70 por ciento de estudiantes universitarias se consideran violentadas por ser mujeres

La investigación representa aportes muy interesantes.

Una investigación sobre la violencia de género denominada “Autoestigma en mujeres jóvenes sobrevivientes de violencia”, desarrollada por la Cátedra de Estudios de la Mujer de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), concluyó que un 70% de estudiantes universitarias se consideran violentadas por su condición de mujer.

Además, un 63 por ciento que la violencia recibida les hace sentirse discriminadas, un 46% manifestaron haber sufrido algún tipo de violencia. Un 30.4% indica que es su padre quien ejerce la violencia, un 17% que su madre, un 14% un hermano, un 8.1% una hermana y 29.5% señala a su pareja.

Hallazgos

En el plano de la salud, 23.5% afirma ser violentada por parte del médico, en tanto que un 37.4% por las enfermeras, 7.5% por otro personal del área, 10% por practicantes y 20.9% por otros empleados.

En el tema de educación, un 47.2% por los maestros, un 42.1% por los compañeros y 10% por parte de los guardias de seguridad.

De hecho, en sus mismos hogares, las mujeres son víctimas de violencia (en sus diferentes modalidades) debido a causas como: desatender las tareas del hogar, descuido de los hijos, entre otras razones, y un 4.5% relató que sufre por negarse a tener relaciones sexuales.

Respecto a los tipos de violencia, un 46% reconoció haber sido víctima de violencia verbal, un 17% de tipo física, un 28% de psicológica y un 7% de todos los tipos de violencia anteriormente mencionados. Además indicaron que hay otros tipos de violencia como violencia patrimonial y otras formas en que los agresores ejercen intimidación.

En consideración de los agresores, un 7% menciona que la violencia fue recibida por otra mujer y un 52% violencia en términos de abuso tanto de hombres como de mujeres. El tipo de vínculo establecido entre la víctima y el victimario, un 30% indicó que son persona allegadas a su círculo social, un 21% de personas desconocidas, 4% por sus jefes y 7% por parte de los compañeros de clase.

Sobre la respuesta de los actores dentro de la UNAH, denotan desde la Vicerrectoría de Orientación y Asuntos Estudiantiles (VOAE) y desde la Vicerrectoría Académica (VRA), así como desde las carreras de Sociología, Desarrollo Local, Psicología y otros espacios académicos se han desarrollado talleres, capacitaciones y diferentes alternativas de género, sin embargo, esto no basta.

En esa línea, un 28% de las universitarias encuestadas expresó que ante la denuncia de violencia sexual, no hubo respuesta o acciones por parte de las personas correspondientes. Un 20% no está denunciando, y un 37% no respondió de forma clara, porque no comprende o no quiso referirse al tema de la denuncia.

En términos generales, los datos revelan que 86% sufre violencia en el hogar, un 89% en el centro educativo y un mismo porcentaje en el lugar donde laboran. El 23% señaló que no había violencia en su trabajo, pero cabe mencionar que la mayor parte de la población solo estudiaba, no estaba expuesta a un espacio laboral.

Equipo de investigación

El estudio en mención se desarrollo desde la Cátedra de Estudios de la Mujer, coordinada por la doctora Karla Aguilar, y que pertenece a la Carrera de Sociología, cuyo jefe es el máster Blas Barahona.

El equipo operativo está constituido por la licenciada Anna Sarony Barahona, estudiantes de la Carrera de Sociología y la colaboración de Engels López, la máster Senia Ochoa (psicología) y la doctora Anarella Vélez (Estudios de la Mujer).

Muestra de estudio

La población estudiantil femenina fue de entre los 20 y los 36 años.

El espacio temporal en que se desarrolló la investigación fue: III PAC-2016-I PAC-2017.

Muestra representativa de 360 estudiantes sobrevivientes y no sobrevivientes de violencia. La población femenina, específicamente sobreviviente de violencia de género, se estudió a través de un grupo focal.

Presentación del estudio

La investigación fue presentada durante una reunión vía Zoom, con la participación de la doctora Vélez, la doctora Aguilar, Hervé Bund de la Agencia Católica Irlandesa para el desarrollo, Trocaire,

“No hay espacios seguros para las mujeres en Honduras, las recomendaciones de las investigadoras son muy buenas, ya que implica medidas estructuradas legales, entre otras. Cuando una mujer va a denunciar debe ser escuchada, debe haber una ley integral sobre refugios, sobre trata de personas, etc.”, detalló Bund.

Por su parte, Aguilar indicó: “Se debe trabajar por formar hombres con nuevas masculinidades y mujeres que no repitan la cultura patriarcal”, y finalizó que hay algunas mujeres que no son conscientes de los tipos de violencia que existen o que incluso justifican el maltrato.

Noticias relacionadas:

Comentarios