Cronología de las medidas, decisiones y acontecimientos en torno al COVID-19 en Honduras

La población ha optado por el uso de mascarillas para evitar contagiarse del virus.

A finales de diciembre de 2019, las autoridades chinas notificaron 27 casos de neumonía de origen desconocido, de los cuales siete calificaron como graves. El 7 de enero de 2020, el padecimiento se identificó como un nuevo coronavirus y días más tarde China comunicó que el virus se podía transmitirse de persona en persona.

El brote estalló en la ciudad de Wuhan, China, y se ha propagado por 159 países, registrando más de 184 mil infectados, de los cuales ocho se han identificado en Honduras, país que comenzó con sus medidas el 29 de enero, cuando se integró una comisión interinstitucional desde la Secretaría de Salud que coordina a las otras instancias de gestión del riesgo al activarse el COE-Salud, según la ley del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager). Esta comisión analiza la epidemia del dengue, que en la actualidad registra más de cien casos en el país, y aborda la epidemia del coronavirus.  

El 12 de febrero en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) se llevó a cabo el primer foro informativo con estudiantes de Microbiología y trabajadores universitarios que atienden al público, sumando al menos 70 participantes. El evento fue organizado por la Dirección de Vinculación Universidad-Sociedad, la Escuela de Microbiología y la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Entre el 15 y el 28 de febrero se hicieron al menos dos jornadas informativas de este mismo tipo en la Facultad de Ciencias Médicas y en la Escuela de Microbiología. 

El 18 de febrero una hondureña que regresaba de Taiwán fue asediada por la prensa por suponerse sospechosa de coronavirus, y aunque los resultados fueron negativos, este hecho evidenció la falta de preparación y manejo de los casos sospechosos por las autoridades sanitarias, personal de salud y de apoyo y los medios de comunicación en general.

Diez días después, el 28 de febrero, se conformó un Comité Técnico Institucional de Promoción y Prevención del COVID-19 de la UNAH para aportar medidas de prevención y tratamiento del coronavirus ante una posible llegada a Honduras. A partir de ese día la UNAH difundió mensajes preventivos y asesoró a las autoridades en la toma de decisiones, priorizando estos temas en los medios de comunicación institucional.

El 1 de marzo, el Estado determinó, en primera instancia, advertir de las medidas de prevención como el lavado de manos. El 2 de marzo, la Secretaria de Salud, Alba Consuelo Flores, dio a conocer que la Secretaría de Salud (Sesal) se estaba preparando para hacerle frente a la epidemia con suficientes reactivos en el Laboratorio Nacional de Virología.

El 4 de marzo se realizó, desde la Secretaría de Salud, una reunión con expertos que analizaron las estrategias para abordar el tema del coronavirus. Participaron la OPS, la Sesal y otras instancias gubernamentales.

Entre el 1 y 11 de marzo se permitió el tránsito de pasajeros por aire, agua y tierra desde países con pacientes confirmados tanto de Centroamérica (Costa Rica), Europa y Asia en general. Asimismo, se recibieron cruceros de turistas, y aunque no hubo reporte de casos ni sospechas, según las redes sociales, esa fue la puerta de entrada del virus.

El 2, el 11 y el 12 de marzo la UNAH participó en el espacio ciudadano del Foro Nacional de Convergencias (Fonac), donde sugirieron medidas preventivas especialmente desde la perspectiva comunitaria.

El 8 de marzo el Presidente de la República, en conferencia de prensa junto al comité integrado por Sinager, descartó cuatro casos sospechosos, pero declaró que había que prepararse ante la posible llegada del coronavirus al país.

El 9 de marzo se integró una mesa permanente de trabajo por miembros del gobierno central, el Fonac, el Sinager, la Sesal, la OPS y el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep). Esta mesa acordó dos tareas fundamentales, una es la información oportuna a la población en general, mantener estadísticas y proporcionar datos oficiales, y la otra son las medidas de prevención y sensibilización de la problemática ante la comunidad.

El miércoles 10 de marzo en cadena nacional, se confirmaron dos casos de coronavirus en Honduras. La noticia generó pánico en la gente que se volcó a comprar, sin control, productos de uso personal para la higiene. Ese mismo día la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el coronavirus como pandemia mundial.

El 11 de marzo se alertó sobre el desabastecimiento en el país de medicamentos y otros insumos, por lo que los médicos, enfermeras y demás personal de salud decidieron suspender sus actividades hasta que les dotara de equipos de bioseguridad. 

El 12 de marzo, la UNAH suspendió actividades académicas y administrativas, además se manifestaron problemas con el acceso a agua y saneamiento, iniciaron las gestiones para la implementación total de la virtualidad de las clases y se suspendieron la Prueba de Aptitud Académica y las graduaciones públicas.

El 13 de marzo, el Consejo de Educación Superior decidió suspender por 21 días las actividades académicas presenciales en las 21 universidades del país. Ese mismo día se suspendieron las clases en el resto del sector educativo público y privado, por 14 días calendario. ese mismo día, la UNAH también anunció contar con equipo de última generación para la detección de pacientes con neumonía, el cual fue donado por Huawei a la Universidad.

El 14 de marzo se activó la alerta roja a nivel nacional, se suspendieron actividades comerciales y el tránsito de personas en transporte público. Asimismo, el Congreso Nacional aprobó una partida millonaria (10 mil millones de lempiras) para la compra de insumos y activar protocolos de bioseguridad y prevención del coronavirus.  

El 15 de marzo en redes sociales se evidenció el no acatamiento de las personas de permanecer en sus casas, muchas familias se fueron de vacaciones y siguieron con su vida social normal, por lo que se hicieron operativos y se clausuraron negocios nocturnos. Ese día se cerraron en su totalidad las instalaciones de la UNAH, incluyendo el canal universitario UTV.

El 15 de marzo en cadena nacional se confirmaron tres casos más y las autoridades gubernamentales determinaron cerrar fronteras aéreas y terrestres por 7 días.

El 15 de marzo la exsecretaria de salud, Roxana Araujo, declaró en un medio de comunicación que solo tenían capacidad para atender a un poco más de 100 pacientes graves y de cuidado intensivo, y se prevé tener al menos a mil en ese estado.

El 16 de marzo, la OMS estimó que Honduras tendrá potencialmente unos 27 mil contagios de los cuales morirían al menos un millar de personas. Ese mismo día, en horas de la tarde se decretó toque de queda en las ciudades de Tegucigalpa y Comayagüela (capital del país), La Ceiba y Choluteca. No hay circulación de vehículos, los negocios permanecen cerrados y no está permitido circular a menos que sea de extrema necesidad. Por la noche se reportaron dos nuevos casos confirmados, y el rector de la UNAH difundió, a través de los medios de comunicación, un llamado a permanecer en casa a todas y todos los habitantes del país, haciendo énfasis en la prevención.

Hoy 17 de marzo, el Consejo de Educación Superior emitió un comunicado con relación a los médicos en servicio social, enfermeras y demás estudiantes de las áreas de la salud, a través del cual les hace un llamado a no participar en las actividades de contención de la epidemia si no cuentan con los respectivos protocolos de bioseguridad para salvaguardar sus vidas y las de sus familias. Permanecerán en otras áreas atendiendo el resto de los padecimientos siempre y cuando se cuente con el suministro de implementos para mantener la bioseguridad. Asimismo, insta a las autoridades de salud a despejar los hospitales de otros pacientes que pueden permanecer en sus viviendas mientras pasa la crisis.

Desde la Universidad se han emitido comunicados diarios para mantener informada a la comunidad universitaria, mientras que el Ejército y la Policía Militar están asumiendo tareas civiles de contención ante la ordenanza de permanecer en casa y la no circulación de las personas. .

Este mismo día ha trascendido en redes sociales que hay varias viviendas sitiadas en vista de la presencia de personas sospechosas derivadas de la paciente cero (una mujer embarazada procedente de España).

Según las publicaciones en las redes sociales, el epicentro del virus apunta a un conocido sector de la capital llamado El Carrizal, específicamente a la colonia Lincoln, hasta donde se han desplazado personal sanitario de la Policía Nacional y Militar para hacer la prueba a cada familia en sus viviendas, con la finalidad de identificar o descartar nuevos casos y frenar la propagación.

Por último, las autoridades sanitarias han difundido un comunicado de que varios medios de comunicación han expuesto a sus periodistas para obtener declaraciones de personas consideradas como casos sospechosos en una colonia capitalina, por lo que pasarán inmediatamente a cuarentena.

Lo anterior es un resumen cronológico de los hechos en Honduras con relación a lo que la OMS califica como una pandemia, y que ha obligado a la población de muchos países del mundo, a tomar medidas extremas para evitar el contagio de este virus que ha cobrado la vida de más de 7,500 personas.  

Noticias relacionadas:

Comentarios