Biólogo in fieri documenta 232 especies vegetales y crea Biblioteca de Colecciones Botánicas

Morales mostró al rector Francisco Herrera Alvarado y a Jacobo Paredes, director de UNAH-Tec Aguán, todo su trabajo de investigación.

Gabino Morales, egresado de la Escuela de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), desarrolló el proyecto denominado “Herbario UNAH-Tec Aguán”, que operará mediante un centro de documentación orientado al estudio de la flora silvestre nativa en la región del valle del Aguán.

El proyecto de Morales se deriva en tres líneas de acción y se enfoca en las ciencias agrícolas, ciencias forestales y la farmacognosia, entre las plantas estudiadas por el investigador universitario se encuentran las especies forrajeras como las gramíneas y leguminosas, mismas que se consideran bancos de proteína.

Asimismo, Morales identificó variedades fitotóxicas o venenosas que intoxican al ganado mediante la ingesta de sus alcaloides durante el pastoreo, de igual forma, documentó flora endémica y medicinal donde determinó sus principios activos más sus propiedades curativas.

“Esta unidad de investigación nace en respuesta a las gestiones del P.hD Jacobo Paredes, director de UNAH-Tec Aguán, quien ha sido un pilar fundamental en el impulso de la investigación científica en todos sus estándares de calidad a nivel regional”, subrayó Morales.

El biólogo in fieri informó que el estudio se preparó con un diseño espacial de 14 cuadrantes separados en diferentes puntos de muestreo del municipio de Olanchito, aplicando dentro del contexto metodológico la implementación de las “parcelas modificadas de whittaker”, lo que facilitó delimitar un área específica del terreno donde se recolectaron las muestras de origen vegetal.

De igual forma, detalló que durante el levantamiento de información, las especies arbóreas y arbustivas fueron identificadas por su nombre común (epíteto) con la ayuda de informantes locales, posteriormente, se identificaron procedió a su identificación taxonómica (nombre científico). “para esta identificación fue precisa la asesoría del especialista en Botánica Sistemática M.sc. José Linares”, acotó.

Proceso

Una vez contando con la referencia del nombre científico del ejemplar vegetal colectado, se efectuaba una búsqueda en línea con el respaldo de la base de datos de acceso virtual “Tropics” del Jardín Botánico de Missouri, de Saint Louis, Estados Unidos de América, con el propósito de describir las características morfológicas observadas en cada ejemplar vegetal colectado durante el proceso de herborización, para luego rotular la información pertinente de cada especie recolectada en una etiqueta.

“En respuesta al levantamiento de información efectuado dentro de los hatos ganaderos y áreas boscosas que integran al municipio de Olanchito, específicamente las zonas de transición que comprenden los fragmentos del bosque muy seco tropical y el bosque húmedo subtropical se logró identificar en el transcurso de los cinco meses de servicio alrededor de 232 especies vegetables representadas en 52 familias y 178 géneros”, destacó Morales.

El investigador tomó en cuenta la estructura paisajística de cada sitio muestreado con su respectiva caracterización biológica enfocada únicamente al estudio de la composición florística reportada hasta el momento en el municipio de Olanchito.

“Este archivo de colección botánica retratado en forma de delicados expedientes servirá como base para respaldar estudios posteriores enfocados en las tres líneas de investigación referente a la flora tropical registrada actualmente en la región del Valle del Aguán”, resaltó el biólogo infieri.

Líneas de investigación

En lo correspondiente a las ciencias agrícolas, Morales registró las variedades fitotóxicas que afectan la salud del ganado e identificó las especies forrajeras como parte de la dieta nutricional del ganado.

De igual manera, en las ciencias forestales elaboró un listado oficial de especies maderables reportadas en el municipio de Olanchito, así como las propiedades calóricas presentes en las especies dendroenergéticas –combustión a base de leña-.

Mientras que en la línea de la farmacognosia documentó los principios activos y tratado sobre la flora medicinal nativa de la zona.

Al finalizar, el investigador agradeció a Miguel Adolfo Martínez, supervisor de la práctica profesional, y a Karla Janeth Cantarero, de la coordinación de la Escuela de Biología, “por motivarnos en nuestra condición de egresados a ser pioneros y entes de cambio ante las instituciones que nos abren las puertas como jóvenes practicantes al servicio de la sociedad hondureña”.

 

 

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios