El 35% de los jóvenes retornados carecen de un proyecto de vida: director de Flacso-Honduras

La falta de oportunidades en el país obliga a los hondureños a migrar detalló el director de Flacso-Honduras.

De acuerdo con los últimos estudios realizados por el Observatorio de Migraciones Internacionales en Honduras (OMIH), casi el 35% de los jóvenes retornados o deportados al país dicen carecer de un proyecto de vida, informó el director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso-Honduras), el doctor Rolando Sierra. 

Entre los estudios publicados recientemente por la OMIH a través de su colección Migración y Desarrollo están: la Encuesta sobre juventud, violencia y migración en siete centros escolares de Honduras 2018 y la Encuesta sobre juventud, empleo y migración en el Valle de Sula en tiempos de COVID-19. 

Asimismo, se cuenta con las investigaciones: Causas de la migración forzada asociada a la violencia hacia las personas LGBTI; Migración temporal-estacional de la población recolectora (corteros) hacia las zonas cafetaleras del municipio de El Paraíso 2019-2020; sobre Resiliencia comparada en función de las variaciones en las dinámicas familiares de adolescentes con padres migrantes y no migrantes en Tegucigalpa, entre otras. https://omih.unah.edu.hn/ 

Es de destacar que esta iniciativa es impulsada a través del proyecto Fomento del Empleo Juvenil y Prevención de la Migración, financiado por la Unión Europea y la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID). 

Entre los datos arrojados se menciona que 6 de cada 10 jóvenes en el país tienen la expectativa de migar fuera de Honduras al culminar con sus estudios de educación media, cifra que representa el 55.9% de los jóvenes encuestados.

Otro de los hallazgos fue que frente a la pregunta ¿cuál es la razón principal por la que usted desea salir del país? El 60% de los jóvenes encuestados por OMIH mencionó que la primera razón se debe a la búsqueda de trabajo, es decir, con el fin de mejorar su situación económica. En segundo lugar, con un 11.04% con el propósito es poderse reencontrar con sus familiares, seguidamente por motivo de salud, educación y con un 2.5% por ser víctimas de la violencia. 

A pesar de que la cuantificación del número de migrantes hondureños es un dato que hoy por hoy no se puede precisar debido a que es un fenómeno que se realiza de manera irregular, el Boletín Informativo del OMIH, volumen 3, número 2, junio 2020, indica que para el año 2018 retornaron a Honduras un poco más de las 75,000 personas y para el año 2019 un total de 108,260 hondureños. https://bit.ly/37h7VlG 

El documento describe que entre enero a junio de 2020, el mes que reporta mayor número de niños migrantes retornados al país fue enero, con 625 niñas y 360 niños deportados, dando un total de 985 menores, en comparación a mayo de 2020, cuando se registraron 118 (44 niñas y 74 niños). 

Sujeto migrante

El académico amplió que en los últimos años en Honduras se ha observado un cambio sustancial del sujeto migrante, ya que décadas atrás solo eran los hombres quienes tomaban la decisión de migrar fuera del país. 

“En los últimos tiempos estamos viendo que el sujeto migrante son mujeres, jóvenes adolescentes y niños, miembros de los pueblos indígenas y afrocaribeños, y miembros de la comunidad LGTBY. Ahora, con las caravanas especialmente vemos que el sujeto migrante se ha transformado en familias completas, es decir, vemos más parejas jóvenes que migran junto a sus hijos”, lamentó el académico. 

Por lo anterior, explicó que las personas que son retornadas o deportadas, tanto de Estados Unidos y especialmente de México, en su mayoría son niños, adolescentes y mujeres. 

Señaló que el fenómeno de la migración se debe a múltiples factores, entre ellos la pobreza, la falta de oportunidades para la inserción laboral (desempleo), la falta de seguridad en el país, la falta de acceso a la educación a nivel secundario y universitario, efectos del cambio climático y el tema de la violencia, esta última que afecta más a las mujeres y jóvenes.

Otro dato obtenido por los estudios del OMIH es que en el caso de los jóvenes retornados a Honduras, manifestaron haber intentado retomar la ruta migratoria entre 6 a 12 veces más después de su deportación.  

Desafíos 

“Esto significa una serie de desafíos para la sociedad hondureña, en primer lugar identificar por qué las personas tan jóvenes están migrando; de acuerdo con los estudios que hemos hecho, vemos que casi el 35% de los jóvenes retornados o deportados dicen que después de su retorno no tienen un proyecto de vida y eso es sumamente delicado para la sociedad, es decir que es una sociedad que no está generando sentido, por lo tanto el Estado y los diferentes actores de la sociedad deben buscar alternativas y oportunidades reales de reinserción en el país”, indicó el doctor Sierra. 

Por lo anterior, mencionó que se debe unificar esfuerzo para la creación de verdaderas estrategias que impulsen políticas públicas orientadas al desarrollo de programas o proyectos de reinserción en materia educativa, generación de empleos, mejoramiento del ambiente de seguridad, entre otros.

Noticias relacionadas:

Comentarios