Muerte de mujeres supera cifras de los primeros dos meses de 2019

Gran porcentaje de los femicidios y muertes violentas de mujeres son ocasionadas por su pareja.Foto Carissa Donaire

Brenda Vásquez, de 32 años de edad, perdió la vida a manos de su esposo, un exalcalde del municipio de Nueva Armenia, Francisco Morazán, quien, con varias investigaciones en su contra por diversos delitos y tras dejar huérfanas a sus dos hijas, intentó suicidarse.

Su historia, al igual que la de la joven Marilyn León, de apenas 16 años, cuyo cadáver fue abandonado en las cercanías de una iglesia en la ciudad de El Progreso, Yoro, con varias heridas de arma blanca y el rostro desfigurado aparentemente a pedradas; es la misma de muchas hondureñas.

Datos del Observatorio Nacional de la Violencia indican que a la fecha más de 48 mujeres han sido asesinadas en Honduras durante enero y febrero de 2020, situación que preocupa a los organismos defensores de los derechos de dicho grupo poblacional, uno de los más vulnerables en el país.

Cierre de un ciclo

La coordinadora de dicho ente de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Migdonia Ayestas, resaltó que, en promedio, una fémina es asesinada cada 22 horas, superando las 400 muertes cada año.

Los crímenes, según lo expresado por la funcionaria, tienen mucho que ver con la cultura machista y de sumisión, así como la normalización de la violencia en un contexto social favorecedor. De los 383 registrados en el 2018, por ejemplo, el 60 por ciento fueron perpetrados por los esposos y compañeros de hogar; cinco de las víctimas estaban embarazadas.

En ese sentido advirtió que la violencia, homicida o femicida, es la concreción de un ciclo de violencia física, psicológica y sexual y dichos crímenes “reflejan la crueldad, el odio y el desprecio con que se les quita la vida a las mujeres”.

Al respecto, detalló que durante el año 2019 fueron asesinadas al menos 391; de estas, 11 fueron encostaladas y abandonadas en espacios públicos; cuatro fueron desmembradas y a dos les cercenaron sus pechos y sus cuerpos fueron lanzados a un río. Al igual que en años anteriores, la mayoría de las féminas tenían entre 15 y 29 años.

“Las muertes violentas de mujeres y femicidios tienen un impacto importante en las familias de las víctimas, incluyendo sus hijos e hijas, en las comunidades y en la sociedad en su conjunto; al tiempo que afectan negativamente el desarrollo humano, social y económico del país, el bienestar y la calidad de vida”, cita una investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre esta temática.

Sicópatas o sociópatas

Como especialista en su área, el psicólogo Warren Ochoa explicó que quienes cometen este tipo actos de violencia, por lo general son personas con algún trastorno de personalidad antisocial, como los sicópatas o sociópatas, quienes tienen una propensión natural a transgredir las normas, engañar, mentir o agredir, o que el entorno en el cual se desarrollaron los ha endurecido y los ha hecho malvados, hasta el punto de disfrutar del sufrimiento de seres físicamente más débiles o vulnerables.

Noticias relacionadas:

Comentarios