Académicos conversan sobre la importancia de la evaluación en los proyectos de vinculación

Pasantes del Diplomado Universitario en Vinculación Universidad-Sociedad, quienes también laboran en la Máxima Casa de Estudio, desarrollaron el conversatorio “Evaluación de programas y proyectos de vinculación”, en donde abordaron temas sobre la introducción y pedagogía de la evaluación, sus logros, la planificación en los proyectos y la escala de experiencia de los estudiantes en los programas de vinculación.

En ese sentido, el ingeniero David Velásquez indicó que la evaluación de los aprendizajes de los alumnos en un proyecto de extensión plantea retos nuevos a los docentes y a los propios estudiantes que participan en estas actividades.

El ingeniero señaló que no se deben otorgar créditos académicos a los estudiantes por el servicio que realizan a través de los proyectos de vinculación, sino por los aprendizajes que se espera que logren, ya que su inclusión curricular responde a la concepción de que el estudiante aprende de su experiencia.

“La educación experiencial asume un fundamento y una práctica diferente de las que habitualmente se encuentran en las aulas universitarias, debemos partir de la idea de que, si no se enseña de la misma manera que en ellas, no se deben evaluar los aprendizajes de la misma manera”, agregó.

En ese sentido, señaló que las dimensiones principales que deben ser evaluadas en los proyectos de vinculación son los aprendizajes de los estudiantes; sus actitudes competencias y conocimientos, así como su compromiso social y ciudadano, mientras que de los docentes se evalúa su desarrollo profesional y académico, de la comunidad, su satisfacción y aprendizaje, el desarrollo de los organizadores y la calidad del servicio.

Por su parte, el licenciado Edward Carranza explicó la evaluación de la educación experiencial durante el desarrollo de la actividad, y en ese sentido enumeró los siguientes aspectos que pueden ser herramientas para evaluar:

  • Cuadernos de bitácora de los alumnos
  • Diarios de los alumnos
  • Reuniones semanales de reflexión y discusión
  • Observaciones de las acciones de los alumnos
  • Informe de autoevaluación
  • Exámenes de conocimientos individuales
  • Trabajos grupales

Carranza explicó que también es importante realizar una evaluación de los aprendizajes después de concluir la actividad, por lo que el equipo docente, el grupo de pares y el estudiante deben hacer una evaluación de los aprendizajes realizados en términos de conocimientos, destrezas y actitudes prosociales.

Por su parte, los tutores, además de la tarea de acompañamiento, ayuda y protección, es necesario que evalúen las capacidades adquiridas por los estudiantes, para lo cual deberán desarrollar en ellos mismos la capacidad para planificar y ejecutar la evaluación de los alumnos en práctica.

Por último, la licenciada Bessy Hernández habló sobre la Escala de experiencialidad, que consiste en una herramienta pedagógica que relaciona el conocimiento con una acción, y ofrece una base para distinguir los niveles de aprendizaje experiencial en la evaluación.

Por último, señaló la importancia de la incorporación curricular de la educación experiencial, su reconocimiento como actividad formadora articulada con las misiones de docencia, investigación y las relaciones que se establecen de manera sistemática con la comunidad que responde a decisiones estratégicas de la institución.

Durante el conversatorio virtual.

Noticias relacionadas:

Comentarios