“CON OBSERVATORIOS MUNICIPALES DE VIOLENCIA, SECRETARÍA DE SEGURIDAD CREARÁ ELEFANTES BLANCOS”: OBSERVATORIO DE LA VIOLENCIA

Migdonia Ayestas, coordinadora del Observatorio de la Violencia de la UNAH.

“Crear observatorios de la violencia no es una función del Estado, no es correcto que sea él mismo quien observe si está cumpliendo o no con las funciones que por ley le corresponden”, afirmó Migdonia Ayestas, coordinadora del Observatorio de la Violencia de la UNAH.

Estas declaraciones fueron brindadas por la funcionaria en reacción a la iniciativa de la Secretaría de Seguridad de crear al menos 30 observatorios en las ciudades más violentas de Honduras.

“Es un mal gasto de recursos del Estado que solo va a permitir tener más elefantes blancos. Los organismos encargados de realizar la investigación criminal ya existen y han sido creados con los impuestos que paga el pueblo hondureño, sin embargo no hay resultados, lo único que está funcionando es la Fuerza Anti Extorción que se acaba de crear pero los homicidios siguen en aumento y falta investigación”, dijo.

“Nosotros como Universidad sí tenemos esa responsabilidad, en primer lugar porque nos devenimos a la sociedad y ahí es donde se nutre el conocimiento, en segundo lugar porque es una forma de apoyar y enseñarle a la ciudadanía que debe trabajar en el tema de seguridad desde su barrio, hasta llegar a los gobiernos municipales ya que los planes locales de seguridad deben estar construidos con la ciudadanía y las unidades de mediación deben potenciarse desde las alcaldías municipales para tratar de resolver conflictos menores a fin de que estos no congestionen el sistema de justicia”, continuó.

En los últimos 10 años en Honduras han perdido la vida de forma violenta más de 47 mil personas y muchos de esos crímenes continúan en la impunidad, puesto que en el país existe una insuficiencia de investigadores criminales y eso contribuye a no judicializar los casos.

“Hemos estado acostumbrados a que la seguridad sea un asunto de policías y ellos se dedicaron a hacer lo que quisieron, ahora cuando la ciudadanía está tomando conciencia de que la seguridad nos corresponde a todos entonces puede pedir resultados”, añadió.

Información fidedigna

De acuerdo con Ayestas “un observatorio no funciona si el gobierno nacional o local no toma decisiones; la toma de decisiones debe basarse en conocimiento real y transparente de la información y en fondos. Ofrecerles a los municipios que hagan los observatorios a cambio de dinero no es leal por parte del gobierno. Los datos los van a tener pero nadie va a creer en ellos”.

“Poner números en una página web todo el mundo lo hace, hacer investigación científica es responsabilidad de la academia. El personal formado y capacitado para hacer análisis lo tiene la Universidad. Nosotros hemos establecido alianzas con los organismos internacionales precisamente para crear observatorios en los lugares donde no hay, por ejemplo, un excelente esfuerzo es el de La Ceiba porque la ciudadanía se ha apropiado de él. Fuimos a presentarlo a los cabildos abiertos y a la corporación municipal donde estaban los diputados del departamento de Atlántida y representantes de la sociedad civil”, indicó.

Resultados

Por otra parte la funcionaria expresó que en la Secretaría de Seguridad “dicen que no damos resultados pero hacen leyes con base en nuestros datos. El hecho de que presenten la Ley de armas de fuego y que su análisis de contexto sean los datos sistematizados y objetivos del Observatorio, eso es resultado. También hay en promedio unas 50 investigaciones sobre fenómenos específicos, desarrolladas por este ente de la Máxima Casa de Estudios del país”.

Por ejemplo, continuó, “si vemos que hay un grupo vulnerable en un momento determinado lo investigamos para saber cuáles son las causas, nosotros sí desarrollamos investigación científica”.

Asimismo señaló que en Europa hay al menos 40 investigaciones que se han desarrollado en función de los datos del Observatorio de la Violencia y otras más en América Latina. Incluso la Política Integral para la Convivencia y la Seguridad Ciudadana de Honduras, 2011-2022, fue sustentada con los datos generados por este ente de la UNAH y establece que se debe fortalecer el mismo. Según este documento lo que le corresponde a la Secretaría de Seguridad es la creación del Sistema de Información de Violencia y Delincuencia, no de observatorios.

El Observatorio Nacional de la Violencia fue fundado en el 2005 con el apoyo de la Organización de las Naciones unidas para el Desarrollo (PNUD), y con fondos de la Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional ASDI). Actualmente este ente de la Máxima Casa de Estudios cuenta con Observatorios Locales en Juticalpa, Choluteca, Comayagua,  San Pedro Sula, Choloma, La Ceiba y Tela.

“Esperamos que en estos lugares el Estado respete los observatorios que tenemos porque la Ley indica que el mismo Estado no puede hacer esfuerzos dobles porque significa malgastar recursos donde ya la Universidad con esfuerzos internacionales está trabajando”, expresó.

“AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo) nos permitió estudiar el tema de muertes violentas de mujeres y femicidios para que con esa evidencia científica se creara el año anterior una adición al Código Penal sobre la figura de femicidios”, concluyó Ayestas.

Noticias relacionadas:

Comentarios