Físico egresado de la UNAH cursa maestría en Japón y colabora en el mejoramiento del detector de partículas Atlas

4 de Mayo del 2018

Aunque ingresó tarde a la escuela, debido a un problema con sus habilidades motoras y de comunicación, a los 22 años de edad logró graduarse de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), siendo el más joven y con promedio más alto de su carrera (93%) en aquella promoción.

Él es Jocsan Ariel Hernández Barahona, un licenciado en Física originario de la ciudad capital que continúa sus estudios de maestría en esta misma área en la Universidad de Kyushu, Japón, y destaca por ser el único hondureño en formar parte del grupo de mejora del Atlas (A Toroidal LHC ApparatuS), uno de los siete detectores de partículas construido en el Gran Colisionador de Hadrones (LCH) del Consejo Europeo para la Investigación Nuclear (CERN), en Suiza.

Su apoyo en el proyecto Atlas, en el cual participan unos 3,000 científicos e ingenieros de 38 diferentes países, va orientado a volver más eficiente el detector, probando los componentes de diferentes compañías y eligiendo los que se adecuen mejor a la radiación y el número de datos que se van a manipular.

“Mi trabajo consiste en probar equipo hecho por distintas compañías para ver si resiste bien el bombardeo de partículas, si detecta como debería y si nuestros programas pueden ser más eficientes”, detalló.

Según cuenta, su interés por la física inició desde la secundaria, inspirado por algunos documentales que miraba en la televisión. Al principio pensaba que era algo que se estudiaba solo en las universidades del primer mundo, al descartar esa teoría, las limitadas oportunidades laborales en este campo en el país se volvieron su principal preocupación.

A pesar de las adversidades, la perseverancia dio fruto y gracias a una colaboración del proyecto Global 30 y MEXT, esta joven promesa obtuvo una beca de seis meses de estudio del idioma japonés, en Japón; después consiguió una pasantía por un período igual de tiempo y tomó un examen de admisión para la universidad en la que hoy cursa su posgrado.

“Tengo el lujo de estudiar en una de las 100 mejores universidades del planeta; como son bastante exigentes, estudié aproximadamente dos años por mi cuenta para el examen y actualmente soy el único extranjero en la Maestría de Física acá”, expuso.

A diferencia de muchos compatriotas que optan por quedarse en el extranjero, el sueño de Hernández Barahona es culminar su programa de estudios y regresar como docente a la UNAH, para retribuir a Honduras un poco de lo mucho que ha aprendido.



Noticias Relacionadas