Científica hondureña expone sobre las vacunas contra el COVID-19 y el panorama para 2022

Bottazzi es una de las científicas mas brillantes de la región.

En el marco del II Ciclo de Seminarios Científicos organizado por el Instituto de Investigaciones en Microbiología (IMM), de la Facultad de Ciencias de la UNAH, se presentó el seminario denominado “Avances en vacunas contra COVID-19: ¿Qué nos espera para el 2020?", impartido por la reconocida científica hondureña María Elena Bottazzi a través de la plataforma Webex.

Durante su participación, la científica habló sobre los avances en las diferentes vacunas en las que están trabajando en estos momentos los laboratorios alrededor del mundo, incluida la institución para la que labora Bottazzi, quien es codirectora de la Escuela Nacional de Medicina del Colegio Baylor de Medicina de Houston y codirectora del Centro para el Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas, en Estados Unidos.

La experta afirmó que en la comunidad científica existe actualmente preocupación por el avance de la variante Delta, la cual está registrando altos niveles de contagio en el mundo y en la región latinoamericana, en ese sentido señaló que por ello están dándole un seguimiento exhaustivo a la misma, sobre las otras variantes expresó que actualmente “No tienen mucha atención mundialmente, pero igual la vigilancia de las mismas es importante”.

Otro de los ejes más importantes de su disertación fue brindar luces sobre la situación que se avizora en Honduras y la región latinoamericana de cara al futuro en temas de vacunación y lo fundamental de la misma para el control de la pandemia, asimismo sobre la gestión correcta en la adquisición de las mismas, entre otras importantes aristas.

“En Honduras necesitamos un mínimo de 80% de la cobertura de vacunación, actualmente tenemos más de 24% de la población vacunada y eso es muy positivo”, afirmó la científica, “estoy optimista con la situación en Honduras, si los datos son correctos”, continuó diciendo sobre los avances que ha tenido el país en sus esquemas de vacunación, pese a que hace meses era uno de los países de la región que registraba índices de vacunación sumamente bajos.

La científica hondureña recomendó prepararse para el futuro en cuanto a la adquisición de las vacunas y destacó la importancia de abastecerse, pues los modelos actuales predicen que no habrá suficientes vacunas para cubrir la población mundial hasta el 2023 o 2024, asimismo, los datos arrojan que los países con ingresos altos ya poseen más de la mitad de todas las dosis globales compradas, también dijo que las transferencias de tecnología son complicadas y que actualmente hay cuellos de botella para la producción existente.

“Se prevé que para el 2022 y 2023 se produzcan unos 15,000 millones de dosis”, dijo Botazzi, no obstante manifestó que para ello habrá bastantes desafíos.

Explicó además sobre la situación en la región y el mundo en cuanto al desarrollo desigual de la ciencia y las consecuencias que eso ha traído “muchas de las fallas que hemos tenido se dan porque la ciencia no se ha desarrollado igual en todas las regiones del mundo”, argumentó, además acotó que en el caso del istmo “Centroamérica siempre ha sido dependiente en ese sentido”, expuso que son pocos las países que le están apostando a la investigación y el desarrollo de la ciencia como Cuba, Brasil, Argentina y México, que lideran esta carrera, pero considera que no tienen aún la capacidad para abastecer a toda la región.

En el caso de Honduras, dijo que en ese sentido tendrá que consolidar alianzas regionales para el empuje de la ciencia, aunque ve lejana la posibilidad de la implementación de una planta de producción de vacunas en Honduras, porque  las dificultades para ello son serias, por los escollos que puedan presentarse al no tratarse únicamente de un tema de infraestructura, sino también el factor económico, personal capacitado, la comercialización de las vacunas y su rentabilidad, entre otros.

Reducción de inmunidad

Otro apartado en el que la experta fue consultada durante el seminario fue sobre los datos que está arrojando la comunidad científica en relación a la reducción de la inmunidad de las vacunas contra el COVID-19, y la posibilidad de una tercera dosis para reforzar la misma.

“Es evidente que estamos viendo una reducción de la inmunidad… es un tema que era esperado, es posible que haya memoria, aunque no tan robusta, es por ello la importancia de una tercera dosis para incrementarla”, dijo la experta sobre este tema. Lamentó que con el avance de la vacunación la gente ha perdido un poco el concepto de que aún se debe estar alerta y no bajar la guardia ante la amenaza del virus.

“En Honduras, de aquí a 6 u 8 meses, deberán hacer un refuerzo, la pregunta es cómo van a conseguir esas vacunas, el Gobierno debe estar pendiente de ello”, finalizó diciendo sobre ese apartado.

 Presencialidad

En cuanto al regreso a la presencialidad de las universidades en Honduras, dijo que es factible siempre y cuando las personas estén vacunadas, se haga uso de la mascarilla y se sigan las medidas de seguridad vigentes.

Noticias relacionadas:

Comentarios