25 de enero: Conmemoración del derecho al voto femenino en Honduras

A partir del derecho a ejercer el sufragio, las mujeres han tenido muchos logros más.

El 25 de enero se celebra el Día de la Mujer Hondureña, fecha que en los últimos años se ha convertido en un constructo mercantil  y con un sentido cada vez más lejos de que sugiere dicho día; ya que en realidad es una conmemoración de derecho del voto femenino, otorgado en 1955 durante el gobierno de Julio Lozano Díaz.

“Las mujeres en Honduras estuvieron muchos años tratando de obtener el derecho al voto. Se acercaron al Congreso  muchísimo antes de su aprobación, pero los congresistas (que eran hombres) las  ridiculizaban. Y lo que sucede en el gobierno de Lozano Díaz, es una reacción de sensibilidad masculina que es despertada los esfuerzos de las mujeres”, expresó la socióloga, escritora y docente universitaria, Francesca Randazzo.

Por su parte, la historiadora, escritora e investigadora de temas de género y docente la cátedra de Estudios de la Mujer y de Historia de Honduras, Anarella Vélez, reconoce que el acontecimiento se debe celebrar y conmemorar, porque ambas acciones permitirán avanzar en el tema de derechos políticos de las mujeres en Honduras.

El Día de la Mujer en Honduras está vinculado a las luchas de otras mujeres en el mundo. De hecho haciendo un recorrido histórico, conviene mencionar a los  griegos, en donde sobresale la filósofa y maestra neoplatónica, Hipatia, y en nuestros antepasados culturales, la Malinche (cultura azteca) y la Reyna Roja (cultura maya).

Vélez, considera que aunque en la sociedad siempre ha habido mujeres que han hecho cosas extraordinarias, no se les ha reconocido como se merecen y es recientemente gracias al trabajo de investigación  de las feministas que se conoce más acerca de esos antecedentes.

Historia de la lucha política de la mujer hondureña

La participación política de las mujeres en Honduras tiene su gestación en la Revolución  francesa de siglo XVIII, cuando las modernistas vieron que los hombres estaban luchando por la igualdad, la libertad y la fraternidad; y decidieron seguir su ejemplo para lograr derechos políticos.

La modernidad permitió que las mujeres reconocieran ciertos elementos teóricos-políticos para plantear los derechos a los que por igualdad, ellas deberían acceder.

Sin embargo, ese movimiento (modernista-revolucionario) no resolvió la problemática de las féminas y durante todo el siglo XIX, no hubo avances significativos en el tema de reconocimiento de los derechos de las mujeres.

A finales del siglo XIX, aparece en Honduras la primera preocupación gubernamental en el tema de derechos femeninos y es durante el gobierno de Manuel Bonilla, donde se remite al Congreso, la petición de reconocimiento del derecho al voto.

Pero finalmente, es en el siglo XX, durante la época de los 20tes, exactamente en 1926, cuando surgen mujeres fuertes como Visitación Padilla, Graciela Amaya García, Goya López, entre otras, quienes organizan una Asociación Femenina de Cultura desde la cual se empieza a luchar por el reconocimiento de los derechos políticos de las mujeres.

Pero cuando llega a la Presidencia, el General Tiburcio Carías Andino, se clausura la Asociación y la lucha reivindicativa de las mujeres  pasa al olvido hasta la década de los 40tas. cuando resurge un nuevo grupo de mujeres entre las cuales están, Trinidad del Cid, Olimpia Varela, Clementina Suárez, Lucila Gamero de Medina, Argentina Díaz Lozano y Paca Navas de Miralda entre otras damas hondureñas.

Este nuevo grupo se convierte en un extraordinario promotor de los derechos de las mujeres, y a partir de allí se emite un nuevo decreto que será aceptado y el cual establecerá oficialmente el 25 de enero como Día de la Mujer Hondureña, efecto de la lucha de las mujeres por tener un espacio en la vida política de país.

“Este logro no es una concesión, es más bien el productos de labor sistemática de las mujeres, para hacerse valer dentro de la vida política del país, la cual puede abrir otros espacios, ya que se abre un espacio  que les va permitir acceder a otras demandas participando  primero en el Congreso y luego en otras instancias del gobierno”, sintetizó Vélez.

La celebración en honor a las féminas hondureñas, se ha convertido en algo comercial, y “podemos ver hombres regalando rosas, y a las mujeres aceptándolas, sin saber de qué se trata el asunto”, recalcó la historiadora.

Vélez, finalizó, acotando que “es importante conocer la historia para no olvidar lo mucho que hemos logrado, vamos a las escuelas y a las universidades, nos volvemos científicas, nos  volvemos escritoras, pero eso es gracias  a estas mujeres que hicieron un trabajo muy arduo y no hay que olvidarlas”, comentó.

 

Noticias relacionadas:

Comentarios