Académicos de la UNAH expresan satisfacción ante vacunación contra el COVID-19

La jornada de vacunación al personal de la UNAH fue exitosa.

A raíz de las gestiones realizadas y debido al alza de cifras de contagios COVID-19, la semana pasada empleados administrativos, docentes y de servicios de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) fueron inmunizados con la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus; por lo que académicos expresan su satisfacción ante este proceso ejecutado de manera exitosa.

El máster Felipe Pineda, psicólogo del Área de Salud de la Vicerrectoría de Orientación y Asuntos Estudiantiles (VOAE); y el doctor Edwin Roldán Medina, coordinador general de Posgrados de la Facultad de Humanidades y Artes, compartieron su sentir en el programa Café Presencia.

Este Plan de Vacunación desarrollado durante dos días; martes 6 y miércoles 7 de julio, en conjunto con el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), contó con una organización segmentada, tiempo de espera corto y un buen trato para los colaboradores de la Máxima Casa de Estudios. El proceso registró la aplicación de 2,658 dosis de la vacuna AstraZeneca en Ciudad Universitaria.

“Considero que la UNAH ha sido garante de la base científica durante todo ese tiempo que llevamos de pandemia, tiempo en el cual hemos venido teniendo cambios sustanciales y la Universidad siempre ha apoyado”, expresó el máster Felipe Pineda.

Pineda afirmó que la jornada de vacunación es producto del esfuerzo dinámico de las autoridades de la UNAH. “Ha sido bastante aceptado por la comunidad universitaria como por las demás dependencias del país. Esto permitirá que en el futuro nosotros podamos asistir a nuestras actividades laborales de forma presencial, y en la medida en que la mayor parte de nuestra población pueda ser vacunada, regresar a nuestras actividades”, subrayó.

“Todo el proceso fue bastante coordinado, las autoridades universidades estuvieron presentes en el proceso y eso sirvió de motivación para que las personas se sientan seguras, eso nutre el vínculo de pertenencia”, indicó Pineda.

El académico estima que esta dinámica vendrá a ayudar mucho para el componente emocional de los empleados universitarios. A la vez reconoció la labor de los voluntarios de la VOAE que prestan una enorme colaboración en estos procesos, dado que la UNAH ha prestado sus instalaciones tanto al IHSS como a la Secretaría de Salud (Sesal) para las diferentes jornadas de inoculación.

Por su parte, el doctor Medina detalló que “este proceso forma parte de la importancia de la vacunación en general de la población hondureña que requiere y que tiene derecho a una vacuna para estar protegida. Sin duda destaca el hecho de que como Máxima Casa de Estudios podamos dar el ejemplo de desmitificar un poco el tema de la vacunación, dado que hay personas que tienen temor ante la vacuna. Nosotros como Academia somos responsables de dar el ejemplo e invitarles a que se vacunen”.

El académico agregó que esto “nos acerca a que, en un tiempo prudencial, podamos estar de nuevo en nuestras funciones. Siempre y cuando sigamos las medidas establecidas por los protocolos internacionales en materia de bioseguridad”.

Medina sostuvo que dado que los empleados de la UNAH brindan asistencia a muchas personas, fueron elegidos como un grupo prioritario en este proceso de vacunación que avanza de manera gradual para el público en general.

Experiencia de la jornada de vacunación

Medina indicó que el proceso fue coordinado. “En un tiempo corto se nos pidió que informáramos sobre la situación de la vacuna, se hicieron los listados de las personas que recibirían la vacuna y se nos envió la información en que seríamos vacunados, que contemplaba un orden de acuerdo a la Facultad que pertenecían”.

Asimismo, el académico refirió que, a través de todas las vías institucionales, de difundió la información sobre el acceso al campus y los puntos de atención, se respetó el horario establecido y al momento de llegar a los diversos staff del IHSS se realizó un proceso breve de actualización de datos, además se mantuvieron todas las medidas de bioseguridad, como la distancia física y el orden en las filas.

“Una vez en el Edificio 1847, punto exacto de vacunación, había sillas con su debida distancia y solo tardaba alrededor de 20 minutos en todo el proceso. La vacuna no duele, se siente como cualquier otra vacuna. Y ellos le hacían saber a uno que, ante cualquier molestia, podía consultarles”, manifestó muy satisfecho el doctor Edwin Medina.

Además durante la cita, compañeros y colegas se pudieron ver, “y fue muy grato ver a nuestros jefes y autoridades, acompañando es ese proceso; todos poniendo de nuestra parte para poder regresar a la presencialidad”.

El académico mencionó que fue grato ver a sus compañeros muy satisfechos al poder recibir la vacuna. “Sé de muchos compañeros que les había costado tener acceso a la vacuna en los tiempos que se ha hecho la cobertura para las poblaciones meta, y ahora todo el personal tuvo la oportunidad de vacunarse sin importar la edad”.

Para ver la entrevista completa, puede acceder al siguiente enlace: https://www.facebook.com/587274187967505/posts/4701672159861000/

Noticias relacionadas:

Comentarios