Con entrega de reconocimientos, UNAH conmemora Día Internacional del Voluntariado

Campaña de vacunación contra la COVID-19 en el Palacio Universitario de los Deportes de la UNAH.

En el marco de la celebración del Día Internacional del Voluntariado, las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) este día entregaron reconocimientos (diplomas) a los estudiantes universitarios que durante el año 2021 realizaron una labor altruista en pro de la ciudadanía hondureña.

El evento se desarrolló en horas de la mañana, a través de la plataforma Cisco Webex, señal retransmitida a través de la página de Facebook de la UNAH. https://www.facebook.com/unahoficial/videos/567916234308060/

Las palabras de inauguración estuvieron a cargo de la licenciada Gissel Valladares, en representación del vicerrector de Orientación y Asuntos Estudiantiles (VOAE), Ayax Irías; Ivannia Padilla, titular de la Dirección de Vinculación Universidad-Sociedad (DVUS), y Fernando Coca, coordinador del Programa de Voluntariado de la UNAH.

Cabe recordar que esta fecha se celebra cada 5 de diciembre, decretado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 17 de diciembre de 1985, con el fin de reconocer el enorme esfuerzo de aquellas personas que actúan bajo el principio de la solidaridad y a favor del desarrollo de sus propias comunidades.

Como punto de la actividad se solicitó a la audiencia guardar un minuto de silencio, por la pérdida reciente de la joven voluntaria de la UNAH, Linda Andrea Galeras Ramos, quien en vida era estudiante de la Carrera de Comercio Internacional.

Experiencias vividas

Durante una hora, los alumnos de las diferentes carreras, centros regionales, del Centro Tecnológico de Danlí, del Bajo Aguán, como del Instituto Tecnológico Superior de Tela (ITS-Tela), compartieron con la comunidad universitaria sus experiencias de vida como voluntarios en los proyectos impulsados por la UNAH, sobresaliendo la labor titánica desarrollada en tres grades actividades durante el presente año: el proceso de vacunación contra la COVID-19, la atención de las familias damnificadas por las tormentas tropicales Eta e Iota y recientemente en ayuda de las personas afectadas por el incendio ocurrido en la isla de Guanaja.

“Muchas de las competencias y principales características que buscan los espacios laborales para insertar a sus profesionales nuevos implican procesos de voluntariado donde se han fortalecido muchas competencias y dejando un enorme espacio de aprendizaje de nuestros estudiantes”, manifestó la directora de la DVUS.

Amplió que a través de esta labor sin fines de lucro, los universitarios logran desarrollarse en tres grandes dimensiones, en primer lugar, en afianzar sus conocimientos técnicos profesionales, permitiéndoles pasar de la teoría a la práctica.

“Además estimula al alumno para que incursione en el área de la investigación, que es uno de los elementos fundamentales de la UNAH orientado a generar nuevos científicos con el fin de analizar la realidad del país y dar respuesta a las principales problemáticas de la región”, agregó Padilla.

Asimismo, dijo sentirse satisfecha al poder escuchar la percepción de los universitarios voluntarios acerca del crecimiento de vida, debido a que les fortalece la parte humana, cultural, la comunicación entre pares, el trabajo en equipo y multidisciplinario, y conocer la situación socioeconómica real por la que viven las comunidades.

Otras de las competencias adquiridas por el trabajo de voluntariado se explicó: los mecanismos de liderazgo, el aprendizaje colectivo, trabajar con grupos interdisciplinarios, la libertad de expresión, la comunicación entre culturas, capacidades organizacionales dentro de la comunidad.

Además, el fortalecimiento de la confianza, la empatía, la solidaridad, la tolerancia, el compañerismo, el reconocimiento de responsabilidades y trabajar de manera colectiva.

Primera línea

De acuerdo al informe “Experiencia organizacional y resiliencia de los estudiantes universitarios ante situaciones adversas”, del Área de Desarrollo Humano de la VOAE, más de 1,842 voluntarios trabajaron en la primera línea de batalla en el contexto de pandemia.

En el caso de los trabajos de voluntariado realizados en las campañas de vacunación contra la COVID-19 se describió que se laboró en dos jornadas (matutina y vespertina) tanto en el campus de Ciudad Universitaria como en la UNAH en el Valle de Sula, y que algunos días se superaron las 10 horas continuas de trabajo (Vacunatón).

Sobre la estructura organizacional del proceso de recolección de víveres se explicó que estuvo orientado en la realización de capacitaciones de voluntarios, organización de equipos o definición de roles, recepción de insumos, clasificación, distribución, transporte y alimentación.

Asimismo, se contó con un engranaje de trabajo que fue integrado por una unidad de auditoría y control, monitoreo constante, la creación de comisiones, el acompañamiento docente, la distribución de funciones de manera equitativa.

Diferentes etapas

Lo anterior se realizó en diferentes etapas: en primer lugar se efectuó la convocatoria de los estudiantes universitarios y de la sociedad civil a través de las redes sociales, asimismo se organizó los equipos de trabajo por comisiones, como la relación de una jornada de inducción.

Una vez conformados los equipos de trabajo se echó a andar la operación de recepción de insumos donados, el mecanismo de selección y clasificación de insumos perenne, de bioseguridad y víveres (alimentos). Se continuó con la remisión de donaciones a responsables de la zona o centro regional (UNAH en el Valle de Sula y CURLA) y finalmente se culminó con la entrega al beneficiario final.

Amplió que se desarrolló una tercera etapa de evaluación de resultados a través de reuniones con los jóvenes voluntarios para identificar los puntos de mejora para futuros proyectos.

Una de las gráficas de pastel de este informe describe que esta labor se realizó con un 60% de participación, los estudiantes voluntarios de las diferentes carreras de la UNAH, seguido por un 13% correspondiente al grupo de empleados de la institución, en tercer lugar aquellas personas particulares y en cuarto lugar con un 11% la integración de diferentes grupos sociales.

Reflexiones

Este análisis presenta una reflexión sobre estos tres megaproyectos de solidaridad, logrando identificar un alto componente de resiliencia por parte del estudiantado universitario, el personal de la UNAH y público en general, en apoyar mediante donaciones, como el enorme interés de dedicar el tiempo necesario para la organización, recepción y entrega de insumos que se convertiría en kit.

Además, permitió fortalecer la credibilidad de la institución ante la sociedad civil en el manejo de donaciones, se contó con una amplia participación de la Asociación de Estudiantes Becarios y Prestatarios (Asebep). Se acondicionó algunos espacios físicos para que el voluntario no bajara la guardia con sus compromisos académicos y siguiera normalmente con sus clases en línea. Además se contó con un fuerte componente de rendición de cuentas de manera satisfactoria.

Otras áreas de voluntariado

Otras áreas en que se desempeñan los estudiantes de la Máxima Casa de Estudios del país, a través del Programa de Voluntariado a nivel nacional se mencionaron: protección del medio ambiente, la protección de la flora y fauna de Honduras, proyectos de alfabetización, recolección y donación de sangre, gestión artístico cultural, elaboración y donación de alimentos, programas educativos en zonas rurales a través de tutorías, atención de personas en condición de abandono, actividades de desarrollo comunitario, sector niñez, paz y democracia, entre otras. 

Noticias relacionadas:

Comentarios