¿POR QUÉ SE VUELVE IMPORTANTE CELEBRAR EL DÍA DE LA TIERRA?

20 de Abril del 2017

La respuesta de esta pregunta, puede encontrarse en la misma razón por la cual se celebra el día de la Tierra cada  22 abril. La fecha en cuestión sirve para generar conciencia sobre la importancia de cuidar los ecosistemas del planeta, fomentar la armonía con la naturaleza y generar un equilibrio entre la producción y el consumo de los recursos naturales del planeta, es decir, plantea la necesidad de un consumo moderado por parte de los seres humanos.

Plantear estos temas se vuelve más que necesario, considerando la alerta que ha emitido la agencia internacional de la Energía (AIE),  la cual estima que si no se toman acciones concretas para reducir los efectos del cambio climático, la temperatura puede aumentar más de dos grados centígrados, un aumento del nivel del mar con serias repercusiones en las líneas costeras de los países, además de la  extinción de múltiples especies que actualmente se encuentran en peligro de extinción.

Las medidas que deberán tomarse para evitar esta situación se basa en tres fundamentos planteados por la Unión Europea: en la reducción de un 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero, la inversión de un 20% en las energías renovables, y la mejora de un 20% en la eficiencia energética, la cual implica el mejoramiento de los motores de combustión a efecto de generar menos impacto en el ambiente.

En tal contexto, las emisiones de Honduras no representan un mayor impacto a nivel mundial, ya que las emisiones del país se calculan en el 0.01%  del total mundial”, y en toda Latinoamérica representa un 0.2% de lo producido en el mundo. En este sentido, el llamado para reducir este tipo de emisiones de gases contaminantes está directamente orientado hacia las grandes potencias como China y  Estados Unidos, con más del 40% en el globo.

A pesar de los señalamientos brindados en un informe sobre el clima redactado por las Naciones Unidas, los líderes mundiales como el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump,  parece no reconocer sus efectos al tomar medidas dañinas como el impulso de la industria del carbón para la producción  energética. Por su parte el presidente de Rusia, Vladimir Putin, señalaba la existencia del cambio climático; pero que el mismo no era causado por “actividades humanas”.  No obstante, el gobierno chino parece reducir su impacto en el ambiente disminuyendo el uso de energía fósil, aunque los reportes señalan una ligera reducción.

En este camino de malas decisiones, los expertos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) señalan pocas decisiones para la reducción del impacto en el cambio climático, prueba de ello es que las emisiones de Co2 en los años 2000 a 2005 fueron mayores en los años 90, además que las emisiones de gases invernaderos se  encuentran en  un constante crecimiento desde la década de los 70 y las medidas ecológicas son insuficientes para reducir el actual daño al clima.

Contrario a esta senda, existen países que realizan acciones para la reducción del cambio climático, como las que ejecuta Suecia, que se ha propuesto reducir la producción de energía derivada de fósiles. Por su parte, Alemania plantea reducir sus emisiones en un 40% para el 2020, y Costa Rica, que también ha impulsado una ley que impide la explotación de tierras forestales para fines agrícolas.

El ejemplo de Costa Rica se vuelve importante dentro de la región, principalmente para países como Honduras, que pueden verse afectados considerablemente por los cambios climáticos que amenazan con la destrucción de zonas turísticas tan emblemáticas como los Cayos Cochinos,  la reducción de las cosechas de granos y de fuentes de agua. Estas alteraciones del ecosistema sin duda traerán consigo repercusiones irreversibles que serán una realidad en tres años, y sus efectos son incuantificables para la vida del planeta. 



Noticias Relacionadas