Comisión Anticorrupción y Lista Engel, herramientas de EE UU para combatir la corrupción en CA

El 30 de marzo el presidente Biden presentará la Lista Engel ante el Congreso de EE UU.

El gobierno de Estados Unidos, presidido por Joe Biden y Kamala Harris, anunció la creación de una Fuerza de Tarea Anticorrupción para el Triángulo Norte con la cual se busca robustecer la prosperidad mediante el afianzamiento de la justicia y lucha contra la corrupción e impunidad en la región.

 A la par de esa acción, el Congreso de EE UU anunció la publicación de la Lista Engel para el 30 de marzo (documento nombrado así en honor a Eliot Engel, excongresista demócrata de Nueva York, quien tiene entre sus logros haber conseguido la aprobación de legislación que permite al gobierno norteamericano retirar visados a funcionarios, con la finalidad de que el ejecutivo sea capaz de identificarlos como corruptos e implicados en crímenes).

En el documento se reflejará el nombre de políticos y empresarios  de Guatemala, El Salvador y Honduras identificados por la potencia norteamericana como corruptos a quienes se les suspenderá la visa o será declarado no elegible para obtenerla, de la misma forma se les retirará el derecho de libertad condicional en los Estados Unidos y cualquier beneficio migratorio

Excongresista Eliot Engel

La Lista Engel se desprende de la Ley H.R 2615 nombrada United States- Northen Triangle Enhanced Engagement Act (Ley de Compromiso Mejorado del Triángulo Norte y Estados Unidos) fue aprobada por el Congreso de ese país el 22 de diciembre del 2020, en la misma se identificará a personas involucradas en degradación de procesos e instituciones democráticas o que hayan participado en actos graves de corrupción o de obstrucción a la investigación en los tres países antes mencionados.

A diferencia de la Ley Magnitsky, la Lista Engel es innovadora en el sentido de que se enfoca en la corrupción y en acciones antidemocráticas dentro y fuera de EE UU y está dedicada de manera específica a los tres países del Triángulo Norte de Centroamérica.

La misma comprende de 10 secciones donde en la segunda se destaca el tema de migración, crecimiento y desarrollo inclusivo, en la sección tres la ley requiere al secretario de Estado priorizar acciones para promover el crecimiento económico, mientras que en la sección cuarta, el documento presenta las acciones para el combate a la corrupción en estos países.

En la quinta sección presenta las acciones para fortalecer las instituciones democráticas, según el excongresista Engel, esto representa un reto de gran envergadura para EE UU ya que en la actualidad la democracia ha sido degradada al nivel de su sobrevivencia formal. El apartado también indica  que la ayuda internacional en materia de fortalecimiento de la democracia enfrenta una peligrosa paradoja en fortalecer instituciones que a la vez son causa del debilitamiento de la democracia.

Diplomático Ricardo Zúñiga, enviado especial para el Triángulo Norte. 

Fuerza de Tarea Regional Anticorrupción

En cuanto a la Fuerza de Tarea Regional Anticorrupción, según Juan González, Asistente Especial del presidente Biden y director principal del Consejo Nacional de Seguridad para el Hemisferio Occidental,  esta va encaminada a robustecer la prosperidad, la institucionalidad y la dignidad de los países de la región.

Ricardo Zúñiga, enviado especial para el Triángulo Norte, detalló que la fuerza anticorrupción trabajará con los ministerios públicos y fiscales que combaten el crimen, así como otras instancias que luchan por la transparencia.

En cuanto a las acciones, Zúñiga, de nacionalidad hondureña, dijo que se afectará los visados de los corruptos, sus cuentas financieras y otras acciones individuales a través del Departamento de Estado y del Tesoro.

Análisis de expertos hondureños

Para Joaquín Mejía, doctor en derechos humanos, democracia y justica, la Ley Engel manda un mensaje a los líderes autoritarios del Triángulo Norte, particularmente en el caso de Honduras en el sentido de que EE UU ya no continuará primando las buenas relaciones con estos países independientemente del ejercicio autoritario y corrupto del poder, ya que han comprendido por fin que para evitar los grandes flujos migratorios es necesario resolver los problemas estructurales (democracia, corrupción, violaciones a los derechos humanos) de la región.

“Veremos nombres importantes de líderes y lideresas de Centroamérica que se han comportado de manera autoritaria, dará dos mensajes, uno será que no pueden continuar ejerciendo el poder de manera abusiva y el otro mensaje va para las  instituciones de justicia y seguridad del país (Ministerio Público y el Poder Judicial), las cuales no han perseguido judicialmente a personas señaladas en los EE UU”, subrayó Mejía.

Señaló que el MP, Policía Nacional, Ejército y el Poder Judicial son las principales instituciones responsables del éxodo masivo de hondureños y han profundizado la crisis política del país ya que han incumplido sus obligaciones constitucionales y, por lo tanto, están ejerciendo su poder de manera autoritaria, instituciones que reciben cooperación directa de EE UU.

En cuanto a la Fuerza de Tarea Anticorrupción, el también abogado expuso que “con esas iniciativas, la potencia norteamericana tiene claridad de que ya no puede seguir respaldando al régimen que está siendo vinculado con el narcotráfico, actos de corrupción y responsables directo del éxodo de migrantes”.

Rolando Sierra, doctor en Ciencias políticas y director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), aseguró que estas dos acciones orientadas al combate de la corrupción son un gran cambio en la política exterior de los Estados Unidos hacia la región, en donde se está viendo una atención especial debido a la problemática de la migración que causa los problemas estructurales.

Sierra, experto en migraciones internacionales, en su análisis expresó que la nación norteamericana ve a la corrupción y la impunidad como el principal detonante de la migración en masa de los centroamericanos, de la inseguridad jurídica y del estancamiento de la inversión.

“Sabemos que una gran parte de la clase política y del sector empresarial está involucrada en corrupción, por lo tanto estas iniciativas tendrán un impacto fuerte, moverá toda la dinámica sociopolítica del país, ya que se prevé un mayor alcance que Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih) y la Comisión Internacional Contra la Corrupción e Impunidad en Guatemala (CICIG), por lo que estaremos en una nueva instancia de combate a estos flagelos en el país”, recalcó Sierra. Quien no descarta extradiciones.

Dominación política

Para el catedrático universitario Fernando Anduray, líder del oficialista Partido Nacional, la región está frente a acontecimientos de la política exterior norteamericana en la que no cuenta ni la voluntad ni las políticas de los gobiernos centroamericanos, en particular del gobierno de Honduras, sino que imponen.

“Presentan la Ley Engel como un esfuerzo para combatir la corrupción, la inseguridad y las causas que generan la migración masiva, pero en realidad es un asunto de dominación política, así lo vemos nosotros -Partido Nacional- no hay forma de que ellos puedan incidir directamente en disminuir o aumentar la corrupción en estos países porque muchas de las causas de la corrupción tienen una relación directa con la forma en la que EUA provocan cambios en el comercio, donde protegen sus interés de sus empresas y sus relaciones internacionales en negocios grandes como las comunicaciones, que a todas luces es un foco de corrupción que produce pobreza y fuga de capitales y de los cuales no están interesados en investigar porque lo que les interesa son los asuntos que tienen conexiones de tipo político”, argumentó el político hondureño.

Por lo tanto, dijo que pretender darle a la Lista Engel un tinte criollo para tratar debilitar la figura política de algunos hondureños no es un enfoque correcto, eso da otro tipo de motivaciones que no es exactamente definir a los partidos políticos como corruptos o terroristas, sino que son cálculos geopolíticos que en Honduras no existe conocimiento.

Aunque expresó que la publicación de la lista provocará un revuelo en el país muy grande, al  mismo tiempo reclamó que la misma pudo haberse sacado hace dos años no en año político ,“no hay duda que existe una intención política de generar un impacto para tratar de debilitar algunas estructuras, especialmente del partido de Gobierno, creo que a los norteamericanos no les gusta la idea de que el Partido Nacional pueda ganar nuevamente las elecciones, ya que otros cuatro años más se vería como un síntoma de deterioro a la democracia partiendo del principio de alternabilidad en el poder”.

Al finalizar, dijo que la Lista Engel, las acusaciones en los juzgados al candidato presidencial por su partido y las acusaciones de narcotraficantes que salpican al Ejecutivo sin duda debilitarán al PN, pero confía en la fortaleza de la estructura partidaria y en la simpatía que goza el candidato a la presidencia de su institución política.

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios