COMISIÓN DEBE REALIZAR PROCESO DE DEPURACIÓN POLICIAL DE ARRIBA HACIA ABAJO: JULIETA CASTELLANOS

Rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, brinda declaraciones a los periodistas.

La rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, recomendó a los integrantes de la nueva Comisión de Depuración de la Policía Nacional que inicien su trabajo a partir de los oficiales que ostentan un rango mayor en este cuerpo de seguridad del Estado y que continúen con los de escalas inferiores.

Anoche el presidente Juan Orlando Hernández juramentó a Omar Rivera, de la Asociación Alianza por la Paz y la Justicia (APJ); Vilma Morales, integrante de la comisión interventora del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), y el pastor Alberto Solórzano, presidente de la Confraternidad Evangélica de Honduras, como integrantes de la comisión de depuración de la Policía Nacional.

“Cuando una muerte se ordena como las muertes que fueron ordenadas, no las hacen los policías de los mandos intermedios, eso lo hace la policía de los rangos mayores, así que aquí no hay que perderse, y la línea debe ser de arriba hacia abajo”, dijo la rectora de la UNAH.

Diario El Heraldo, de manera reciente, publicó una serie de notas de prensa en las cuales se señala de forma directa a policías de rangos superiores, supuestamente comprometidos en la comisión de crímenes de alto impacto, como el perpetrado en contra del general Julián Arístides González, quien se desempeñaba como titular de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico. Asimismo, en los referidos reportajes se vincula de manera supuesta a oficiales de la Policía como actores intelectuales del asesinato del ingeniero Alfredo Landaverde, entre otros.

Para que haya una efectividad en la depuración policial, continuó, y credibilidad en este nuevo proceso, hay que iniciar con aquellos casos en donde miembros de este cuerpo de seguridad estén involucrados directamente en actos de criminalidad, ya que la información que ha trascendido es suficientemente consistente para que se puedan realizar las primeras acciones.

La misión

Entonces “la comisión tiene un reto extraordinario, un trabajo para el país muy importante, de gran expectativa, todos esperamos el proceso de la depuración de la Policía Nacional, así que nuestro compromiso es trabajar para que esta comisión tenga éxito y que tengamos las institución que nos merecemos”, reiteró Castellanos.

La socióloga destacó no tener ninguna duda respecto a los miembros que integran esta nueva instancia, pero fue del parecer que la confianza de la ciudadanía se la van a ir ganando conforme a los resultados de las decisiones que tomen los próximos días o semanas, ya que el tiempo apremia.  

Al consultarle sobre la posibilidad de creación de grupos armados conformados por los policías que se lleguen a separar de la institución del Estado, Castellanos fue del parecer que “es mejor tenerlos afuera de la Policía que adentro, lo que debe hacer la Policía es la creación de un grupo de inteligencia suficientemente potente para que le dé seguimiento y sepan en qué andan”, enfatizó la académica.

“No creo que los integrantes de la comisión vayan a quedar en mal porque van a haber demasiadas presiones, empezando por la presión de la prensa. Creo que si no se aprovecha –este momento para depurar la Policía Nacional- van a pasar 20 años más para que se dé otra oportunidad como esta”, finalizó la rectora de la Máxima Casa de Estudios del País. 

Noticias relacionadas:

Comentarios