¿Cómo afecta el COVID-19 la salud física y mental del personal médico?

En el marco del Día Mundial de la Prevención del Suicidio, la Iniciativa Multidisciplinaria de Investigación y Servicio (IMIS) de la Facultad de Ciencias Médicas, con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud en Honduras (OPS-Honduras) y la Secretaría de Salud (Sesal) realizó la conferencia: “Salud mental, riesgo suicida y burnout en personal de salud en tiempos de pandemia”.

José Luis Cruz, docente de la Especialidad en Psiquiatría, partió con su ponencia, desde la nueva realidad que está creando la pandemia del COVID-19, enfermedad considerada por algunas personas como un evento apocalíptico que tomó por sorpresa tanto a los países desarrollados como aquellos en vía de desarrollo, misma que está generando en la sociedad estilos de vidas diferentes, de distanciamiento social, también habló sobre la implementación de medidas de bioseguridad para evitar el riesgo de ser contagiados, y además consideró que este escenario es propicio para el aumento de problemas de ansiedad como de depresión en la población en general y en especial en el personal de salud.

“El personal de salud que está en la primera línea de batalla es más vulnerable en desarrollar cansancio y fatiga, síntomas depresivos y ansiosos, incluso de riesgo suicida para estos tiempos; quiero compartir una frase de Víctor Frankl, psiquiatra y filósofo existencialista, que dice: 'Quien da luz debe soportar las quemaduras', frase que va acorde a estos tiempos, probablemente los que decidimos estudiar medicina desde la niñez, desconociendo las repercusiones que podríamos enfrentar tanto para nuestra salud física y mental, y es en este momento ambas se pueden ver descerrajadas frente a lo que estamos viviendo en el mundo”, señaló.

Ante la llegada del COVID-19 al país, el expositor recordó que esta enfermedad vino a poner en evidencia la precariedad del sistema de salud de Honduras, y que en la actualidad ha dejado hospitales desquebrajados, con personal de salud agotados (médicos, enfermeras, microbiólogos, radiólogos, químicos farmacéuticos, técnicos especializados, personal de limpieza, cocina y seguridad hospitalario, entre otros).

“La salud de los profesionales sanitarios ha sido alterada durante esta pandemia en todas sus áreas, es decir, a nivel profesional, laboral, a nivel familiar; estábamos viendo las dificultades que enfrenta el personal de salud… en esas instituciones donde se está brindando la atención de pacientes con COVID-19 es necesario que este personal que se está sacrificando día con día tenga ayuda emocional y psicológica”, indicó.

Frente a la atención de esta pandemia, el conferencista señaló que los principales estresores que está enfrentando el personal de salud son: la escasez del Equipos de Protección Personal (EPP), condiciones laborales inadecuadas, discriminación y aislamiento, pérdida de contacto con la familia y amigos, agotamiento físico y mental, como el tema de bajos salarios.

“Aproximadamente 7,000 personas del personal de salud han fallecido por el COVID-19 en el mundo, de estos en Honduras se habla que alrededor de 70 personas han fallecido por estar en la atención de la actual pandemia… esto lleva a un estresor muy importante el ascenso de casos y riesgo de contagio, sumado a esto escuchar noticias de la habilitación del 100% del transporte público aumentó el estrés”, señaló el especialista.

Impacto psicológico

Sobre el impacto psicológico de la ciudadanía en general se amplió que surgen varios temores como el del comportamiento de la pandemia, problemas de insomnio, que a estas dificultades se suman la ira por el temor a ser infectado, en algunos de los casos se presentan el aumento del consumo de alcohol o de cigarrillos, como de trastorno depresivo, trastorno de ansiedad, de estrés postraumático, de somatización y de percepción de la pérdida de la salud.

Sobre este aspecto, el galeno resaltó los problemas psicológicos que enfrentan aquellas personas que sufren alguna enfermedad respiratoria por alergia o una simple gripe, cuya mente le juega una mala experiencia pensando que se está enfrentando al coronavirus, creando otra problemática del abarrotamiento de los triajes u hospitales donde se están atendiendo los casos de COVID-19.

“¿Cómo afecta la salud mental del personal de salud? lamentablemente el insomnio, el agotamiento, la preocupación, el aislamiento social y familiar va provocará que se deteriore la calidad de atención de las personas que llegan a los hospitales… esto va a alterar la calidad de atención y compresión clínica, afectará las habilidades a la hora de tomar decisiones, como la reducción de la satisfacción y la productividad, como el bienestar individual y calidad de vida”, indicó.

Datos estadísticos

Seguidamente proyectó algunos hallazgos obtenidos por una serie de estudios realizados a nivel mundial al personal de salud, destacando una investigación realizada en China, donde se evaluó a 1,257 profesionales de a la salud de 34 hospitales, a partir del 29 de enero al 3 de febrero del presente año, en el que reportaron que el 50.4% de los encuestados tenía síntomas depresivos.

“También se registraron problemas de ansiedad en un 44.6%, alteraciones del sueño como el insomnio en un 34.0% y reacciones de estrés en un 71.5%, algo que rescatar de estos datos es la presencia del trauma vicario y estigma, donde los médicos probablemente no van a poder atender a sus papás, a sus hijos, a sus sobrinos, pero el estar atendiendo a pacientes con diferentes niveles o grados de salud y estar expuestos a la muerte y agonía de los pacientes los acerca aún más a adquirir problemas mentales”, expresó el doctor Cruz.

Asimismo, presentó datos arrojados por el estudio realizado por Huang Jizheng y colaboradores, donde uno de los principales hallazgos es que la tasa de ansiedad del personal de salud fue del 23.4%, más frecuente en las mujeres, más en enfermeras que en médicos, y que la tasa de trastorno de estrés en el personal de salud fue del 27.39%.

“Dentro de las conclusiones de esta investigación es que el personal de salud está expuesto a mayores niveles de ansiedad y de estrés, es decir, que se necesitan estrategias que puedan ayudar a proteger la integridad física y emocional de estas personas, y así evitar que el personal de salud pueda presentar el síndrome de Burnout (trastorno emocional de creación reciente que está vinculado con el ámbito laboral, el estrés causado por el trabajo y el estilo de vida del empleado)”, enfatizó el conferencista.

Por su parte, el decano de la Facultad de Ciencias Médicas, Jorge Valle, resaltó que esta es una temática que está afectando significativamente al personal de salud, por lo que se requiere investigar más. Asimismo, comentó que ha solicitado el involucramiento de diferentes equipos de trabajo de la FCM para el diseño de un plan estratégico orientado en atender este tipo de problemáticas, catalogándolas como complejas y multifactoriales.

“Debemos buscar opciones de relajación, para realizar actividades lúdicas, recordemos que en los hospitales campea la muerte, son ambientes tétricos, tristes, pensando que tenemos 10 muertes diarias en el Hospital Escuela, eso impacta en todo el personal y entonces tenemos que generar espacios para descansar, de entretenimiento, para ejercer algún tipo de deporte, y en la actualidad estos espacios no existen, tal como lo hemos observado en hospitales de otros países… tenemos muchas necesidades que cumplir, tenemos también que tener otro enfoque", agregó el decano de la FCM.

deportes Unah

 

Noticias relacionadas:

Comentarios