Cohep define a las ZEDE como inconstitucionales y con alto riesgo para inversionistas

Expertos economistas y constitucionalistas de la UNAH ya se pronunciaron sobre las ZEDE, no obstante, se espera que en los próximos días la institución se pronuncie de manera oficial.

Así como se han pronunciado diversos sectores de la sociedad, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) se pronunció en contra de las Zonas Especiales de Desarrollo Económico (ZEDE), proyecto que según el gobierno busca masificar el empleo en el país, no obstante, la iniciativa privada lo define como inconstitucional y un riesgo para los inversionistas.

La postura del Cohep surge a raíz de un extenso análisis jurídico presentado por la junta directiva del gremio empresarial donde consideró a las ZEDE como un modelo de desarrollo e inversión desnaturalizado desde todo punto de vista, generando en este momento demasiados riesgos a los inversionistas y al Estado de Honduras, esto por la falta de trasparencia y por la forma como se ha venido autorizando, proyecto que no ha sido consensuado ni discutido ampliamente con los sectores de la sociedad hondureña para contar con legitimidad.

Por lo anterior, el órgano gremial de la iniciativa privada enfatizó que las reformas constitucionales que dieron nacimiento a las ZEDE y la ley orgánica de las mismas carecen de legitimidad al no haber sido aprobadas mediante amplios procesos de consulta.

“El decreto legislativo aprobado por el Congreso Nacional, por medio del cual se aprueban las normas para regular las relaciones fiscales y aduaneras entre las entidades competentes del Estado de Honduras y las ZEDE, tiene motivos de inconstitucionalidad, violentando el principio de legalidad que es la piedra angular del Estado de derecho y por ende el artículo 1 de a Constitución de la República, el cual establece que Honduras es un Estado de derecho”, interpretó el Cohep.

Bajo esa perspectiva, el órgano empresarial definió que las ZEDE son una imposición de un nuevo estado dentro del Estado hondureño, al tener un territorio diferenciado, una población que debe registrarse dentro de ese territorio y un poder distinto al del Estado de Honduras.

La ley indica que estas Zonas Especiales cuentan con la consideración de extraterritorialidad fiscal y aduanera, “generará un déficit fiscal a las finanzas públicas y de los gobiernos locales, por lo que este es un tema que puede comprometer los acuerdos suscritos con órganos multilaterales de financiamiento con los cuales Honduras se ha comprometido”, indica el documento.

El extenso análisis refiere que los miembros del Comité para la Adopción de Mejores Prácticas (CAMP) han actuado al margen de la ley al haber autorizado la aprobación y creación de las ZEDE por separado de lo establecido en la Carta Magna, por lo tanto, estas autorizaciones están viciadas de nulidad y son objeto de responsabilidad civil, administrativa y penal.

A criterio de los empresarios aglutinados en el Cohep, el desarrollo económico y social por medio de la creación de empleos no puede sujetarse de normas que sean contrarias al Estado de derecho.

Pedro Barquero, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), llamó a empresarios y posibles inversionistas internacionales y locales a no arriesgar capital, ya que otro posible gobierno constitucional podría eliminar las figuras de las ZEDE por ser un proyecto ilegal e ilegítimo.

Días antes de que se pronunciara el Cohep, el Colegio de Abogados de Honduras definió la creación de las ZEDE como un acto de traición a la patria; se espera que en los próximos días, la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) publique un documento al respecto desde una perspectiva científica-académica, tanto económica como jurídica.

El Boletín Económico N°14 correspondiente al mes de marzo de 2021 de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) muestra que en el 2020 se perdieron unos 400 mil empleos en el país.

 

 

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios