Alto número de productos locales en Comayagua no reportan alergénicos en sus datos nutricionales, concluye investigación del CURC

Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), integrado por los profesores del Centro Universitario Regional del Centro (CURC), Gabriela Bulnes y Gustavo Suazo, realizaron un estudio con el objetivo de conocer la declaratoria de los alérgenos en el etiquetado nutricional de los productos alimenticios fabricados en Honduras.

Es importante mencionar que la investigación reportó sus primeros resultados en marzo del año en curso, concluyendo que el 67.3% de los productos de consumo local en Comayagua no incluyen información sobre alérgenos, lo que no brinda al consumidor las herramientas para definir su ingesta; exponiendo a la población susceptible al riesgo que conlleva su consumo.

Los investigadores definieron una muestra aleatoria de 86 productos alimenticios fabricados en Honduras, en el grupo de alimento comprendido por bebidas, cereales, frutos secos, semillas, leguminosas, cárnicos, pescado, molusco, crustáceos, huevo, lácteos y derivados.

Gabriela Bulnes detalló que durante la indagación se aseguraron que al menos uno o más de los ingredientes estaban en la lista de alérgeno, es decir, se tenía certeza de que esos productos tienen un alérgeno dentro de su fórmula.

Bulnes explicó que “se dividió la muestra en cinco grupos alimenticios, se observó el reporte de información nutricional, verificando ingredientes, alérgenos declarados y la forma en la que aparece en la etiqueta”.

Según la muestra de 86 productos nacionales, el 60.5% de los alimentos son de consumo local y el 39.5% de ellos son de exportación; un 83% reportó ingredientes en forma de listado y el 48.8% reportan tablas o contenido nutricional, pero solamente el 42.3% de los productos reportan los alérgenos.

Los alérgenos mayormente reportados son cereales que contienen glúten (24.4%), leche y derivados (15.1%) y la soja (8.1%), sin embargo, lo que alarmó a los investigadores es que el 71.2% de los productos no reporta contenido nutricional.  

El Comité de Reglamento Técnico Centroamericano (RTCA) obliga a los productores a diferenciar los alérgenos de manera tipográfica, nombrándolo al menos en litografía en negrita.

Sobre ello, los profesores aseguran que “si bien el 52.3% de la muestra evaluada reporta alérgenos en su etiquetado, no existe diferencia en la litografía del alérgeno y el resto del etiquetado, dificultando su ubicación, lectura y comprensión”.

Asimismo, explican que la prevalencia de las alergias alimentarias incrementa globalmente y su sintomatología puede ser desde problemas cutáneos y gastrointestinales hasta shock anafiláctico, por lo que es responsabilidad tanto de los consumidores y de los gobiernos salvaguardar la salud de la población.

Recomendaciones

Entre sus recomendaciones, los académicos solicitan al Comité Nacional del Codex Alimentarius de Honduras, a la Comisión Interinstitucional de la Reglamentación Técnica de Honduras y al Comité Nacional para el Reglamento Técnico Centroamericano, incorporar al listado de alérgenos de declaratoria obligatoria y adaptar las buenas prácticas establecidas por organismos como el Parlamento Europeo (UE) y Estados Unidos de Norteamérica (FDA).

“Debe de existir un espacio proporcional, visible y exclusivo para la declaración de alérgenos dentro de la etiqueta de productos alimenticios”, aseguran. Igualmente solicitan a la oficina de Protección al Consumidor realizar inspecciones periódicas sobre los etiquetados alimenticios, que garanticen el cumplimiento de la regulación de etiquetados vigentes, con el fin de salvaguardar la salud del consumidor.

“La oficina de Protección del Consumidor, Secretaría de Salud, SAG y OIRSA deben realizar campañas de educación y socialización sobre los riesgos que implica la ingesta de los alérgenos y la importancia que tienen dentro del etiquetado nutricional”, exigen.

Noticias relacionadas:

Comentarios