Andrea Herrera y su raqueta de oro

Andrea Herrera plasmada en el mural Trencadís del Palacio Universitario de los Deportes.

Andrea Herrera es una estudiante de la Carrera de Medicina de la Máxima Casa de Estudios y deportista destacada que ha sobresalido en el Tenis de Mesa, con menos de 25 años ya acumula más de 50 medallas de oro, plata y bronce, e intenta seguir sumando en esta última participación que tendrá en los Juegos Deportivos Universitarios Centroamericanos (JUDUCA) del 2020 a celebrarse en Guatemala.

La universitaria comenzó su carrera desde los 10 años y con perseverancia y esfuerzo fue construyendo poco a poco su legado dejando una huella en el deporte hondureño, su imagen fue inmortalizada cuando la Universidad, como un homenaje al deporte, plasmó un mural con su fotografía y la de otros atletas destacados del país, utilizando una técnica llamada trencadís, que consiste en construir imágenes por medio de fragmentos de mosaicos.

“Me sentí emocionada, nadie sabía qué imágenes iban a poner en ese mural y la verdad me sorprendí, fue grato ver mi fotografía ahí cuando develaron el mural, me sentí honrada, es un momento que nunca podré olvidar”, expresó Herrera.

Desde el año 2014, Andrea Herrera ha formado parte del equipo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y ha sido primera y segunda raqueta durante este tiempo, actualmente está por culminar su carrera de Medicina. “Lo más difícil es alternar el tiempo” , comentó Andrea, aunque para ella el Tenis de Mesa no solamente es un juego, sino también un escaparate de lo cotidiano.

Cuando hay competencias, ella entrena de 2 a 3 horas diarias durante dos meses para poder estar en su máxima capacidad, y aunque no entrena tanto como quisiera, dice que lo importante es dar el 100% en todo momento para poder sacar un buen resultado ya sea por equipo, dobles por categoría, dobles mixtos o categoría individual.

Esta tenimesista asegura que para ganar no solamente se necesita una buena condición física, sino que es más bien un juego de táctica y estrategia fría donde se debe medir al rival hasta encontrar sus puntos débiles para poder vencerlo.

“Me siento agradecida con la UNAH porque nos han brindado todo su apoyo para los entrenamientos y competencias, no es lo mismo entrenar en la Villa Olímpica que entrenar aquí (Palacio Universitario de los Deportes)… es como tener una casa donde uno se siente cómodo”, dijo Herrera.

En varias ocasiones Andrea ha servido de coach con los nuevos jóvenes que quieren iniciar en este deporte, y aunque pretende ejercer su carrera de Medicina, siempre seguirá apoyando de cerca de la Federación para crear nuevos semilleros y que el tenis de mesa sea un deporte al que se le dé más importancia en el país.

Noticias relacionadas:

Comentarios