Estudiantes de Medicina entregan presentes a niños del hospital María

Los estudiantes fabricaron obsequios con materiales reciclados que luego compartieron con los niños internos en el Hospital María.

Con el propósito de hacer a un niño feliz y sensibilizar a los estudiantes de segundo y tercer año de la Carrera de Medicina de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (FCM-UNAH), en la clase de Neuroanatomía, se organizó la visita al Hospital de Especialidades Pediátricas María con obsequios elaborados por los alumnos con material reciclado que compartieron con los menores.

Las doctoras Isnaya Nuila y María Conchita Aguilar, son las catedráticas que acompañaron al grupo de por lo menos 62 estudiantes de las dos secciones de la clase de Anatomía, quienes hicieron un recorrido por las diferentes salas de la institución médica, de esta forma los estudiantes pudieron visitar a niños que han sido intervenidos en cirugías de corazón abierto que se realizan por primera vez en Honduras en el Hospital María.

“Visitamos el Hospital María con un obsequio que los estudiantes hicieron para los niños que están internos en el hospital y un pequeño apoyo para los padres de familia. Los estudiantes hicieron reciclaje en períodos fuera de sus cátedras, los sábados visitamos el Hospital, nos dividimos en grupos para conocer las salas, conocieron la historia del Hospital y los pacientes que se remiten”, explicó la doctora Isnaya Nuila.

Asimismo, la doctora aseguró que este tipo de actividades de vinculación hace más sensibles a los médicos en proceso de formación, porque ya están conociendo las necesidades que enfrentan los pacientes en los centros hospitalarios.

“Al médico generalmente se le mira con una gabacha y parece que es una jeringa con patas, parece una inyección ambulante que va a ir a causarle al niño una lesión al ponerle una inyección, pero en este momento los niños los vieron a ellos cantando, disfrazados de payasos, les pintaron las caritas a los niños, ellos organizaron, diseñaron y actuaron, y es una cosa fantástica ver el lado sensible de los estudiantes de esta facultad”, aseveró la galena.

La especialista explicó que al final de la visita los estudiantes platican con los padres de los niños internos y les regalan una crema y se les da una conferencia participativa en la que se les explica que cuando el niño está enfermo, necesita el amor del padre, y es importante que ellos puedan hacerle un masaje o hasta tocarle la mano al niño para llevar a buen término el proceso de recuperación.

 

La experiencia

La estudiante de segundo año de Medicina, Claudia Hernández, aseguró que la visita al centro asistencial fue “algo muy bonito, nos permitió compartir con los niños y conocer las situaciones que los padres pasan, llegar a ser más cercanos, y nos dejó ver la situación y la necesidad del país y nos dejó a nosotros la sensibilidad que se formó durante la actividad”.

Hernández agregó que lo más impactante, aparte de las enfermedades de los niños, es ver a los padres, quienes realmente muestran una fuerza ya que a pesar de ver a sus hijos en situaciones difíciles, permanecen firmes.

Compromiso

“Es un compromiso, que cuando nos visualizamos como médicos a futuro podemos darnos cuenta que verdaderamente debemos ser sensibles ante el paciente y que ellos también sienten y no son un objeto, ellos están enfermos y necesitan curarse, ellos confían en nosotros y necesitan nuestro cariño también”, reflexionó el estudiante Bryam Guevara.

De este modo, el estudiante manifestó que actividades de este tipo es cuando el estudiante puede reafirmar su vocación como médicos al ver la situación de los menores y saber que ellos pueden hacer que los médicos pueden hacer que los niños sonrían pese a la situación que enfrentan.

Avances médicos

Por su parte la estudiante María Fernanda Aldana explicó: “Tuvimos la oportunidad de ir a interactuar con niños que recientemente habían salido de operaciones y es algo increíble ver cómo avanza la medicina con respecto al tiempo, pudimos ver nuevos procedimientos de operaciones y siento la gratitud que se lleva uno como persona al interactuar con los padres”.

En tal sentido, agregó que la Carrera de Medicina no basta con estudiarla, sino que es  preciso sentirla con empatía y aprender a vivir con el estrés de las demás personas.

Talento

De igual modo José Lara comentó: “Es muy importante conocer niños con capacidades especiales y cuando digo especiales, me refiero a niños talentosos, porque conocí a un niño que cuando lo miré me llamó la atención porque tiene un gran talento para dibujar y está en silla de ruedas, y uno se pone a pensar que cualquier niño que está ahí puede llegar a ser un médico o abogado”.

Lara aseveró que es importante platicar con los padres de los niños porque se puede ver la preocupación de los padres que están esperando resultados y poder conocer estás complicaciones vuelve más sensible al médico.

La clase de Neuroanatomía, que imparte la doctora Isnaya Nuila, realiza este tipo de actividades todos los períodos con el apoyo de la doctora María Conchita Aguilar.

Noticias relacionadas:

Comentarios