Analizan situación hospitalaria y calidad de la atención médica en Honduras

Fotografía: Delmer Membreño.

En el marco del conversatorio Arquitectura y Salud, desarrollado este miércoles 7 de octubre como parte de la agenda de actividades conmemorativas al 38 aniversario de la Carrera de Arquitectura, la doctora Silvia Portillo y el arquitecto José Acosta analizaron la situación de los hospitales hondureños y la calidad de la atención durante la actual pandemia.

“Históricamente con las pandemias, especialmente con las últimas nueve, hemos aprendido muchísimo y hemos desarrollado, a base de investigación científica, herramientas de diagnóstico y tratamiento, así como estrategias de salud pública que han ayudado a contenerlas al menor costo de vida posible, sin embargo, la magnitud y el impacto del COVID-19 es todavía inconmensurable”, manifestó la jefa de Patología del Instituto Nacional Cardiopulmonar, quien calificó de acertada la temática, por ser una discusión ineludible.

En este contexto, la docente de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en la Facultad de Ciencias Médicas, señaló que es válido que la arquitectura como una disciplina viva proponga nuevas y diferentes formas de mantener ambientes agradables y funcionales en el sector salud, lo cual a su criterio solo será posible si los proveedores de servicios sanitarios y los arquitectos, así como la comunidad, dialoguen de forma abierta, aportando cada uno de ellos elementos estratégicos y componentes ajustables en el tiempo que preserven los objetivos esenciales de garantizar bienestar físico, mental y espiritual a todos los individuos.

Durante su intervención, la experta resaltó la deuda histórica que existe en el país en materia de infraestructura sostenible que apoye tanto el nivel primario como el segundo nivel de atención, pese a la responsabilidad constitucional del Estado de garantizar la salud como un bien común y un concepto integral, con un abordaje eficiente, efectivo y de alto impacto tanto a nivel preventivo como de reparación.

“Hay documentos que detallan las consideraciones que justifican las estrategias que se han propuesto para que logremos a mediano y largo plazo estos objetivos, en consonancia con otras naciones”, expuso en referencia al Plan de Nación y al nuevo modelo de gestión hospitalaria.

Al respecto el arquitecto José Acosta, asesor de proyectos de la Dirección de Logística e Infraestructura del Hospital Escuela, explicó que por lo general el desarrollo arquitectónico dista de los tiempos de remodelación, lo que muchas veces lleva a replantearse el proyecto, tomando en cuenta la opinión de los profesionales que atienden dicha área y que la conocen, desde los médicos hasta los instrumentistas y aseadoras, que pudieran aportar soluciones.

Ambos profesionales coincidieron en que la arquitectura debe integrarse a un sistema que intente dar respuesta a diferentes necesidades del ser humano para lograr una salud completa, desde el punto de vista mental, emocional, físico y espiritual, en espacios agradables.

En ese sentido fueron del parecer que se debe resolver cuanto antes el desmejoramiento de las instalaciones hospitalarias a nivel nacional, acumulación de bacterias, hongos y esporas tanto en el piso como en las paredes y techo, debido al paso del tiempo y el uso. Dichas remodelaciones deben contemplar espacios lúdicos en las áreas de atención pediátrica para que los niños además de divertirse pierdan el miedo a asistir a dichos centros asistenciales; asimismo se debe mejorar la alimentación, reduciendo los niveles de grasa y sodio.

Noticias relacionadas:

Comentarios