Experto argentino expuso sobre los desafíos de la internacionalización de la educación superior

El desafío es formar profesionales interdisciplinarios.

Bajo el nombre “Internacionalización en la nueva realidad: Cambio de paradigmas y rol de internacionalización en casa” la Vicerrectoría de Relaciones Internacionales (VRI) realizó un webinario a través de la plataforma Zoom, con la participación del doctor Ángel Tuninetti, profesor de West Virginia University y consultor internacional.  

Al encuentro, que duró una hora y media, acudieron profesores, investigadores y académicos de diferentes países de América Latina, el vicerrector de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julio Raudales, parte del equipo de la VRI y como maestros de ceremonia del webinario los profesionales Emilio Fonseca y Yolanda Palacios.  

“Para la UNAH es un enorme placer contar con la participación del doctor Tuninetti, que esta tarde habló de los nuevos retos que tenemos en la educación superior, sobre todo en el tema de la educación virtual de la internacionalización de la educación, ahora que esta pandemia nos ha traído a una nueva realidad, yo diría más bien que nos ha hecho que alcancemos la realidad de manera más eficiente. Creo que si vamos a decir algo positivo de lo malo que nos ha pasado este año, es que desde hace un buen tiempo que comenzó la era del Internet se avizoraba este momento”, manifestó el vicerrector Raudales.  

Conferencia  

Por su parte, Tuninetti agradeció a la Máxima Casa de Estudios por esta invitación, compartió con la audiencia que en la actualidad se encuentra viviendo en Asunción, Paraguay, y que su ponencia se basó desde el enfoque anglosajón, debido a que el mayor tiempo en el que desarrolló su carrera tanto como profesor universitario y como consultor fue en Estados Unidos.  

Compartió que en agosto del año pasado en Guanacaste, Costa Rica, las universidades estuvieron debatiendo sobre la realidad de la internacionalización en la educación superior, analizando sus limitaciones, retos y desafíos, desconociendo el futuro próximo que generaría la pandemia del COVID-19, y que en ese momento se estaba viviendo una época dorada de la internacionalización donde estudiantes y profesores contaban con una gran posibilidad de incursionar en la movilidad al extranjero, como resultados de una serie de factores entre ellos: los convenios interinstitucionales, estabilidad política, el fortalecimiento de la conectividad virtual, y esta última que ha prevalecido.  

El panelista partió del concepto de internacionalización (globalización) planteado por el doctor William Brustein, quien describe a través de uno de sus artículos de investigación los 10 pilares de la globalización, describiéndola como un proceso aspiracional que nunca termina, donde siempre se están haciendo cosas nuevas.  

“De este concepto podemos sacar ideas muy aplicables a la realidad latinoamericana, los diez pilares que él menciona son: internacionalizar el plan estratégico, internacionalizar el currículum académico, eliminar las barreras para estudiar en el extranjero, requerir competencias en lenguas extranjeras, internacionalizar la contratación de profesores, incorporar las contribuciones internacionales al sistema de valoración profesional de los docentes, elevar la importancia de las oficinas internacionales en el sistema de gestión universitaria y ubicar a los funcionarios en el consejo directivo y comités claves, adoptar un acercamiento holístico a la experiencia de los estudiantes internacionales, aprovechar los conocimientos y experiencia de los emigrantes y extranjeros residentes en la comunidad local, y priorizar las colaboraciones académicas globales”, explicó el académico.  

Comentó que de los pilares antes mencionados, muchos están ligados al tema de la movilidad que, en las circunstancia actuales, y que probablemente por varios años, no se va a retornar al nivel previo a la pandemia. Sin embargo, algunas de los ítems son más comprensivos para el desarrollo de una internacionalización en casa.  

A los pilares descritos por Brustein, el conferencista mencionó que a él le gusta agregar dos pilaras más que son: el tema de la comunicación intercultural y la formación de toda la comunidad académica en competencias globales.  

“Porque la formación en estas competencias globales nos permite pensar y actuar en consecuencia, sobre algunos temas claves para la sociedad actual como los temas del colonialismo, neocolonialismo, racismos, discriminación, privilegios, piensen en lo que está ocurriendo en este momento en los Estados Unidos con las rebeliones en contra del racismo, pensemos en los gravísimos problemas económicos y ambientales, sobre todo relacionados al cambio climático generados por nuestros modelos productivos, entonces estas competencias globales tienen que estar integradas a la formación de todo profesional”, señaló el experto.  

Gestor global 

Tuninetti comentó que debido a lo anterior surgió la idea de la conformación del ciudadano global, concepto que nació hace unas décadas con un perfil que se atrevió a calificarlo como “mercantilista”, en el que permitía al ciudadano, en primer lugar, contar con un pasaporte, que viajaba por todo el mundo, donde la persona se sentía con la capacidad de hacer negocio o política a nivel internacional.  

Sin embargo, fue del parecer que este concepto de ciudadano global debe ser ampliado al de “gestor global”, apuntando a la formación de futuros líderes que se preocupen por cuidar la situación social, política y la salud económica de la comunidad global. Con características tales como: empatía cultural, participación social y política, compresión de los desafíos globales y tomas de decisiones basadas en criterios éticos (respetando las culturas del mundo), este último contrario a los criterios productivos o económicos.  

Formación de las humanidades 

En la ponencia se resaltó que debido a que el mundo está cambiando aceleradamente, esto genera el surgiendo nuevas carreras, que demandan de profesiones interdisciplinarios esto permite romper con aquellas estructuras tradicionales de carreras, facultades y universidades.  

“Esto está relacionado en la formación de las humanidades… requiere de personas con mentes ágiles, que sepan leer, escribir, pensar, que tengan habilidades blandas para la resolución de problemas complejos, pensamiento crítico, creatividad, liderazgo, capacidad de coordinación, inteligencia emocional, juicio y toma de decisiones, sentido de servicio, negociación y flexibilidad cognitiva… es por eso que considero que la enseñanza de las competencias globales es sumamente importante”, indicó el expositor.  

Para crear estas competencias en el nuevo profesional que demanda el siglo XXI, el experto señaló la necesidad de la transversalización de la internacionalización en todos los diseños curriculares de las diferentes carreras del sistema de educación superior, orientados en fortalecer la academia, la investigación científica, como los procesos de vinculación universidad-sociedad mediante la creación de propuesta orientadas a resolver los grandes problemas de la sociedad. “Por esto considero que el tema de la enseñanza de competencias globales debe estar en el centro de cualquier plan estratégico de internacionalización en casa que se pretenda implementar en una institución”, agregó.  

Noticias relacionadas:

Comentarios