¿Cómo ayuda la danza y el baile a nuestro cerebro?

Danzar implica una estimulación sensorial enorme a nuestro cerebro.

El CAC-UNAH, en el marco de la Semana de la Danza, desarrolló el conversatorio denominado “Neurociencia aplicada a los bailarines”, presentado por Eddie Gonzales, de Costa Rica, y quien tiene experiencia en este campo de estudio, el profesional es fisioterapeuta, con estudios en Universidad de Costa Rica (UCR) y en Barcelona, España.

“Es interesante saber cómo funciona el estímulo de bailar en nuestros cerebros y las conexiones neuronales que vamos desarrollando”, dijo en sus palabras de introducción el profesional costarricense.

Danzar o bailar involucra una serie de procesos cognitivos, emocionales, físicos y neuropsicológicos que implican desde controlar movimientos complejos, aplicar principios estéticos y de expresión artística, asimismo implica unir procesos de aprendizaje, percepción y memoria. En ello juegan papel importante el cerebelo, la corteza frontal, corteza motora suplementaria, entre otros órganos, y es que el cerebro tiene la capacidad de adaptación de acuerdo al medio en el que esté.

“Reúne un montón de condiciones que a nivel cerebral podemos entender como una atención compleja, no solo estás atendiendo a un estímulo sensitivo auditivo, o a los estímulos somato sensoriales de aquel cuerpo que se mueve en el espacio, el público etc, y todo en tiempo real y procesados al mismo tiempo”, dice Gonzales, quien argumenta que la danza sin duda es una estimulación sensorial enorme.

Según el experto, se habla de que cuando nacemos tenemos alrededor de 250 millones de neuronas en nuestra formación, pero que no llegan a conformar lo que un cerebro adulto es, sostiene el experto.

Y es que las funciones del sistema nervioso van desde recibir todos los estímulos tanto internos como externos y luego producir reacciones o movimientos, así como la integración completa de toda la información.

“Constantemente estamos recibiendo información de nuestro entorno”, dice Gonzales, quien señala que el sistema nervioso pasa por diversas etapas de desarrollo, el cual explicó durante su participación, etapas que van desde nuestro nacimiento hasta nuestro desarrollo.

“El cerebro inicia un proceso de crecimiento después del nacimiento, es normal que cuando estamos creciendo nos comportemos de manera torpe, porque aún no entendemos ciertas cosas como nuestro entorno, pero luego los movimientos serán más claros”, continúa diciendo, también argumenta que al cerebro le gustan mucho los algoritmos para estar constantemente prediciendo las cosas.

La danza es sin duda  un arte, es una forma de expresión que nos ha acompañado desde tiempos inmemorables. Desde esta mirada, su contribución en la vida humana pasa de ser una fuente de entretenimiento y canalización de emociones, hasta incluso llegar a cumplir un objetivo terapéutico, bailar involucra una serie de procesos cognitivos, emocionales, físicos y neuropsicológicos que potencian nuestro desarrollo general,  bailar implica que desarrollemos nuestra conciencia espacial, sentido de la posición corporal, balance y coordinación.

Para ver la ponencia completa, puede ingresar a la siguiente dirección web:

https://www.facebook.com/watch/?v=453528195750620

Noticias relacionadas:

Comentarios