LA ACREDITACIÓN DE LOS POSGRADOS COMO MEJORA DE LA CALIDAD EDUCATIVA

3 de Noviembre del 2015

La acreditación de los programas de estudio de una universidad permiten garantizar la calidad de la trayectoria de formación que ofrece en sus diferentes planes. Para Virna López, representante de la Agencia Centroamericana de Acreditación de Postgrado (ACAP) para Honduras, el crecimiento de las universidades en la región se da de manera desigual y los posgrados se quedan rezagados en ese desarrollo.

"Del total de posgrados, en 2014 se habían acreditado pocos: 1 en Honduras, 3 en Costa Rica, 4 en Guatemala, 9 en Panamá. La ACAP fue fundada en 2006, tenemos ocho años de trabajar, hemos acreditado 16 posgrados, pero en el 2009 acreditamos uno, en el 2010 no realizamos ningún trámite, en 2011 acreditamos cinco, uno en 2012, tres en 2013, ocho en 2015, y este año trabajamos en algunos de una universidad en Panamá", explicó.

López participó en el panel La perspectiva de la evaluación y acreditación en los programas de posgrado: una visión hacia la calidad y la mejora continua, junto a Rutilia Calderón, Vicerrectora Académica, y Ramón Salgado, Director de Educación Superior.

El evento fue realizado durante el segundo Congreso de Gestión de Posgrados, que se llevó a cabo en Ciudad Universitaria del 26 al 29 de octubre de 2015.

Desde la UNAH

Por su parte, Rutilia Calderón, Vicerrectora Académica de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), indicó que la acreditación de los programas de estudio es un tema que las universidades privadas y públicas tienen en agenda porque es parte del plan de desarrollo de la educación superior.

La funcionaria reconoció que en los diferentes encuentros con estudiantes, en el diálogo ha surgido "la demanda de ellos por mejorar la calidad del proceso educativo del cual participan”.

El Director de Educación Superior, Ramón Salgado, indicó que la cultura de la calidad es un movimiento que viene por cambios desde afuera de la región, presionan fuertemente y para participar de los procesos de internacionalización las universidades se unen a la tendencia.

López, de la ACAP, afirmó que "se observa la falta de voluntad política, porque el interés de acreditarse surge de la institución universitaria, no de las de acreditación. Y el proceso implica hacer primero la autoevaluación".

Sin embargo, reconoció que la ausencia de voluntad para promover las acreditaciones se debe, en parte, al desconocimiento del modelo y a los pocos incentivos, ya que no se ha desarrollado una cultura de calidad educativa. Y afirmó que "hay espacios en los que la acreditación es debatible, pero es una tendencia que no podemos detener".



Noticias Relacionadas