Alrededor del 35% de la población hondureña es fumadora

El tabaco es considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una de las principales amenazas para la salud pública, pues cada año mata a más de siete millones de personas, es decir más de la mitad de sus consumidores y cerca de un millón de las expuestas al humo ajeno.

En Honduras, según el Instituto Hondureño para la Prevención del Alcoholismo, Drogadicción y Farmacodependencia (Ihadfa), el 35% de la población es fumadora y alrededor del 16% ha fumado en algún momento de su vida, con mayor incidencia en los hombres, dando como resultado el consumo de unos 500 millones de cajetillas de cigarro cada 12 meses a nivel nacional y la muerte de entre 6,000 y 8,000 personas a causa de enfermedades relacionadas con el tabaquismo, siendo el cáncer de pulmón la más frecuente, por encima del cáncer de mama, colon y próstata.

De acuerdo con la Secretaría de Salud (Sesal), de cada 10 pacientes de este tipo, cuatro han sido fumadores y debido a que compromete órganos vitales, cerca de un 85% pierden la vida, a pesar de que el tratamiento supera los 255 millones de lempiras.

Consecuencias del tabaquismo

El tabaco es uno de los factores de riesgo que provoca enfermedades cardiovasculares como hipertensión arterial, infartos, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y cáncer de faringe, además de problemas económicos.

En torno a este último punto, una investigación desarrollada en el año 2016 por pasantes de la Maestría en Salud Pública de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), con la colaboración internacional del Centro de Investigación del Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá para Prevención de Enfermedades Crónicas (CIIPEC), revela que el 26.3% de los fumadores de la etnia lenca tienen un ingreso total menor o igual que 6,750 lempiras y el 16.9% de los fumadores, un ingreso total menor o igual que 903.50 lempiras, sin embargo, la frecuencia de consumo de cigarrillos es diaria en el 31.12%, semanal en el 23.40% semanal, mensual en el 16.24% y esporádica en el 29.24% de la muestra.

Aunque algunas investigaciones evidencian que los jóvenes son los principales fumadores, la Ley Especial de Consumo de Tabaco ha favorecido una reducción del 5% de consumo en la población de entre 14 y 18 años, al prohibir fumar en lugares cerrados como centros educativos, restaurantes, hospitales y aeropuertos, entre otros espacios, además de obligar a los fabricantes y distribuidores a mostrar en los envoltorios, imágenes referentes a los efectos nocivos de este producto.

Mientras tanto, aún queda un largo camino por recorrer, por lo que los expertos recomendaron este lunes 31 de mayo, en el marco del Día Mundial sin Tabaco, mantenerse al margen de este tipo de condicionantes de alteraciones de la salud y procurar estilos de vida saludables, con el debido respeto a los demás miembros de la familia.

Noticias relacionadas:

Comentarios