IIES-UNAH identifica y sistematiza buenas prácticas de las municipalidades frente a la pandemia

La investigación se realizó en 24 alcaldías consideradas clasificación A, B, C y D.

El Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IIES), de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), identificó grandes, innovadores e ingeniosos esfuerzos municipales para enfrentar la actual pandemia y sus iniciativas orientadas a estructurar una propuesta que oriente la reactivación económica.

La investigación “Buenas Prácticas Municipales ante la COVID-19, la oportunidad de una reactivación regional y local exitosa” contó con la participación de 24 alcaldías municipales del país de clasificación A, B, C y D.

El objetivo principal de la misma fue identificar y sistematizar las acciones y experiencias municipales que impulsan las autoridades que pueden ser tomadas en cuenta como buenas prácticas locales ante la COVID-19 y así estructurar un esquema que oriente las acciones municipales del país con el sector privado y la sociedad.

Entre las buenas prácticas, el IIES identificó cinco grandes actividades de las alcaldías municipales durante la pandemia, la primera es la actualización de los planes de desarrollo municipal, así como la adecuación del presupuesto municipal, campañas de información, servicios municipales e instrumentos municipales como procesos de evaluación de riesgos y planes de seguridad para poder mitigar riesgos de todo tipo.

De la misma manera, el documento precisa que las municipalidades han acatado y ejecutado de manera responsable y eficiente las disposiciones emitidas por el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager), partiendo de reuniones extraordinarias, conformación de los Comités de Emergencia Municipales (Codem) desde donde se giran instrucciones a la ciudadanía, como es el caso de la Municipalidad de Curarén, Francisco Morazán, donde descargan las indicaciones del Sinager y por medio de un grupo designado se le comunica al resto del municipio.

Ordenanzas

Asimismo, las municipalidades han hecho uso de las ordenanzas, regulaciones internas, manuales y los planes de desarrollo como instrumentos legales para establecer toques de queda, poner en vigencia la "ley seca", así como restricciones para la circulación y cierre temporal de negocios o levantamiento de permisos para espectáculos públicos.

Con estos reglamentos, las corporaciones municipales han habilitado espacios para albergues temporales, de igual forma han modificado los presupuestos específicamente para orientarlos a la distribución de alimentos y salud.

En lo que concierne a las campañas de comunicación e información, muchas alcaldías han optado por la creación de páginas en redes sociales donde son publicadas todas las ordenanzas oficiales y se replican los comunicados del Sinager, la Secretaría de Salud y la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

Suspensión de cobros

Por otra parte, y en consecuencia con las pautas dictadas por el Gobierno central, varias municipalidades han manifestado su anuencia a una moratoria tributaria, o sea postergar los pagos de sus servicios y el cobro de impuestos ante la pandemia.

De igual manera, existe un acuerdo tácito de no realizar suspensión de servicios municipales mientras dure el período de la emergencia en el país, no obstante, existe preocupación ya que las alcaldías han dejado de percibir un 90 por ciento de sus ingresos.

A la par de estas disposiciones, las alcaldías han destinado transporte de emergencia para sus comunidades, tal es el caso del municipio de San Juan, La Paz, donde en conjunto con seis municipios aledaños se comparte el uso de dos ambulancias pertenecientes al municipio de Aguanqueterique; otras municipalidades, al no contar con ambulancias, pusieron a disposición sus vehículos, otras hacen uso de patrullas o vehículos militares.  

Entre otras acciones que identificó el IIES en las municipalidades es que se han conformado redes de voluntariado donde se involucran actores de las comunidades, iglesias, mujeres jóvenes y maestros, todos con las medidas de bioseguridad y la protección personal.

Para la buena coordinación se ha definido una red de patronatos donde los alcaldes y miembros de los Codem tienen permanente comunicación directa y la facultad de exponer las necesidades de las comunidades, además son pieza clave para el control de entradas y salidas del municipio, asimismo, son los responsables de comunicar a las autoridades el ingreso de personas por puntos ciegos.

El documento del IIES destaca que se han conformado brigadas de seguridad alimentaria, brigadas para retenes y postas de control, brigadas de verificación de la aplicación de los manuales de bioseguridad en los centros de trabajo y brigadas de desinfección pública.

En fin, todas estas acciones municipales identificadas por el IIES vienen a paliar el contagio y la propagación de la pandemia y eso contribuye a una apertura inteligente y progresiva de la economía. Para acceder al documento: http://bit.ly/2tAJq2i

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios