¿El pez diablo es un peligro para la fauna acuática del Lago de Yojoa?

El nombre científico del pez diablo es hypostomus plecostomus.

La longevidad, la resistencia y la capacidad de reproducción son las causas por las que el llamado “pez diablo”, encontrado de manera reciente en aguas del Lago de Yojoa, puede llegar a desplazar poblaciones de peces y demás especies acuáticas, según investigaciones realizadas por el Departamento de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras campus Valle de Sula (UNAH-VS) y la Asociación de Municipios para la Protección del Lago de Yojoa (Amuprolago).

Lo anterior lo informó Claudia Lardizábal, jefa del Departamento de Biología de UNAH-VS y coordinadora del grupo de investigación de Peces y Aguas. La académica expresó que este pez es originario de Sudamérica y al ser una especie exótica, es muy gustado por las personas que poseen acuarios porque los utilizan para que consuman las algas que crecen en las paredes y pisos de las peceras. 

“De esta manera el pez diablo se ha ido diseminando a lo largo del mundo, el problema es que este pez se caracteriza por ser longevo y dependiendo de la alimentación que tenga disponible, puede crecer de 50 a 70 centímetros; cuando esto pasa, se vuelve muy grande y las personas lo sacan de las peceras optando por tirarlos a los ríos”, expresó Lardizábal.

Según la experta, este bagre familia de los pez gato no es un depredador, solo se alimenta de algas y en ciertas ocasiones se alimentan de huevos de otros peces. “No es un animal carnívoro, no tiene ni la dentadura ni las facciones de la boca para serlo”.

Lardizábal indicó que por los momentos la investigación se encuentra en proceso de diseño. “Nos hemos reunido con Amuprolago y con las asociaciones de pescadores del Lago de Yojoa para identificar dónde lo encontraron, hace cuánto y cuántos peces diablo hallaron”.

Ya teniendo esta información, la investigadora manifestó que trabajarán en medidas de mitigación para reducir las poblaciones del pez. “En la actualidad solo se han pescado dos ejemplares durante un mes y medio de búsqueda, por lo que las poblaciones son desconocidas, creemos que no existen muchos, pero si se descuida, el pez se puede volver un problema”.

La investigación se prolongará para un año y medio y se estarán dando actualizaciones sobre los resultados a medida que se vayan obteniendo.

El biólogo Magdiel Benítez es uno de los diez integrantes del grupo que están investigando, al momento del recorrido por los nuevos laboratorios de Biología, le mostró al rector Francisco Herrera Alvarado, a la directora de UNAH-VS, Isbella Orellana, y a las autoridades universitarias, uno de los dos ejemplares que está siendo objeto de estudio.

Lo que llamó la atención de las autoridades fue la capacidad de resistencia del pez de vivir hasta 11 horas fuera del agua, literaturas sobre estudios del espécimen muestran que otros ejemplares han durado hasta 14 horas.

“El pez tiene adaptaciones anatómicas como un estómago altamente vascularizado que le permite respirar y de paso puede reducir su metabolismo, que le permiten permanecer tanto tiempo fuera del agua”, concluyó Lardizábal.

 Características

Según información divulgada por infomarina.net, el pez diablo tiene un aspecto bastante singular: su cabeza es plana, tiene un hocico bastante grande y en el cuerpo tiene unas protuberancias. El dorso de este pez es color grisáceo con pintas blancas, y el abdomen es rojizo. Su cuerpo está cubierto por una piel dura, en vez de escamas, posee verrugas y espinas.

Su hábitat corresponde a los biotopos de playas y seibadal. Cuando se encuentra en la naturaleza, por lo general se sumerge hasta el fondo de las aguas. Actualmente se puede localizar en todo el Golfo de México, la costa Atlántica de Suramérica y el mar Caribe.

El Pez diablo puede llegar a vivir entre 15 y 30 años, siempre y cuando se halle bien cuidado. Si está en su hábitat natural, no existe ningún problema, pero si está en acuarios debe recibir el cuidado debido, lo que implica alimentarlo adecuadamente.

 Tiene una piel blanca sin espinas, es comestible, su sabor es muy delicado. En muchos sitios de México se ha intentado comercializar la carne del pez diablo o limpia peceras, sin embargo, su aspecto no ayuda mucho a que el pez sea comercial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios