LA HISTORIA NO SERÍA LA MISMA SIN LA UNIÓN EUROPEA

31 de Mayo del 2017

Hace 60 años los líderes Bélgica, Francia, la Alemania Federal, Italia, Luxemburgo y Holanda firmaron el tratado de Roma, el cual sentó las bases de lo que el día de hoy se conoce como Unión Europea. Desde la firma del acuerdo, el continente europeo inició una etapa de paz, democracia y nacionalismo. De igual forma se sentaron las bases para la creación de mercados comunes, la eliminación de fronteras y la fundación de organismos políticos.

Hablar de la UE es reflexionar sobre la importancia de unir a una Europa que después de los daños suscitados en la Segunda Guerra Mundial en 1945, tiempo en el cual se  vivía un panorama desalentador con ciudades destruidas, generaciones perdidas y daños en perjuicio de los derechos humanos y la humanidad. En tal sentido, los grandes avances que obtuvo Europa han sido muy significativos, principalmente en temas de paz, generando una clara estabilidad que se ha extendido a otras fronteras.

Precisamente la eliminación de fronteras también representa una ampliación de mercados que no solo se vuelven más competitivos, sino mucho más atractivos; la moneda es talvez uno de los logros más representativos generando cambios estructurales en el comercio de los países miembros como con sus pares externos.

Aunque la verdadera fecha de creación de la UE fue el 1 de noviembre de 1993, el logro de hace 60 años sentó las bases de una unión que actualmente reúne a 28 estados, sin embargo esta unión debe afrontar  bajo sus hombros diferentes dificultades que se orientan en el rescate económico de países como Grecia, España e Italia, el papel que debe asumir ante la salida del Reino Unido en el llamado Brexit, impulsar reformas económicas para el reforzamiento del euro y condiciones económicas  para reforzar la economía de sus países miembros.  

En ese sentido el  Festival Europeo Unidos en la Diversidad, que se realizará este 1 de junio  en las instalaciones de Ciudad Universitaria, es un reconocimiento a los logros de la UE, pero es también un recordatorio de la importancia de la UE en la historia moderna y que de acuerdo al presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, representa en un futuro que “Europa es lo que debemos transmitir a nuestros hijos: un futuro de prosperidad, paz y libertad”. Estas palabras sin duda marcan los procesos que desde hace 60 años resaltan los frutos de una Unión Europea en busca de aportar en beneficio de la prosperidad mundial.

Es en el proceso de la prosperidad que muchos analistas sostienen que la UE se vuelve un actor protagónico de los acuerdos multilaterales, con sus amplios acuerdos comerciales en los cinco continentes, de los cuales Honduras forma parte con un convenio comercial con Centroamérica basado en el diálogo político, cooperación y acuerdos de libre comercio, procesos muy bien desarrollados por la UE que bien pueden ser claves para impulsar iniciativas sociales y económicas a nivel regional que beneficien a más de 50 millones de ciudadanos centroamericanos.  

Basados en los argumentos anteriores, se vuelve necesario considerar el impacto de la UE en el fututo como un aliado económico de la región; como un ejemplo histórico para para la búsqueda de nuevos acuerdos y procesos de integración, así como el desarrollo de nuevas estrategias regionales de inversión e  innovación, todo esto en un contexto en el cual la historia no sería la misma sin la UE. 



Noticias Relacionadas