CENTRO DE ARTE Y CULTURA: RETOS Y DESAFÍOS

El objetivo de las autoridades del CAC es entablar alianzas estratégicas con los vecinos ubicados en la zona para desarrollar un comité para el rescate histórico de Comayagüel

Por Carlos Alvarenga

Ha pasado poco más de un año que la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) inauguró el Centro de Arte y Cultura (CAC) en el casco histórico de Comayagüela. No por casualidad su apertura coincidió con el aniversario de la conquista de la autonomía universitaria (15 de octubre), no, este fue un mensaje claro que la universidad apostaba seriamente en la promoción del debate y la cultura para contribuir al rescate de una Comayagüela abandonada.  

¿Cómo ha sido su primer año? Los resultados del CAC se plantearon a corto, mediano y largo plazo. El desafío es convertir Comayagüela en un espacio referente de la cultura capitalina. Su directora, la historiadora Olga Joya, expresó que «el CAC asume como gran reto influir a través de programas y proyectos en la comunidad de Comayagüela que le permitan a la población encontrar alternativas dentro de una cotidianeidad marcada por la violencia y la marginación social».

Prácticamente todos los días niños y niñas de escuelas y colegios públicos ubicados en la zona visitan el CAC para tener probablemente su primer encuentro con un centro cultural. Con esta y otras agendas se ha posicionado el centro como un refugio social de Comayagüela, el que pretende convertirse a mediano plazo también en un referente artístico de la capital.

La tarea

El objetivo de las autoridades del CAC es entablar alianzas estratégicas con los vecinos ubicados en la zona para desarrollar un comité para el rescate histórico de Comayagüela, donde se incluyan organismos nacionales e internacionales que aporten en el mejoramiento de la calidad de vida de los pobladores.

«Estas alianzas son fundamentales para el desarrollo de proyectos del CAC, ya que en ellas radica la sostenibilidad de los programas sociales que generen un grado de mayor vinculación con la comunidad local», comentó Joya.

Bajo esta perspectiva, en el 2014 se plantea desarrollar el programa denominado «Arte de Barrio», el cual incorporará a niños marginados de la capital residentes en el refugio «Amber Foster», con los cuales se realizarán actividades de limpieza y ornamentación en las avenidas de Comayagüela, lugar que concentra la mayor cantidad de población en riesgo social de la capital.

«Deseamos integrar a estos niños a estos programas de ornato y arte, confiamos que a través de este proyecto, los jóvenes puedan encontrar verdaderas alternativas para encontrar espacios de expresión que nunca han tenido», manifestó Joya.

Una agenda intensa

La Directora comentó que en el primer año del CAC se ha fomentado la cultura popular tradicional, realizando trabajos con institutos como el Hibueras, con los que se han organizado obras de teatro, involucrando a los estudiantes en el desarrollo de las mismas.

Para determinar los índices de violencia que se presentan en Comayagüela, el CAC desarrollará un programa-estudio, el cual incluirá investigaciones producidas por la Escuela de Sociología de la UNAH.

Además se prevé que el centro impulse un proyecto de canalización del Río Choluteca, lo que mitigaría el riesgo de inundaciones en la zona. El trabajo se realizaría con la colaboración de la escuela de arquitectura de la UNAH y la Universidad de Arte y Diseño de Savannah (SCAD, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

El reto es enorme. El centro genera incidencia en la creación de debates, programas culturales y espacios artísticos, pero la labor del CAC no se limita a colocar una agenda en un inmueble rescatado, ya que busca ofrecer una respuesta a favor del rescate social de una comunidad relegada al olvido.

 

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios