Académicos desarrollan panel sobre salud mental en Honduras

El evento fue organizado por la Dirección de Vinculación Universidad-Sociedad y la Fundación Madres Solidarias.

Profesionales de las áreas de psiquiatría, terapia funcional, salud pública y psicología desarrollaron un panel denominado "Salud mental en Honduras: depresión y suicidio", en el que presentaron las diferentes aristas en torno a este tema sensible y de particular importancia para el país.

El evento fue organizado por la Dirección de Vinculación Universidad Sociedad y la fundación Madres Solidarias, con el propósito de darle un abordaje integral a esta temática y desde la academia generar más conocimiento científico que contribuya a la salud mental.

La directora de Vinculación, Ivania Padilla, recordó que Honduras cuenta con una Política Nacional de Salud Mental, y a su criterio, es necesario medir el impacto que esta ha tenido. “Necesitamos articular una comisión, revisar el impacto de esta política y poder avanzar en aquellos puntos en donde no hemos tenido un impacto favorable”, manifestó.

Mitos y realidades

El doctor Juan Carlos Munguía, representante del Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Ciencias Médicas, explicó los mitos y realidades de la depresión y el suicidio, asegurando que la depresión no es un problema de carácter, como muchas personas creen.

“Con la depresión hay un desbalance de neurotransmisores en todo el sistema límbico, el cual controla las emociones, los sentimientos, impulsos, resolución de problemas, juicio y metacognición, y si una persona se encuentra deprimida, todas estas funciones se ven impactadas de manera deletérea”, explicó el académico.

Para Munguía, las principales señales de una persona deprimida o con intenciones de suicidarse son la pérdida de experimentar placer en situaciones que antes le eran agradables, el retraimiento social, el insomnio, la pérdida de apetito o peso sin hacer dieta, o por el contrario, el aumento del apetito.

Género

Por su parte, Warren Ochoa, psicólogo y catedrático universitario, informó que en el año se registran -en el mundo- al menos 800 mil personas que se quitan la vida, y se dan cuatro intentos de suicidio en mujeres por cada intento en hombres, sin embargo los resultados fatales son más en hombres porque ellos tienden a hacer estos intentos de suicidio con recursos más trágicos como armas de fuego.

“Cuando hablamos de las diferencias de género respecto a este fenómeno, las mujeres generalmente han sido educadas para interactuar más y pedir ayuda a través de sus redes sociales, mientras que el hombre, en una cultura machista, no busca apoyo entre sus congéneres o amigos”, agregó el psicólogo.

Rehabilitación

La académica Ethel Maldonado también formó parte del panel de expertos y mencionó que la terapia funcional busca alternativas en el ámbito de la rehabilitación que contribuyan a la recuperación de las personas que sufren de una enfermedad mental.

“A través de las terapias físicas, ocupacionales y otros tipos de terapias se contribuye a que las personas puedan recuperarse de una situación o una enfermedad mental”, explicó la coordinadora de la Carrera de Terapia Funcional.

Propuestas

Asimismo, el decano de Ciencias Médicas, Jorge Valle, mencionó que las estrategias de salud pública masivas deben implementarse para atender de forma colectiva a las miles de personas que padecen depresión en Honduras.

“No podemos atender a todas las personas que sufren de depresión de forma individual, pero sí de forma colectiva, generando actividad física, prácticas de deportes, karaokes y todo ese tipo de actividades lúdicas”, recomendó el especialista en salud pública.

Noticias relacionadas:

Comentarios