12 libros que todo hondureño debería leer

Aunque la lectura aumenta la inteligencia emocional, mejora la ortografía y el vocabulario, potencia la cultura general, desestresa y estimula la imaginación, en Honduras este hábito no suele formar parte de la vida cotidiana. Según datos del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), el 57.1% de la población “nunca o casi nunca” lee un libro.

Con el propósito de cambiar esta realidad y contribuir al reconocimiento de algunos autores nacionales, en Presencia Universitaria le compartimos una lista de 10 obras de distintos autores hondureños y géneros literarios que puede explorar:

Cipotes, de Ramón Amaya Amador: Este libro relata la realidad social de los infantes hondureños que a muy temprana edad cargan en sus hombros el peso de llevar el sustento a su casa, privandólos del derecho a estudiar y exponiendolos a toda clase de peligro.

Tierras, mares y cielos: Esta compilación de poemas y prosas poéticas del poeta modernista Juan Ramón Molina, el autor de las letras inmortales, es considerada la obra poética más emblemática de la literatura hondureña.

Los días y los muertos: A través de esta publicación del 2016, Giovanni Rodríguez atrae por su aproximación a la novela negra, su manejo de la intriga y su aproximación a la realidad nacional.

Ciudad de dragones (1980): A través de los versos que componen esta obra dedicada a la capital hondureña, el poeta Pompeyo del Valle describe la vida en la ciudad, esa vida donde alegrías y tristezas, historia y presente, lucha, triunfo y sinsabores se reúnen para formar un único espíritu que debe impulsar a las personas a ser mejores.

Los diezmos de Olancho: es un texto de Medardo Mejía que narra las guerras que tuvieron lugar después de la independencia de Honduras de la colonia española.

El Vampiro (1910) de Froylan Turcios (1874-1943): Novela de terror de un romanticismo tardío donde la fantasía se hace presente en cada párrafo.

La guerra mortal de los sentidos: Esta novela de Roberto Castillo (1950-2008) es una de las novelas mejor construidas, con una gran narrativa y manejo del lenguaje.

33 revoluciones para Rodriguez: Poemario escrito por Fabricio Estrada entorno a la figura de Sixto Rodríguez, músico estadounidense de padres mexicanos que tras permanecer en el anonimato descubre que sus canciones son populares en Sudáfrica. Esta obra obtuvo el Premio Nacional de Poesía Los Confines 2017.

El cuento de la guerra, de Eduardo Bahr (1940): Este libro es una aproximación, desde la perspectiva del autor, del conflicto bélico entre Honduras y El Salvador en 1969, conocido como Guerra del fútbol o Guerra de las 100 horas.

Los pobres, de Roberto Sosa: Este libro publicado en 1968 y ganador del Premio Adonáis consta de 21 poemas sobre la pobreza, la opresión y el desamparo de las masas.

Destacamento rojo: Esta obra de la trilogía de Amaya Amador sobre los campos bananeros relata los abusos que sufrían los trabajadores en las compañías bananeras en el norte del país, las condiciones inhumanas en las que vivían y la miserable remuneración que obtenían.

Blanca Olmedo, de Lucila Gamero de Medina: Por su mérito literario y por su crítica social, esta novela romántica del siglo XX es uno de los libros más reconocidos de la literatura hondureña.

 

Noticias relacionadas:

Comentarios