La cantería y tallado en piedra fue el tema que se desarrolló este martes en el Webinario de Antropología en Honduras

Con relación a la cantería y tallado, Pinto señaló que al parecer era una comunidad de práctica cerrada, pues los mentores y aprendices o guardaron celosamente sus conocimientos o no encontraron amplia acogida para el relevo generacional de su oficio.

Esta semana el Webinario de Antropología en Honduras tuvo como conferencista a la doctora en Antropología Cultural, Gloria Pinto, quien desarrolló el tema "Cantería y tallado en piedra de los antiguales del nororiente de Honduras: discontinuidad de una comunidad de práctica".

La académica explicó que una comunidad de práctica es el resultado del interés compartido por un dominio del conocimiento, en el cual eventualmente se alcanzarán ciertas competencias y en consecuencia de ese objetivo se establecen relaciones, se realizan actividades conjuntas, se comparte información y apoyo, y se crean las condiciones para el aprendizaje mutuo.

El tema desarrollado por Pinto, del cual se publicará un artículo próximamente, indaga la forma en que los canteros y talladores en los asentamientos prehispánicos tardíos del nororiente de Honduras, entre 1200 y 1500 d.C. manifestaron, por medio de las competencias artesanales de su comunidad de práctica, las prescripciones y creencias que los guiaron y definieron su quehacer.

De acuerdo con la antropóloga, “pocos estudios se han realizado en Honduras sobre los artefactos de molienda prehispánicos, específicamente metates, manos, mojadores, morteros y en general recipientes elaborados de piedra pulimentada”.

Con relación a la cantería y tallado, Pinto señaló que al parecer era una comunidad de práctica cerrada, pues los mentores y aprendices o guardaron celosamente sus conocimientos o no encontraron amplia acogida para el relevo generacional de su oficio, de tal manera que cuando la conquista española interrumpió su actividad, se descontinuó el aprendizaje por completo.

Agregó que los numerosos restos materiales indican que se trató de una comunidad de práctica vigorosa y de alta productividad, "tal es el caso que aún los pech y otros se nutren de los artefactos de molienda que afloran en los antiguales", indicó.

La comunidad de práctica en el trabajo de plomería, por el contrario, parece haber despertado los sentidos: la vistosidad, el color y el movimiento que se hacían patentes en las festividades, así como la teatralidad que permiten la vestimenta de volverse otros bajo ellas y la demostración de prestigio que representaban hicieron posible su sobrevivencia hasta mediados o finales del siglo XIX.

En cuanto a los descubrimientos recientes de estos artefactos, Pinto presentó un tablón de piedra que fue recuperado en La Mosquitia, el cual tiene un peso entre 600 a 700 libras, asimismo, señaló que en el territorio ancestral pech se encontró una vasija cilíndrica de piedra y un metate trípode del sitio Ciudad Jaguar.

Entre sus reflexiones en torno a la antigua comunidad de práctica de cantería y tallado en piedra del noroeste de Honduras, la académica señaló la importancia de un análisis de la iconografía, pues a su criterio, hace falta una discusión más profunda sobre la etnicidad y una mejor triangulación de la cronología con otros asentamientos precolombinos. Para una mejor comprensión del tema, a continuación, pueden ver el webinario "Cantería y tallado en piedra de los antiguales del nororiente de Honduras: discontinuidad de una comunidad de práctica".

Noticias relacionadas:

Comentarios