Conozca cómo puede ayudar a los niños luego de las perdidas por el huracán Eta

Bomberos de Honduras rescatan a niños ante paso de huracán Eta

El huracán Eta que estuvo sobre Honduras durante varios días dejando a su paso destrucción, inundaciones, desaparecidos y perdidas materiales, ha traído mucha tristeza y dolor a miles de familias damnificadas entre ellos niños que se encuentran en los diversos albergues del país; pero ¿Qué podemos hacer para ayudarles a sobrellevar la situación?

A los padres o familiares de niños que han sufrido desastres naturales se les recomienda hacer lo siguiente: “Contener, calmar, informar, normalizar y controlar” dijo Cesia Núñez, psicóloga educativa y docente de la Escuela de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).               

El paso número uno es el de contener, que se trata de evitar separarse del niño, se le debe de tomar de la mano y conducirlo a conductas de apego físico como besos y abrazos, asimismo brindar también un espacio para el llanto y el grito controlado sobre todo en niños que perdieron familiares, mascotas y sus cosas como su cuarto, cama y juguetes.

En los niños de 3 a 6 años pueden mostrarse muy asustados en cuanto a esta situación, por tanto se aconseja asegurar comodidad o descanso donde se le den muestras de cariño frecuente, con el objetivo de calmarlo con voz baja y suave, y se hacen actividades relajantes, tratando de distraerles también con un mundo imaginario ya que no poseen nada explico Núñez.

En el caso de calmar se trata de ayudar a relajarse y hacer que se sienta comprendido, querido y apoyado facilitando la liberación de la energía nerviosa, y en niños mayores de dos años se recomienda nombrar las emociones.

El tercer paso es Informar, que significa explicarle al niño con un el lenguaje acorde a su edad, que fue lo que paso utilizando frases cortas y ayudarle a entender que no va estar solo, y que es lo que pasara a continuación sin mentirle ni ocultarle nada y que es normal que se sienta triste o irritado, al igual que para normalizar se sugiere establecer una rutina de sueño, no se le obliga a comer si no tiene hambre y acompañarle al momento de tomar los alimentos.

Luego de este proceso donde se va normalizando la experta explica que viene un período de reconstrucción

Que pueden sentir?

Fase 1

  • Miedo, confusión, ansiedad y también alivio si sus familiares y mascotas se encuentran bien y se empiecen a encontrar.

Fase 2

  • Después de unas semanas el niño entre 3 y 6 años se puede volver irritable, presentar temores a la oscuridad, dolor de cabeza, llanto intenso, sueño, hostilidad y juegos rudos, con mucha falta de desmotivación proceso que puede durar aproximadamente unas 4 semanas y si esto se alarga se deberá acudir a un especialista. Los niños mayores, de entre 6 a 9 años pueden presentar conductas como mostrarse más callados de lo habitual, y un comportamiento agitado en la pérdida de autonomía, tienen un cambio en el patrón de comunicación y por lo general se trata de las dificultades de manifestar lo que vieron oyeron y vivieron, siendo también demandantes.

Finalmente la psicóloga recomienda tener charlas en familia donde al niño no necesariamente se le obligue a hablar pero que si puede participar, se recomienda dibujar, jugar y hablar acerca de lo ocurrido dejando una etapa reconstructiva que puede tomar meses o años por el impacto.

Si usted o sus hijos se sienten muy agobiados por la situación se les aconseja ingresar a la página LA UNAH TE ESCUCHA donde la Escuela de Ciencias de la Psicología brinda atención gratuita ingresando https://psicologia.unah.edu.hn/ en el horario de lunes a viernes de 8 am. a 11 pm.

Noticias relacionadas:

Comentarios