La pobreza, la corrupción y la violencia son factores que amenazan los derechos humanos en Honduras

Foto: Delmer Membreño

La pobreza, el hambre, la violencia, la corrupción, la impunidad, la delincuencia organizada, contar con una democracia frágil, las desigualdades y polarización sociales, entre otros, son algunos de los factores que históricamente ha sufrido la población hondureña y que van en detrimento de los derechos humanos en el país.  

Lo anterior lo dio a conocer el titular del Comisionado Nacional de Derechos Humanos (CONADEH), Roberto Herrara Cáceres, en el marco de la celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos, fecha que se festeja cada 10 de diciembre en conmemoración del 72 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Como ya es costumbre, el CONADEH conmemoró esta fecha con la realización del III Encuentro Nacional Ordinario de Pueblos y Autoridades Municipales de "Municipios de Bienestar Solidario", en la que participaron autoridades municipales, representantes de organizaciones de protección de derechos humanos, de las redes multisectoriales de los grupos de vulnerabilidad, comisionados municipales, facilitadores judiciales, como representantes de organizaciones internacionales. (Puede ver la grabación del evento en este enlace: https://fb.watch/2ihED8WUTq/).

Como invitada de honor se contó con la asistencia de la coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas en Honduras, Alice Schackelford, quien resaltó la labor del CONADEH en el acompañamiento de las diferentes municipalidades en el fortalecimiento de los derechos humanos, especialmente en aquellas comunidades que están trabajando día a día para buscar respuesta a favor de las personas que han sido mayormente afectados, tanto por la pandemia del COVID-19 como de las tormentas Eta y Iota, por lo que envió un fuerte mensaje de solidaridad.  

“Quiero compartir una frase del Secretario General de la ONU, António Guterres: Las personas y sus derechos deben ocupar el primer lugar y ser el objetivo central de la respuesta y la recuperación para la tormenta tropical Eta e Iota, necesitamos marcos universales basados en los derechos como la cobertura sanitaria para todos y todas, si queremos vencer esta pandemia y protegernos para el futuro. Entonces, es un momento para fortalecer los derechos humanos… la certeza que tenemos es que todos y todas nacimos libres e iguales, con dignidad y derechos y esto es lo que debemos seguir fortaleciendo”, enfatizó la representante de la ONU en el país.  

Por su parte, el ombudsman hondureño explicó que este encuentro permitió dar a conocer a la población sobre los trabajos que está impulsando el CONADEH con el acompañamiento de diferentes organizaciones, tanto nacionales como internacionales, especialmente aquella que ha permitido fortalecer la participación comunitaria activa. 

“Celebramos el septuagésimo segundo aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos para abogar y redoblar esfuerzos hacia el pleno disfrute de todos los derechos humanos, como instrumento de cambio para asegurar y promover la protección y respecto de la dignidad humana, dándole poder real a las personas y control sobre quienes gobiernan en el país, afirmando así constantemente el verdadero estado democrático de Derecho. Esta declaración, al proclamar los derechos inalienables que corresponden a toda persona como ser humano, en su artículo 28 señala que: toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta declaración se hagan plenamente efectivos”, expresó el doctor Herrera Cáceres.   

Señaló que el orden social en Honduras tiene como propósito el disfrute verdadero y valido de los derechos humanos, pero que hasta la fecha esto aún todavía no es realidad para todos los hondureños, ya que existe evidencia de aquellas personas que sufren los efectos de la pobreza, hambre, desigualdad, violencia, corrupción, impunidad y en general la delincuencia organizada; falta de protección suficiente al consumidor, deterioro del medio ambiente, insuficiente democracia real, pluralismo político dentro del Estado, la presencia del odio y la confrontación social, como debilidad cultural en la sociedad.  

“Se ha logrado hacer creer a parte de nuestro pueblo, que, por un lado, debemos fatalmente convivir con estos históricos males públicos, y por otro lado que la democracia es esencialmente la elección, o el nombramiento de personas para desempeñar cargos públicos y lo cuales harán lo posible, a su juicio, por ayudar a las victimas de esos males, auxiliándolos ocasionalmente, y a su criterio y voluntad, prestándoles servicios públicos. Ese pensamiento y esas prácticas han desnaturalizado históricamente el estado democrático de derecho, cuyo legítimo imperio necesitamos restaurar para que vuelva su cause normal conducente a la protección, respeto e inviolabilidad de la dignidad humana, de todas y todos los habitantes”, indicó el titular del CONADEH.  

Avances   

Uno de los principales logros alcanzados por el CONADEH es la creación de una iniciativa de seguridad humana para el desarrollo local sostenible, con la puesta en marcha de la “Estrategia Municipios de Bienestar Solidario”, que facilita actualmente el cambio pacífico a partir de un proceso permanente, de educación no formal, en cultura democrática y en derechos humanos que ha permitido a autoridades y comunidades municipales, encontrarse, asimismo, y autodeterminarse en su compromiso social y jurídico con la dignidad humana, conocimiento, valor y fin supremo del Estado y la sociedad”, detalló el Ombudsman.  

Sobre este proceso resaltó que fue reconocido por la Comisión Nacional para el Desarrollo de la Educación alternativa no formal, con la cual se firmaron cartas de intenciones para la cooperación interinstitucional desde el 30 de octubre del 2019. En esta estrategia participan autoridades municipales locales, redes multisectoriales de todos los grupos en su condición de vulnerabilidad (estructuras que interactúan en acción solidaria por el bien común), representantes sociales, a través de los sistemas locales, todos ellos con el fin de prevenir o resolver problemas o conflictos sociales en los municipios y para la protección y promoción de los derechos humanos.  

Cifras 

Además, esta iniciativa ha permitido el empoderamiento por autodeterminación de las comunidades y las autoridades locales de 36 municipios desde el año 2016, sumándose 18 nuevos municipios más en el presente año, es decir, que en la actualidad están involucrados 54 municipalidades, que representan una población de alrededor de un millón 750 mil personas.  

“La estrategia de Municipios de Bienestar Solidaria ya fue reconocida a nivel nacional a finales de 2018, por los poderes públicos y las instituciones controlas del Estado. Caracterizándola como una actividad prioritaria de la política de integridad en la gestión pública, vinculada con la agenda 2030 de Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y a seguir en todos los municipios de Honduras, según lo señala el cuarto plan de acción de Estado abierto Honduras 2018-2020”, informó Herrera Cáceres.  

Acreditación Clase A 

“En noviembre de 2019 la Alianza Global de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos, distinguió mundialmente a la institución del CONADEH, acreditándola como institución nacional clase A, por nuestra actuación y cumplimiento, de funciones acordes a los parámetros internacionales, por habernos desempeñado debidamente en las funciones tradicionales del ombudsman, por haber avanzado como defensor del pueblo contemporáneo de manera independiente, pluralista y con rendición de cuenta, sin crear confrontación ni odio entre personas, grupos y sectores de la sociedad y del Estado” indicó.  

Entre otros aspectos positivos, el CONADEH al obtener dicho reconocimiento le ha permitido convertirse en un indicador global para medir en Honduras el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), particularmente sobre el fortalecimiento de las instituciones nacionales para prevenir la violencia y la delincuencia, y se le considera igualmente por la ONU, como un medio para acelerar y garantizar el progreso a favor del desarrollo sostenible. 

“Aún en la tragedia de esta inmensa y compleja crisis y emergencia nacional, la estrategia de Municipios de Bienestar Solidaria y la agenda 2030 para las ODS, continúan siempre evidenciándose como el camino cierto hacia la nueva normalidad de dignidad humana y de justicia social, que debe caracterizar el compromiso renovado de la sociedad y Estado de Honduras, para asegurar el bienestar de las personas, las familias y las comunidades con el mejoramiento progresivo y constante, de su calidad de vida y de trabajo, por medio del crecimiento económico, inclusivo y con equidad, el cambio de los métodos de producción y los patrones de consumo, con respeto a la diversidad, étnica y cultural, la participación ciudadana, el pluralismo ideológico, relegaciones respetuosa y armónicas de las personas naturales y jurídica con el medio ambiente”, agregó.  

Metas para el 2021 

Dentro de las mestas de esta institución que lucha día a día por los derechos humanos en el país para el año 2021, se explicó se pondrá en funcionamiento el Índice de municipales de seguridad humana, con alertas tempranas de amenaza para evitar riesgo, trabajando en conjunto con las comunidades municipales, donde el papel del CONADEH se enfocará en supervisar, educar, asesorar y orientar a los actores del instrumento del proceso, en cuanto a la aplicación de la perspectiva de la dignidad humana y justicia social a través del proyecto conocido como Ombuds-Móviles, unidades especiales facultadas para desplazarse regularmente en esos municipios.  

Es de resaltar que en el marco de esta celebración, el titular del CONADEH firmó una carta de entendimiento con el rector de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM), Hermes Alduvín Díaz y como testigo de honor la coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas en Honduras, con el fin de aunar esfuerzos en el ámbito de la educación formal, orientada a fomentar en el país una educación cultural democrática, de derechos humanos y desarrollo sostenible.

Noticias relacionadas:

Comentarios