Crisis por propagación del COVID-19 en Honduras

Ante la emergencia del Coronavirus (COVID-19) recién ingresado a nuestro país, uno de los mayores temas que nos causan intranquilidad es la propagación de este; el comportamiento que puede tener este nuevo virus en Honduras, un país no muy preparado para lidiar con una pandemia global.

Mediante una cadena nacional fueron confirmados  por el Gobierno de la República 2 casos más de COVID-19, sumando en total 8 casos en solo seis días desde el descubrimiento de los primeros dos, el 11 de marzo.

Sin embargo, al ser síntomas muy comunes y tener un contagio demasiado fácil, es posible que no solo sean ocho dentro de unas horas, ya que según la doctora Elsa Palou, infectóloga y exsecretaria de salud, cada caso es capaz de infectar de dos a tres personas, lo que indica que, pueden no haber confirmados, pero sí contagiados. Y ni hablar de los casos súper diseminadores, que pueden llegar a contaminar desde diez hasta veinte personas.

Por lo que entre la rebeldía de la gente, el estrés diario, la desinformación y el desabastecimiento desmedido de algunos comercios, hay dos contextos que empeoran todo aún más: el conocimiento de la falta de insumos para poder combatir esta enfermedad en los centros asistenciales del país, y por supuesto, la indisciplina de las personas ante la crisis que es generada en cierta parte, por lo anterior.

SISTEMA DE SALUD

La compra de ventiladores y de pruebas para detección del coronavirus están entre los insumos necesarios que la doctora Palou cree que el Gobierno debería priorizar, debido a que hay donaciones en el caso de las pruebas, pero que no son suficientes, y en relación a los ventiladores, en toda Honduras no se llega ni a 100 unidades, sin mencionar que algunos están siendo ocupados por personas que están padeciendo actualmente de otra enfermedad.

Asimismo, el cardiólogo Haroldo López García apunta con relación a esta misma carencia que: “Obviamente el factor económico uno debe verlo de varias formas, es cierto, el cerrar fronteras, parar la economía de un país que está maltrecho afecta directamente, pero también va a afectar el número de enfermos, qué capacidad tenemos si se nos deja venir una avalancha como la que vemos en estos países, de tener que estar listos para atender de manera eficiente este número de pacientes, porque hay un porcentaje que se va a complicar, ojalá se mantuviese la curva en aquel paciente que está asintomático o está levemente enfermo”.

Por otra parte, el doctor Omar Videa, director de Clínica de Diabetes del Hospital Escuela, afirma en cuanto a las medidas tardías que, por ejemplo, en China, de 1,000 pacientes, 50 necesitaban la Unidad de Cuidados Intensivos, y 23 de ellos requerían ventilación mecánica, 14 fallecieron aún teniendo el recurso, lo que nos hace ver que de no tener la logística, la mortalidad sería mucho mayor.  Es necesario autoaislarse para prevenir, ya que es evidente que los casos van a seguir incrementando.

Por su parte el presidente de la Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM), Mario Canahuati, aseguró la disponibilidad de mascarillas, zapatillas y gorros y vestimenta para el personal de la salud como también la entrega de cinco mil batas, cinco mil gorros y dos mil anteojos para la prevención de todos los trabajadores, y al mismo tiempo tomar todas las medidas protocolarias necesarias.

Noticias relacionadas:

Comentarios