a las creencias sobre los eclipses.

“Los grupos de humanos en el pasado les dedicaban una gran atención porque para ellos había una dependencia de los astros en sus vidas y en el quehacer diario”, dijo Pineda.

En el caso de nuestros antepasados como los mayas, lencas y tolupanes, representaba una desgracia que uno de los astros fuese cubierto por otro, porque se preguntaban que si esto pasaba con los astros, qué no podía pasar con ellos, agregó.

Ritual

“Cuando ese momento pasaba, los sacerdotes o chamanes practicaban rituales que iban desde sacrificios de animales hasta de humanos, generalmente de prisioneros de guerra a quienes les extraían el corazón, y después del acto, pasaba el fenómeno según los sacerdotes porque la sangre humana aplacaba estos eventos”, detalló el académico.

Sin embargo,  según Pineda,  los sacerdotes  manejaban información de primera mano, ya que se dedicaban  a observar cotidianamente  el comportamiento de los astros y los registraban, con eso predecían un eclipse y preparaban un evento ritual para garantizar el respeto y la legitimidad ante el pueblo; era una forma de manipular a las personas y tener autoridad y control.

Agregó que “un ritual que todavía se practica durante un eclipse lunar en Honduras es el de los tolupanes, quienes tienen una tabla sagrada la cual durante la noche, el líder de la etnia con sus más allegados colaboradores suenan la tabla con pedazos de madera y con eso le piden al Dios supremo la protección de su pueblo”.  

 

 



Noticias Relacionadas