7 de cada 10 hondureños aseguran no haber recibido apoyo del gobierno durante la pandemia

Según el informe, todos los países de la región experimentaron un aumento en los niveles de pobreza el año pasado.

Un reciente informe preparado por diferentes universidades de Centroamérica, el Programa Estado de la Nación (PEN), la Unión Europea, el Consejo Nacional de Rectores (Conare) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) comprobó que la pandemia agudizó el deterioro en áreas claves del desarrollo humano sostenible en Centroamérica y República Dominicana.  

Los datos arrojados por esta indagación establecen que 7 de cada 10 hondureños aseguran no haber recibido ningún servicio o apoyo del gobierno durante la pandemia, y además determinó que durante el 2020 más de la mitad de la población hondureña se vio afectada por la pobreza.

Los resultados del análisis precisaron que los mayores impactos por la pandemia fueron en materia económica y bienestar social, asimismo la crisis de la pandemia empeoró las finanzas públicas de los países de la región.

“El informe detalla las afectaciones de la pandemia en áreas como economía, empleo, bienestar social, educación, democracia y derechos humanos, migraciones, ambiente y, por supuesto, salud. La gran conclusión es que esta crisis evidenció y agudizó debilidades históricas de los países”, expresó Alberto Mora Román, coordinador del análisis.  

Según el investigador, los impactos de la pandemia en materia de bienestar social son un efecto en cadena de la desaceleración económica, que tuvo profundas implicaciones en los mercados laborales.

Durante el 2020 se destruyeron cerca de 10 millones de empleos en la región, una disminución del 13.8% respecto de la cantidad de empleos registrada en 2019 y que afectó severamente los ingresos de las familias centroamericanas y dominicanas.

La pobreza afectó el año pasado a la población de Honduras en un 59%, Guatemala (51.6%) y Nicaragua (52.7%), mientras que en El Salvador afectó a un 40% y en Costa Rica, Panamá y República Dominicana, alrededor del 20% de la población.

Para mitigar los impactos sociales de la pandemia, los gobiernos tomaron medidas que no en todos los países beneficiaron a las personas que más las necesitaron, llama la atención que en Honduras, Nicaragua y Guatemala la proporción de personas beneficiarias de las ayudas es mayor entre quienes manifiestan que les alcanzan los ingresos, o incluso que tienen capacidad de ahorrar; que entre la población que manifestó peor situación socioeconómica, detalló el investigador.  

Otro impacto notable es la caída de los ingresos fiscales en todos los países de Centroamérica y en República Dominicana, naciones cuyas finanzas, ya de por sí, eran endebles en 2019. Destaca el caso de Honduras, República Dominicana y Panamá, países que registraron, durante el segundo trimestre del 2020, reducciones interanuales en sus ingresos fiscales superiores al 40%.

Mora Román también destaca el incremento en la violencia intrafamiliar, fenómeno que afecta principalmente a las mujeres; además, la adopción de prácticas que limitan la transparencia y rendición de cuentas en países como El Salvador, Guatemala, Honduras y Panamá.

La información contenida en el comunicado de prensa se desprende del capítulo 4: “La pandemia de COVID-19: efectos sobre el desarrollo humano sostenible y medidas tomadas para enfrentarla”. 

Noticias relacionadas:

Comentarios