"El 2018 es el año definitivo para que se celebren las elecciones estudiantiles en la UNAH": vicerrector Ayax Irías

9 de Febrero del 2018

El titular de la Vicerrectoría de Orientación y Asuntos Estudiantiles (VOAE), Ayax Irías, aseguró que el 2018 será un año histórico y trascendental para la vida de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), debido a que existe un ambiente favorable para que se celebren las elecciones estudiantiles de manera democrática, libre, plural y transparente. 

Irías recordó que sobre esta temática, la última determinación del Congreso Nacional está plasmada en el decreto número 75-2017, producto de una solicitud de un sector de la comunidad estudiantil de la Universidad, a través de un proyecto de ley mediante un proceso de participación ciudadana. 

En el artículo 2 de esta ley se ordena al Tribunal Supremo Electoral (TSE) para que, en consulta con el sector estudiantil y autoridades de la UNAH, elabore un Reglamento Electoral que rija el proceso de selección de los representantes estudiantiles ante el Consejo Universitario y demás órganos de la institución.

En el segundo párrafo de ese mismo numeral se establece: "Dicho Reglamento debe elaborarse antes del 20 de diciembre de 2017 y las elecciones estudiantiles deben realizarse antes del 20 de marzo de 2018, con el asesoramiento del TSE". 

En resumen, Irías explicó que los tiempos asignados al TSE para la elaboración de un Reglamento Electoral no se pudieron cumplir debido a que las fechas establecidas eran bastante colindantes con las elecciones generales.

"El 26 de noviembre fueron las elecciones generales y el Tribunal tenía que emitir el reglamento el 20 de diciembre, es decir, 24 días después del proceso de votación, eso prácticamente era ponerle una lápida al Reglamento Electoral Estudiantil, además se percibía que iban a haber problemas por los resultados electorales", explicó el vicerrector de la UNAH. 

Universitarios

Pese a que el TSE no cumplió con las fechas de creación del reglamento electoral, aunado al cuestionamiento de ciertos sectores estudiantiles por el protagonismo que el decreto le da al TSE, las autoridades universitarias, desde finales de 2017 e inicios de 2018, decidieron tener un acercamiento directo con todos los sectores, con la finalidad de sentarse como universitarios, para que los mismo miembros de la institución construyan un reglamento electoral estudiantil. 

"Tomamos la decisión de hablar directamente con los estudiantes para que ambas partes nos sentáramos para procurar un consenso, debido a que el decreto le faculta a la UNAH un protagonismo directo porque el decreto dice que se tiene que consultar a las autoridades de la institución", detalló el funcionario. 

Continuó explicando que esta sería la primera vez que las autoridades van a participar en la mesa de construcción de lo que sería un nuevo Reglamento Electoral Estudiantil, coordinado desde la VOAE, una situación diferente a los intentos anteriores donde se pedía el consenso solo del sector estudiantil. 

"He sido muy enfático con los estudiantes al decirles que no nos vamos a retirar de la mesa como ellos lo han hecho en un tiempo atrás, porque con los que estén allí vamos a seguir, no vamos permitir que se aborte este proceso, porque le ha hecho mucho daño a la institución", aseveró el vicerrector. 

Nuevo reglamento 

"El 2018 es el año definitivo de celebrar elecciones estudiantiles y organizar toda la estructura de los alumnos en la UNAH, para elegir a los que van a integrar los órganos de gobierno, por ejemplo, que este año deben darse las elecciones, tanto por parte de los estudiantes como de las autoridades de la UNAH", indicó. 

Asimismo, hay un mutuo acuerdo entre las partes que sea la VOAE la instancia que maneje la relación de la institución con el sector estudiantil, en cuanto a la dirección del proceso, sistematización, presentación de los resultados y aprobaciones que vayan surgiendo en los encuentros. 

En ese sentido las autoridades de la UNAH, a través de la VOAE, brindarán su mayor esfuerzo iniciando con una primera reunión el 9 de febrero, donde se presentó un nuevo cronograma de actividades (calendarización), ya que según Irías, debido a la falta de un reglamento no es posible realizar elecciones estudiantiles el 20 de marzo del presente año, como lo indicaba el decreto. 

"Hemos hablado con las partes y probablemente en el término de dos meses estemos culminando con la elaboración de una propuesta, ya que había suspicacia, rechazo y no había unanimidad de criterio que el TSE se involucrara en esta dinámica, y que mejor que nos dejaran avanzar a lo interno, porque se respira un ambiente más propicio", dijo Irías. 

De acuerdo con Irías, las determinaciones pactadas por los universitarios se irán presentando ante el TSE, así como al rector de la UNAH, Francisco Herrera Alvarado, al Consejo Universitario y a la nueva comisión que nombre el Congreso Nacional para darle seguimiento al decreto número 75-2017. 

Paralelamente se informó que la Máxima Casa de Estudios trabajará con el tema de la emisión del carné estudiantil, el cual también servirá como medio de verificación para que los jóvenes ejerzan el sufragio a mediados del II Período Académico de 2018. 

"En general vemos un ambiente positivo; sí vemos unos grupos empeñados en que esto no ocurra, van a querer deslegitimarlo, van a quererlo censurar, van a querer atacarlo con fuerza, descalificándolo, pero nuestra percepción es que la inmensa mayoría está anotándose para cumplir con este objetivo. Será histórico, trascendente para la vida de la UNAH, tanto el rector Francisco Herrera Alvarado como mi persona nos sentiríamos altamente satisfechos de que en nuestras funciones se logre concretar una iniciativa de esta índole", manifestó el académico. 

Antecedentes 

Irías describió que en la época de los años 60 los movimientos estudiantiles universitarios fueron organizaciones que escribieron páginas heroicas, con mucha presencia, protagonismo, incidencia y respeto a nivel de país e internacional, hasta lograr la conformación de la Federación de Estudiantes Universitarios de Honduras (FEUH) y la conquista de la autonomía universitaria. 

Lastimosamente, en la década de los 80 y 90, estas agrupaciones estudiantiles de la Máxima Casa de Estudios se fueron desnaturalizando, perdiendo beligerancia, abogando por el “facilitismo académico”, la implementación del clientelismo político ajeno a la Universidad, a tal grado de llegar a un deterioro de la imagen de los movimientos estudiantiles tanto a lo interno como externo de la Universidad. 

"Para ese entonces no se rendían cuentas a los mismos estudiantes, los fondos que percibían por concepto de cuotas, las elecciones estudiantiles eran bastante grises, de poca credibilidad, lindaban con acciones de violencia y de confrontación de diversos grupos estudiantiles, con el uso de arma de varios tipos, hasta llegar a derramamiento de sangre", recordó. 

Además de crear conflicto dentro de la UNAH por la falta de procesos con transparencia dentro de las agrupaciones estudiantiles en el manejo de cuotas financieras otorgadas por la institución, la Universidad perdió prestigio, provocando un gran deterioro de la institución.

Comisión de Transición 

Continuó explicando que todos esos momentos difíciles terminaron durante los años 2004, 2005 y 2006 con la participación de la Comisión de Transición en la Máxima Casa de Estudios, desde donde se impulsó el proyecto de Reforma Universitaria, en primer lugar permitiendo la creación de una nueva Ley Orgánica de la UNAH y eliminando esas estructuras oprobiosas y de desprestigio a nivel estudiantil. 

"La Comisión de Transición dispuso clausurar la sede de la FEUH (año 2006) llamando a las asociaciones vigentes para que buscaran celebrar una Asamblea Constituyente Estudiantil y poder refundar los espacios organizativos de la Universidad, y la representación estudiantil en los órganos de gobierno", agregó el académico.

Lamentó que esa iniciativa no se concretara, ya que caducaron los tiempos de las asociaciones, donde la Universidad cayó en acefalía, perdiendo una gran oportunidad de convocar a una Constituyente. Sin embargo explicó que para resolver ese vacío, el Consejo Universitario, con la presencia de los frentes estudiantiles históricos, optaron a una medida “salomónica” de distribuir la representatividad con una cuota para cada uno. 

Último reglamento

Un segundo intento de generar los espacios democráticos a nivel estudiantil en la UNAH fue en el año 2010, cuando la Alma Máter le delegó al Comisionado Universitario elaborar un Reglamento Electoral Estudiantil, mismo que fue aprobado por el Consejo Universitario con fecha 29 de noviembre de 2010 y publicado en el diario oficial La Gaceta, el 27 de enero de 2011. 

Lamentablemente, una vez más no se pudo concretar la realización de las elecciones estudiantiles programadas para el primer trimestre de 2011 bajo el argumento, por parte de algunas organizaciones, de que el Consejo Universitario que aprobó dicho reglamento no contaba con la debida representación estudiantil. 

Otro de los argumentos por parte del sector estudiantil es que el reglamento creado por el Comisionado Universitario no tenía legitimidad porque la Universidad no debía inmiscuirse en los asuntos propios de los estudiantes. 

Reformas

"Al no poderse celebrar las elecciones estudiantiles en el 2011, también cayó en acefalía la representación estudiantil ante el Consejo Universitario y fue un hecho que impactó gravemente a la institución, que prácticamente la tenían al borde de una paralización porque no se podía tomar resoluciones, no se podían elegir nuevas autoridades, los títulos universitarios no se podían firmar, la Secretaría General estaba inmovilizada, por lo que el  año 2012 se tuvo que recurrir al Congreso Nacional para que hiciera enmiendas a la Ley Orgánica", indicó el vicerrector de la UNAH. 

La reforma, que fracasó, mandaba una vez más a que los estudiantes crearan un reglamento electoral estudiantil, con la salvedad de que si no se cumplía con una fecha estimada, sería el Consejo Universitario la instancia facultada para elegir dicha representatividad, bien fuera por mayoría calificada o simple.

Ante ese fracaso, las autoridades universitarias volvieron al Congreso Nacional, donde se emitió un nuevo decreto 46-2013 que mandaba a realizar a los estudiantes un reglamento electoral consensuado con un límite de dos años. 

"El documento también mandaba que de no lograrse las elecciones estudiantiles, le permitía al Consejo Universitario el mecanismo de selección de dicha representatividad como se realiza con el resto de autoridades universitarias sobre la base de la Ley Orgánica", señaló Irías. 

Año 2016

En el año 2016 se volvió a vivir en la Universidad un conflicto entre estudiantes y autoridades, a tal grado que se paralizaron las actividades académicas por más de un mes debido a las tomas y protestas por parte de algunos sectores estudiantiles.

Al inicio de las protestas, el argumento de los estudiantes fue que estaban en contra de reformas académicas, sin embargo, el escenario se fue esclareciendo hasta demostrar que el trasfondo de las tomas de edificios se debía a la falta de elecciones estudiantiles en la institución. 

"Recuerde que la mesa mediadora ordenó realizar este proceso democrático, lastimosamente los mismos miembros de la mesa después no quisieron integrarse; uno porque dijeron que ya habían cumplido con su función y otro porque vieron que se trataba de un juego político partidista, y que iba enfilándose a los procesos políticos a nivel nacional", detalló el académico. 

Irías explicó que lo ocurrido en la UNAH era como una especie de laboratorio, que reflejaba lo que iba a ocurrir en el país, ya que se desconocía a todas las autoridades, las elecciones y todo lo que implicaba llegar a acuerdos a nivel interno, sin búsqueda del diálogo, acudiendo más a la violencia. 

Año 2017

"En virtud de que nunca hubo la posibilidad de lograr ejecutar los términos definidos en ese decreto, volvimos a caer en una nueva circunstancia política en el año 2017, siempre nosotros fuimos del criterio de que ese movimiento tenía muy poco de académico y mucho de político", aseveró el vicerrector de la UNAH. 

Los resultados del accionar de esta organización estudiantil, señaló el funcionario, desencadenaron una paralización de las actividades en la UNAH por motivos jurídicos penales que estaban fuera del alcance de la institución, lo que provocó la pérdida de clases por más de tres meses de manera consecutiva, hasta la cancelación de un período académico. 

Por último, Irías manifestó que tras este largo proceso de querer restaurar la representación estudiantil ante los máximos órganos de gobierno de la UNAH, la VOAE cuenta con toda la documentación pertinente (actas, acuerdos firmados, fotografías, videos, listados de asistencia y audios de reuniones) que certifica que la Máxima Casa de Estudios siempre ha estado interesada en apoyar al sector estudiantil para que realice su proceso de elecciones. 



Noticias Relacionadas