Andrea Matamoros Ortega, científica y mujer

Andrea Matamoros, física egresada de la UNAH.

Aunque la participación femenina en la ciencia es todavía un desafío, cada vez son más las mujeres que se atreven a afrontarlo y a ir cerrando poco a poco esa brecha, comprobando así su capacidad tanto en la generación científica como en la transmisión de esta.

Ejemplo de ello es Andrea Matamoros, graduada de la licenciatura en Física de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), quien cursa una Maestría en Física Nuclear orientada en aplicaciones y pequeños aceleradores en Catania, Italia, con el Programa NucPhys de Erasmus+.

“Soy una mujer en la ciencia porque cuando estaba en último año de colegio tomé la decisión de estudiar física, la ciencia que estudia lo que sucede en el universo; después de esa decisión ingresé a la universidad y me involucré en diferentes actividades que me ayudaron a conocer diferentes áreas, de todas ellas aprendí muchísimo”, manifestó en el marco de la celebración del Día de la Niña y la Mujer en la Ciencia por parte de la Facultad de Ciencias de la UNAH.

Entre los aportes científicos de esta hondureña que con solo 25 años triunfa en el extranjero se encuentra su participación en la Escuela de Astronomía Observacional para Estudiantes Latinoamericanos (Esaobela 2018) en México. También fue alumna del Programa de Intercambio Global Universitario (UGRAD) de la Embajada de Estados Unidos para estudiantes universitarios a nivel de pregrado, lo cual a su vez le permitió ser mentora en la sexta edición del Campamento STEM, con el objetivo de motivar a otras niñas a incursionar como científicas.

En la actualidad forma parte del equipo de física médica del Instituto Nacional de Física Nuclear, específicamente en el Laboratorio Nacional del Sur de Italia (INFN-LNS), situado en Catania, Italia, país donde además realizó una pasantía de seis meses en el área de reactores de física nuclear. Ahora se dispone a iniciar su tesis en protonterapia, una terapia novedosa en el tratamiento de tumores cancerígenos con protones, en Sicilia.

“Las profesiones y las carreras no tienen género, antes las mujeres no podían formar parte de muchas áreas, pero lucharon por darnos este y otros derechos, así que no dejen que nadie las detenga con comentarios negativos. Solo vivimos una vez y no hay nada más satisfactorio que decir me lo propuse y lo logré”, manifestó a las participantes del evento virtual, escolares y colegiales de diferentes zonas del país.

Escuela de Física UNAH

La Escuela de Física de la UNAH cuenta con tres departamentos: Gravitación, altas energías y radiaciones, Materia condensada y Física de la tierra, además del Instituto de Investigación en Energía. Su oferta académica está conformada por las licenciaturas en Física y en Geología, los técnico universitarios en Metalurgia y en Meteorología y la Maestría en Física. 

La primera mujer egresada de la Licenciatura fue Daysi Rodríguez Milla, en 1981 y la primera en obtener el grado de maestría fue Irma Acosta de Fortín. En la actualidad hay 32 mujeres estudiando Física, que representa el 30% de los estudiantes de la carrera. De ellas, ocho están por egresar. Asimismo, varias egresadas se encuentran cursando posgrados en el extranjero, entre ellas Andrea Matamoros, en Italia, y Paola Oliva, en Australia.

“Lo único que no podemos hacer como físicas es aburrirnos, porque no tenemos tiempo. La física es una ciencia extremadamente fascinante”, afirmó la física Elisabeth Espinoza durante el segmento correspondiente a dicha ciencia.

“Sería hipócrita al decir que nuestra sociedad tiene las puertas abiertas para las mujeres; en Honduras y en el mundo todavía hay una enorme brecha de género que todas y todos tenemos que eliminar, así que chicas, luchen por sus derechos, luchen por alcanzar sus metas; no permitan que por ser mujeres sus sueños se frustren”, acotó.

Noticias relacionadas:

Comentarios