Agencia de Exploración Aeroespacial del Japón seleccionó al Satélite Morazán para ponerlo en órbita

La Oficina de Naciones Unidas (UNOOSA) para Asuntos del Espacio Exterior y la Agencia de Exploración Aeroespacial del Japón (JAXA) seleccionaron el Satélite Morazán como ganador de la 5° Ronda del Programa KiboCUBE, que será puesto en órbita desde la Estación Espacial Internacional, así se informó desde el Sistema de Integración Centroamericana (Sica).

La prometedora iniciativa es liderada desde la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) a través de la Facultad de Ciencias Espaciales (Faces) y la Facultad de Ingeniería, con el apoyo de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), y la Universidad de Costa Rica (UCR).

Javier Mejuto, docente del Departamento de Arqueoastronomía de Faces y coordinador del proyecto, destacó que la aspiración académica es financiada con dinero público y participan estudiantes y profesores de las tres universidades, por lo que es un orgullo para la comunidad universitaria centroamericana.

Según el catedrático, durante el próximo año el satélite será construido y después de cumplir algunos requisitos será enviado a Japón, en donde tendrá que pasar por un proceso de revalidación.

“Una vez que nosotros construyamos el satélite acá en Honduras, desarrollemos todos los componentes y lo armemos, será enviado a Japón; ellos validan a través de una serie de pruebas para que lo que se lance al espacio tenga los mayores estándares de seguridad”, explicó el académico.  

Posteriormente la agencia japonesa decidirá en qué misión de mantenimiento lo lanza, luego subirá a la Estación Internacional y a partir de ahí, en una fecha determinada se expulsará al espacio.

En el portal del Sica se explica que el proyecto sigue el estilo del Manual de Ingeniería de Sistema de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), y su equipo ganador reúne a participantes de varios países miembros del organismo.

Se detalla que se desarrollará un satélite cubo llamado MORAZÁN-SAT, de 10x10x10 cm de tamaño y 1,3 kg de peso, con fines de desarrollo de capacidades y demostración de tecnología.

Según especialistas, la puesta en órbita del satélite es clave por el tipo y la cantidad de información que generará, facilitando la toma de decisiones oportunas orientadas a la gestión del riesgo de desastres y la protección de los recursos naturales.

Es importante mencionar que esta es la primera ocasión que seleccionan a una organización internacional en el marco del programa KiboCUBE, que desde 2015 ha brindado a instituciones educativas y de investigación de países en desarrollo, la oportunidad de llevar CubeSats desde la Tierra para ser puestos en órbita desde el Módulo Experimental Japonés “Kibo” de la Estación Espacial Internacional.

Por su parte, la directora de UNOOSA, Simonetta Di Pippo, señaló que “la selección de este equipo, que reúne a varios países centroamericanos, muestra la importancia de la colaboración internacional para promover las capacidades espaciales. Estamos seguros de que este satélite marcará la diferencia para el futuro de la exploración espacial en la región ".

Sistema de alerta temprana para prevención de riesgos naturales  

Mejuto explicó que al poner en marcha el proyecto, la UNAH será capaz de realizar una serie de mediciones para poner en práctica medidas y prevenir desastres naturales, además de proteger los recursos naturales.

“Por supuesto que este proyecto es una prueba y la idea es a futuro y mediano plazo lanzar una constelación de satélites en la región, para lograr un sistema de alerta temprana y prevenir riesgos naturales”, finalizó el maestro.

MFS 3670

Noticias relacionadas:

Comentarios