Aplicar estrictas medidas de bioseguridad sigue siendo el único camino para no contagiarse del COVID-19

Aunque la comunidad científica del mundo continúa con su ardua tarea de buscar soluciones para finalizar con la pandemia, aún no se plantean estrategias definitivas, por lo que los especialistas insisten en que los ciudadanos deben seguir con las medidas de bioseguridad para prevenir el contagio.

“Es más fácil prevenir que curar, debemos tomar todas las medidas para disminuir el riesgo, es difícil cerrar el país por cuestiones económicas, pero lo importante es que estemos conscientes de las medidas con las que podemos disminuir las posibilidades de contagio”, explicó Keila Williams, coordinadora de la Sala de Hospitales del Palacio Universitario de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).  

Por otra parte, ya que han surgido muchas dudas en cuanto a las diferentes pruebas para diagnosticar el virus, la profesional de la salud explicó que la PCR (siglas para el análisis de reacción en cadena de la polimerasa) es una prueba tan sensible que permite detectar los casos asintomáticos, en los que la carga viral es baja. Su principal desventaja es que es relativamente lenta y cara.

Esta prueba permite detectar un fragmento del material genético de un patógeno y se está utilizando para determinar si una persona está infectada o no de coronavirus.

A diferencia de la PCR, los test rápidos no identifican el ARN del virus, sino que detectan anticuerpos producidos frente al virus utilizando una muestra de sangre, que es otra manera de conocer si el paciente está o ha estado infectado.

Estos test se basan en una inmunocromatográfica en papel, es decir, una plataforma que tiene "pegadas" las proteínas del virus para detectar anticuerpos específicos y las proteínas del virus. Su funcionamiento es similar al de los test de embarazo. 

Riesgos de la automedicación

Otra incidencia alta que han reportado los especialistas en la primera fila de batalla es la automedicación de los pacientes, y advierten que esto puede traer serios efectos para la salud.

A pesar de que es una de las formas más comunes en las que se atiende la población, también es un riesgo potencial para la misma por los efectos secundarios que podría causar, es necesario tener claro que cada medicina se prescribe bajo indicaciones precisas y evaluaciones del profesional, dependiendo de los síntomas que el enfermo presente.

En un contexto como el de la pandemia de coronavirus, cuyo tratamiento aún no se ha desarrollado en su totalidad, el uso de ciertos medicamentos en pacientes con síntomas leves puede resultar fatal, además los efectos secundarios de la automedicación pueden ir desde un dolor de cabeza hasta llegar, en los casos más extremos, a provocar la muerte.

Noticias relacionadas:

Comentarios