El 53% de miembros LGTBI que migraron fueron víctimas de exclusión estatal y violencia criminal: Flacso

Fotografía: https://agenciapresentes.org/2017/09/26/honduras-uno-los-lugares-mas-peligrosos-lgbti/

La Asociación Colectivo Violeta (ACV), con el apoyo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) y el Observatorio de Migraciones Internacionales de Honduras (OMIH) presentaron este día los resultados de la investigación “Causas asociadas a la migración de población LGBTI en Honduras”.

La iniciativa propone, a través de la investigación, dilucidar las causas asociadas a la migración de la población LGTBI en el país, tomándose como población sujeta de exploración las personas LGTBI migrantes, en situación de retorno y desplazamiento interno, estas dos segmentadas en 4 municipios del país, entre los cuales están el Distrito Central, Choluteca, San Pedro Sula y La Ceiba.

Según los resultados del sondeo, la principal razón por la que migran los miembros de la comunidad LGTBI es la búsqueda de trabajo y mejora de la situación económica (73%), en segundo lugar se ubica la discriminación por orientación sexual, identidad de género y en tercer lugar la violencia e inseguridad.

Las pesquisas evidenciaron que 5 de cada 10 encuestados fueron víctimas en Honduras de exclusión estatal, y violencia criminal. Asimismo, los datos arrojaron que 5 de cada 10 miembros de la población LGTBI que migraron hacia EE UU actualmente no cuentan con la documentación necesaria para residir y trabajar en el país de domicilio.

Lo que significa que el 53% de los encuestados trabaja y reside en el extranjero en condiciones de migrantes irregulares y el 26% se encuentra residiendo bajo condiciones de refugiados.

El 70% de los migrantes encuestados entraron al país de destino de manera indocumentada, es decir que 7 de cada 10 miembros de la población LGTBI emprendió la ruta migratoria hacia países como EE UU, Canadá y España en condiciones de indocumentados.   

“La migración de personas desde Honduras hacia el extranjero ha sido un fenómeno demográfico presente desde hace varias décadas, pero desde los años 90 este fenómeno ha sufrido cambios muy radicales y trasformaciones que lo ha convertido en una problemática estructural”, detalló Iván Banegas García, defensor de derechos humanos y actual coordinador de la Asociación Colectivo Violeta (ACV).

Múltiples organizaciones internacionales han denunciado que los migrantes LGBTI provenientes del Triángulo Norte han sido constantemente abusados en la ruta migratoria, incluyendo abusos sexuales, agresiones, amenazas, discriminación, además de indiferencia, omisión y agresión por parte de las autoridades, tanto en los países de tránsito como de destino, según Amnistía Internacional.  

De la misma manera, muchos migrantes LGTBI han enfrentado el desplazamiento forzado en el interior del país, razón por la cual han decidido emigrar buscando protección internacional; es importante mencionar que esta particularidad de la migración llamada “desplazamiento” ha surgido principalmente después del golpe de Estado del año 2009 en Honduras.  

“Debido a lo anterior podemos determinar que la población LGTBI es particularmente vulnerable en la ruta migratoria, en países de tránsito como Guatemala o México la protección es casi nula, los albergues se han sobrepoblado y muchas veces es inaccesible para mujeres trans y hombres gais”, detalló Banegas.

Otros datos

La mayoría de los encuestados vive actualmente en Honduras, el 66% que se encuentran en situación de retorno y desplazamiento interno; el restante es migrante que se encuentra residiendo en EE UU, el 25% viviendo actualmente en California, Florida, New York, Texas y Washington.

El 3% de los encuestados permanece en Madrid y Cataluña, 3% vive en México y otro 3% en Canadá, Alemania, Francia, Italia y países centroamericanos.

Según los datos arrojados por la encuesta, las responsables de las agresiones hacia los miembros de la población LGBTI que se han visto obligados a desplazarse y cambiar de residencia han sido, en el 54% de los casos, las maras y pandillas.

Destaca como autor “la familia”, que por razones de discriminación han provocado el desplazamiento del 29% de los miembros encuestados de esta población, otro factor con menor frecuencia es la delincuencia común, con un porcentaje de 5.4%, la Policía 4.3% y la pareja 2.2%.

El 34% de los encuestados no pudo interponer una denuncia y el 66% restante sí pudo ante distintas organizaciones y unidades estatales, como el Ministerio Público y la Policía Nacional.

Cabe mencionar que el 62.5% de quienes sí lograron interponer una denuncia no recibieron ninguna asistencia, denotando que la mayoría de los casos de desplazamiento forzado perpetrados por la delincuencia común y las maras y pandillas no son atendidos propiamente por las autoridades del Estado.  

Presentación completa: 

Iniciar sesión en Facebook

 

Noticias relacionadas:

Comentarios