Corrupción anual en el país supera en 12 veces el presupuesto destinado a la UNAH

Experto asegura que La corrupción ya está planificada para los próximos 30 años. (Fotografías: Delmer Membreño).

El último informe del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) y del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh) estima que, por concepto de corrupción en Honduras, se pierden anualmente 65 mil millones de lempiras, 12 veces más que el presupuesto anual de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Las estimaciones del CNA y del Fosdeh sobre la extracción ilegal de recursos del Estado equivale al 12.5% del Producto Interno Bruto (PIB), magnitud creciente que representa un verdadero obstáculo para edificar un Estado de bienestar, capaz de producir beneficios y oportunidades sociales que aseguren un clima socioeconómico y político prolongado a corto tiempo.

“Esa cifra es alarmante, 65 mil millones significa el 70% de los ingresos que el gobierno percibe en el año y lo que más nos preocupa es que esta cifra va en aumento; viendo el informe del Fosdeh y del CNA, la corrupción está creciendo a un ritmo del 8% todos los años, fácilmente podemos pasar la cifra de los 70 mil millones este año según ese comportamiento”, lamentó Henry Rodríguez, jefe del Departamento de Economía de la Máxima Casa de Estudios.

Rodríguez recalcó que este flagelo está generando más pobreza porque si estos recursos que se lleva la corrupción se dedicaran a la educación, salud y seguridad, estaríamos mejor en los indicadores.

delmer m

Blindaje

Asimismo, argumentó que la legislación actual “está más orientada a protegerse mediante normativas, esto es alarmante porque toda esta corrupción tiene un precio, el dinero sale de algún lado, entonces el gobierno, ante la carencia de recursos, sigue cobrando más impuestos, inventando más tasas, ahora en Honduras pagamos por todo”, afirmó.

“Escuchando la opinión de los expertos en derecho, se ve que se han suavizado las penas por concepto de corrupción, esto genera impunidad porque el corrupto sabe que puede adquirir o robar impunemente y difícilmente lo van a castigar, o si los castigan será con penas pequeñas que son fiables”, expresó Rodríguez.

El académico sostuvo que el asalto a las arcas del Estado atomiza a la clase media, que es la que sufre toda la carga de los impuestos y las tasas que cada año van en aumento.

Órganos contralores

Rodríguez subrayó que los órganos contralores del Estado no cumplen su papel a cabalidad, “no es que no hacen nada, es que están atados, tenemos un Tribunal Superior de Cuentas cuyos resultados no vemos, la misma Fiscalía (Ministerio Público) no ha emitido un informe que nos demuestre que ha tenido un papel eficaz”.

El funcionario manifestó que la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) “era un freno para los corruptos, pero se la sacudieron, estamos a la deriva en estos momentos, era una esperanza”, lamentó.

De igual manera, dijo que desde la Academia se está obligando a trabajar en contra de la corrupción, por tal razón invitó a pronunciarse y apoyar la lucha que ha emprendido la sociedad civil.

Testaferrato

El experto en economía aseguró que según su experiencia, los corruptos no usan el sistema financiero para guardar el capital extraído de las arcas del Estado “difícilmente entra a la banca nacional, esperan algún tiempo y empiezan a comprar propiedades, bienes raíces o buscan testaferros, invierten a través de segundas o terceras personas, ese es el modus operandi de desviar estos recursos”.

Aunque no descartó que los fondos extraídos por concepto de corrupción terminen en cuentas particulares en paraísos fiscales, pero ahora se están cuidando mucho de ello, por la normativa de Estados Unidos en el seguimiento de activos ilícitos provenientes de la corrupción y el narcotráfico.

Por su parte Julio Raudales, expresidente del Colegio de Economistas de Honduras y actual vicerrector de Relaciones Internacionales de la UNAH, afirmó que según el estudio lo que se pierde en Honduras por corrupción es más de lo que se obtiene en concepto del 15% de Impuesto sobre Ventas, además manifestó que se debe medir la variable de lo que se pierde por ineficiencia.

El funcionario expuso que la “gran tajada” de la corrupción la lleva el crimen organizado, luego la empresa privada y, por último, el sector público.

Metodología

Mauricio Díaz, coordinador del Fosdeh, explicó que el estudio se basó en una metodología de un ex Premio Nobel, pero también con metodología propia, expuso que la corrupción aumenta cada año, al mismo tiempo aseguró que este flagelo pudo haber llegado a los 71 mil millones de lempiras en el año 2019, lo que significa, según Díaz, que “existe una estructura montada para esos ilícitos”.

Cabe especificar que según la explicación del economista, en estas cifras presentadas no solo se suman los ilícitos realizados por el gobierno, sino también la empresa privada y ciudadano común como los que se dedican a la extorsión.

En conclusión, Díaz afirmó que la corrupción ya está planificada para los próximos treinta años.

 

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios