Matías Funes Valladares, maestro de hombres y mujeres que no quieren ser cucarachas

10 de Febrero del 2015

En Honduras el nombre de Matías Funes Valladares es reconocido en cualquier sector de la sociedad. Hay quienes lo recuerdan en los acalorados debates televisivos de 1997 cuando dio esperanzas a la política hondureña, participando como candidato presidencial. No importaba si ganaba o no, él era la prueba fehaciente que corrupto y político no deben ser necesariamente sinónimos.

Durante 34 años vio pasar a miles de estudiantes en su clase de Filosofía en las aulas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), ninguno de los asistentes a sus puntuales clases lo podrá olvidar jamás, ni a él ni a sus chistes.

El maestro Matías Funes murió este 10 de febrero del 2015 a sus 62 años por una enfermedad que lo separó de la vida pública en los últimos meses. Falleció una de las figuras más destacadas y constantes de la política y la academia hondureña.

Inicios

Nacido un 24 de marzo de 1952, hijo del reconocido escritor Matías Funes (de quien había comenzado a rescatar y volver a publicar parte de su obra) y de la maestra Lucila Valladares, comenzó su participación política desde sus estudios secundarios y para 1971 ingresó como representante estudiantil al Claustro Pleno Universitario. También en ese año fue parte del Comité Ejecutivo de la Federación Universitaria de Honduras (FEUH), militando con el Frente de Reforma Universitario.

A sus 21 años se convirtió en el Director más joven del periódico Vanguardia Revolucionaria, que venía sirviendo como un medio de análisis y formación política para los sectores populares desde la Huelga Bananera de 1954.

Fue siempre un duro crítico de la militarización y siempre apostó por la construcción de una ciudadanía con la libertad de poder expresarse y participar en la vida política del país. Durante su vida escribió artículos y ensayos que forjaron una de sus obras más destacadas: "Los deliberantes: el poder militar en Honduras", un ensayo donde expone el papel de las Fuerzas Armadas en la historia nacional.

Con la llegada de la era democrática fundó el Partido Renovación Patriótica en 1991 pero fue hasta 1994 cuando logró fundar e inscribir al Partido Unificación Democrática (UD) que marcó la historia nacional por ser el primer partido de izquierda legalmente reconocido en el país.

Político

En 1997 y 2002 representó a la UD como candidato presidencial. Fue diputado al Congreso Nacional por ese mismo partido de 1998 a 2002 y miembro del Parlamento Centroamericano del 2006 al 2011. Nunca ocultó su pesar de haber salido de ese instituto político por diferencias ideológicas con otros miembros.

En 2012 fue nombrado miembro de la Comisión de Reforma de la Seguridad Pública (CRSP) hasta el año pasado. Junto con otros grandes intelectuales de Honduras; Víctor Meza y Jorge Casco, Matías Funes redactó el plan y las leyes necesarias para depurar la Policía Nacional, para detener la militarización de la sociedad y para lograr un más avanzado y efectivo sistema de seguridad pública. Su trabajo fue engavetado y aún no se ha tomado en cuenta.

Matías Funes fue probablemente, entre otras cosas, una de las fuentes noticiosas preferidas de cualquier periodista en sus casi cuarenta años de carrera política, siempre abierto a las preguntas y con un fino sentido del humor. Muchos también lo recordarán por su programa "A dos voces" transmitido por la emisora radial HRN.

Morazanista

Ha muerto el hombre que más sabia del prócer José Cecilio del Valle de quien escribió la invaluable obra "Valle: su tiempo y el nuestro" que perdurará como el libro de referencia de este importante personaje. Funes Valladares siempre se declaró un seguidor disciplinado de Francisco Morazán y defendía sin reservas las ideas que marcaron el pensamiento Morazanista.

Pero su obra más sensible y probablemente más sincera fue el relato testimonial "Soy Andreo Neda, un hombre que no quiso ser cucaracha" premiado en 1990 por Editorial Guaymuras, donde se relata la lucha de una generación revolucionaria decidida a cambiar sus contexto y elevarse más allá de la ignominia de la que estaba sometida.

Quienes conocieron a Matías Funes Valladares jamás lo olvidarán, y la Universidad Nacional Autónoma de Honduras se sentirá siempre llena de orgullo de haber contado entre su equipo docente a un maestro que siempre supo forjar a hombres y mujeres que se rehúsan a ser cucarachas. Maestro y Filósofo de la Excelencia, abordó la vida siempre con firmeza histórica y una sonrisa sincera.



Noticias Relacionadas