¿Cuáles son los principales retos y desafíos sobre la trata de personas en Honduras?

Fotografía Delmer Membreño.

Cada 30 de julio se conmemora el Día Mundial Contra la Trata de Personas, establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas, con el objetivo de crear conciencia entre los países y unificar esfuerzo para impulsar estrategias y políticas públicas orientadas a la prevención, combatir, sancionar, como brindar atención integral de aquellas víctimas de los delitos en; trabajo forzoso, explotación infantil, explotación sexual, tráfico de órganos, entre otros que violenta los derechos humanos.

César Castillo, coordinador de investigación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso-Honduras), explicó que generalmente la trata de persona la tienden a confundir con el tema de tráfico ilícito de migrantes, sin embargo, señaló que ambos fenómenos son distintos, debido que existen diferencias muy particulares.

“La trata de persona es la amenaza o el uso de la fuerza u otras formas de coacción, donde mediante el fraude, el engaño, se abuza de una situación de vulnerabilidad y tienen la finalidad de explotar a las personas involucrándolas en temas como: la prostitución, trabajos o servicios forzados, la extracción de órganos o en aquellas prácticas análogas de la esclavitud, provocando incertidumbre”, detalló el experto

Respecto al tráfico ilícito de personas, describió que consiste en facilitar la entrada ilegal de personas a un Estado distinto a su país de origen, generando de manera directa o indirectamente un beneficio financiero o de orden material hacía otra persona.

“Recordemos que el tráfico ilícito de personas transciende las fronteras de los países, las fronteras internacionales, en cambio, la trata de persona se puede dar a lo interno del propio país y no necesariamente tiene que salir la persona fuera del país. Lo que si vemos es que ambas problemáticas tienen elementos en común, tal es el caso de la participación frecuente de la delincuencia o el crimen organizado y que suceden en la ruta migratoria”, manifestó el investigador.

Desafíos en Honduras

En materia judicial, Castillo destacó que en el país se cuenta con importantes avances en el tema de trata de personas, debido a que existe una iniciativa impulsada desde la Secretaría de Gobernación, Justicia y Descentralización (SGJD) y la Secretaría de Derechos Humanos (SEDH), actualmente existe una oficina especializada que está trabajando en estos momentos en una legislación, de cara a mejorar las condiciones de las víctimas de la trata y el tráfico ilegal de personas.

“Uno de los principales desafíos es la generación de datos estadísticos sobre el fenómeno de la trata de persona en Honduras, recordemos que esta es una acción ilegal, es una acción de la delincuencia organizada y esto impide obtener información de cuantas personas están en estas condiciones”, expresó el académico.

Asimismo, planteó la necesidad de unificar esfuerzos a nivel nacional e internacional encaminado, específicamente con las autoridades encargadas en la impartición de justicia, para poder capturar a los delincuentes, para avanzar en el tema de la judicialización de estos procesos.

“El papel de la academia es muy importante en el tema de investigación científica, -es el- de poner en evidencia el fenómeno, considero que es un fenómeno que en Honduras se ha estudiado muy poco, necesitaríamos profundizar más en este análisis para conocer cuáles son las causas de la trata de persona en el país, conocer cuáles son las condiciones en que estas personas se encuentran y cómo poder prevenir este ilícito. También, mirar cómo hacer incidencia desde la academia, con datos científicos, que impulsen políticas públicas que permitan una mejora de las condiciones de estas poblaciones”, indicó.

Esfuerzo de la UNODC

Es de mencionar que, en los últimos dos años, este fenómeno se ha venido agudizando debido a la crisis sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19 a nivel mundial, sin embargo, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) reporta importantes acciones entre ellas: el desembolso a más de 90 proyectos de ONG, mediante donaciones por un total de 4,8 millones de dólares para impulsar iniciativas en el abordaje de la trata de personas en más de 50 países, dirigido especialmente para la atención de mujeres y niños.

Por otra parte, se detalla que la UNODC cuenta con 7,8 millones de dólares producto de la contribución de una amplia gama de patrocinadores, permitiendo atender a más de 3,500 personas apoyadas directamente cada año a través de sus ONG asociadas.

Asimismo, cuenta con un millón de dólares reservado para el quinto ciclo de subvenciones a partir de 2021, con el fin de brindar acceso a la justicia, asesoría y asistencia legal, incluida la representación legal para que las víctimas obtengan estatus legal, compensación y / o paquetes de ayuda.

Sobre esta temática la UNODC desde 2003 a la fecha cuenta con la recopilación de información de aproximadamente 225,000 víctimas de la trata detectadas en todo el mundo. Solo para el año 2018 la UDOC contabilizó alrededor de 55,000 personas afectadas, donde el 50% fueron explotadas sexualmente, un 38% fue objeto del trabajo forzoso, en cuanto a generó, se cuantificó que las mujeres siguen siendo las principales víctimas de este flagelo, representando un 46%; las niñas con un 19% y reflejó que una de cada tres víctimas identificadas es un niño o una niña.

Noticias relacionadas:

Comentarios