COVID-19 en Honduras va en aumento y ante falta de vacunas temen una mutación endémica

Cifras oficiales indican que Honduras muy pronto sobrepasará las 5 mil muertes.

El portal de datos demográficos COVID-19 del Observatorio Demográfico Universitario (ODU) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) a la fecha (21-04-2021) registra 202,413 casos confirmados de COVID-19, de los cuales 120,991 están activos, cifras que han originado casi 5 mil muertes confirmadas, mientras autoridades confirman un incremento de casos.

Las cifras relacionadas a la COVID-19 en Honduras son preocupantes, ya que aunque la letalidad de la enfermedad sea menos del 3%, la mortalidad sobrepasa las 85 muertes por cada 100 mil habitantes, cifras parecidas a las muertes violentas de algunos años atrás.

Expertos en epidemiología y patología exponen que la SARS-CoV-2 arrecia en Honduras, puesto que se contabilizan dos muertes cada hora y el país solo cuenta con menos del 0.5% de su población vacunada (una parte del personal de salud).

Los administradores y doctores que están al frente de hospitales nacionales y regionales públicos han informado que su nivel de hospitalización está arriba del 100%, camas que en su mayoría están siendo ocupadas por jóvenes, contrario al año pasado que el comportamiento de la enfermedad era diferente.

“Tenemos bastantes jóvenes ingresados en las diversas salas de cuidados intensivos, incluso muchos niños; como lo habíamos dicho, la COVID-19 no respeta edades y por el contrario, esta cepa que nos está atacando en este momento en el territorio nacional prefiere la gente joven y los niños”, sostuvo Carlos Umaña, presidente de la Asociación Médica del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) de San Pedro Sula.

La afirmación de Umaña es confirmada por el doctor Maynor Mata, presidente de la Asociación de Pediatría en Honduras, quien afirmó que la tregua del coronavirus con respecto a los niños y los jóvenes ya llegó a su final, los pacientes presentan síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico, el cual consiste en inflamación de varios órganos del cuerpo, lo que puede llevar a la muerte si no se detecta a tiempo.

Por su parte Elsa Palou, infectóloga y exsecretaria de Salud, aseguró que Honduras se enfrenta a la transmisión comunitaria muy fuerte y probablemente se tenga distintas variantes del virus, lamentó que el país solo cuente con menos del 1% de su población vacunada cuando se necesita llegar al 80% para tener inmunidad de rebaño, logro que podría ser factible a finales del año o a inicios del 2022.

Lo que preocupa al epidemiólogo Manuel Sierra es que si el país sigue en la cola de la vacunación mundial, podría ser uno de los generadores de una sepa de COVID-19 con mayor capacidad de transmisión y con mayor letalidad.

El galeno pidió a la Secretaría de Educación no abrir en este momento las escuelas públicas y también hizo un llamado a las universidades, ya que “sería un error garrafal retornar”.

Karla Pavón, jefa de la Unidad de Vigilancia de la Secretaría de Salud, subrayó que el departamento de La Paz está en una crisis peor que la de Olancho y El Paraíso, también se encamina a esa crisis, por lo que resaltó la importancia de abrir triajes en estas zonas.

En lo que corresponde al proceso de vacunación, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) expuso que Honduras es el país de la región centroamericana con el menor porcentaje de vacunados (52,772) mientras que Costa Rica, Panamá y El Salvador ya superan el medio millón de inoculados.

Esto, según el Cohep, expone al riesgo de un aislamiento con el resto del mundo, calificándonos de manera informal como zonas de riesgo “amarillas o “rojas”, asimismo se enfrentaría a restricciones en los derechos. Aunado a ello, podrían resultar apariciones de nuevas variantes que pudieran resistir el efecto de las vacunas.

En su documento, a la empresa privada le preocupa que existan nuevas medidas de control y confinamiento más estrictas, tal y como lo dijera la titular de la Secretaría de Salud, Alba Consuelo Flores, quien no descarta la intervención de los municipios con mayores casos de contagio.

“Cerrar representaría un golpe importante para la economía, ya que el 70% de las empresas están tratando de recuperarse y el otro porcentaje no pudieron continuar -quebraron- el despegue de la economía pasa por la vacunación, pero los días pasan y no tenemos un proceso de vacunación eficiente y eficaz”, sostuvo Rafael Medina, director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa (CCIT).

El 3 de mayo, el Gobierno espera la llegada de 182 mil dosis de vacunas de AstraZeneca, donación canalizada por la iniciativa COVAX-GAVI, esta cifra se convertiría en el lote más grande que recibiría Honduras, ya que el primero constó de 5 mil vacunas donadas por Israel, posteriormente un lote de 48 mil dosis por medio de COVAX y el último de 6 mil de la vacuna Sputnik V.

 

Noticias relacionadas:

Comentarios