Arquitectura hospitalaria es una barrera hacia la accesibilidad universal de las personas con discapacidad en Honduras

Fotografía de archivo.

En el marco del 1er Congreso de Investigación Científica en Humanidades y Artes que se inauguró este día, especialistas del área de arquitectura y rehabilitación expusieron sobre la supresión de barreras arquitectónicas, la legislación y los argumentos para que las personas con discapacidad cuenten con accesibilidad universal en los espacios públicos.  

Durante su disertación, la doctora Enma Molina, docente de Departamento de Rehabilitación de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), informó sobre los resultados de una investigación en donde pudo corroborar el estado dramático de la infraestructura hospitalaria de al menos 154 centros de salud y clínicas.

Con los resultados de esta indagación se pudo comprobar que el 77% de las instalaciones no tiene rampas, el 97% no tiene información indicada para todas las personas con discapacidad, el 98% no minimiza riesgos a través de los soportes en los baños, y el 96% no tiene pasamanos en los pasillos.

Por su parte Luis Estrada, catedrático del Departamento de Arquitectura y usuario de silla de ruedas, explicó que la Asamblea General de las Naciones Unidad reafirmó el derecho de esas personas a la igualdad de oportunidades, la participación plena en las actividades económicas y sociales y la igualdad en el acceso a la salud, la educación y los servicios de rehabilitación.

Según esta legislación, la integración de las personas con discapacidad es responsabilidad del conjunto de la sociedad, y debe comprender la atención médica, el fomento del empleo, la práctica de la recreación y los deportes, la accesibilidad del medio físico y la rehabilitación.

El arquitecto Estrada informó que Tegucigalpa tiene alrededor de 1,500 kilómetros cuadrados, con una población de un millón y medio de habitantes, con una densidad media de 200 y 600 habitantes por hectárea, por lo que se considera una ciudad de densidad baja, sin embargo, esta zona no cuenta con las condiciones adecuadas para que las personas con discapacidades se desplacen fácilmente.

“Este no es un problema cuantitativo, sino es un problema cualitativo, se trata de la calidad de las ciudades, las edificaciones y el lugar en donde vivimos”, consideró.

Para los expositores, la discapacidad es una condición creciente a nivel mundial, y su desarrollo sostenible requiere no solo de la igualdad de derechos, sino igualdad de oportunidades.

“Para dar este salto de la legislación a la acción, es necesario promover acciones coordinadas entre los diferentes sectores de la sociedad”, indicó la doctora Molina.

https://www.facebook.com/PresenciaUNAH/videos/489795342258786/

1er Congreso de Investigación Científica en Humanidades y Artes UNAH 2021
Sala Webex 2. Martes 23 de febrero. Ponencias de Arquitectura.



Noticias relacionadas:

Comentarios