Culmina con éxito el Webinario de Antropología de Honduras

Alrededor de una hora y media estuvo el experto exponiendo sobre esta importante temática de la historia mesoamericana.

En el marco de la última edición del “Webinario de Antropología de Honduras”, organizado por la Carrera de Antropología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), se desarrolló la temática denominada “Los excéntricos: Ritualidad y Arte", presentado por el arqueólogo japonés Hirokazu Kotegawa, quien actualmente labora en la Máxima Casa de estudios del país.

El objetivo de la actividad era mostrar un profundo estudio de una serie de objetos excéntricos encontrados en la región de los diferentes pueblos mesoamericanos que habitaron la región miles de años atrás.

La actividad fue transmitida a través de los principales canales de comunicación de la Alma Mater, incluyendo el sitio en Facebook del Centro de Arte y Cultura de la UNAH (CAC-UNAH), que también ha acompañado la iniciativa durante 14 semanas que se han desarrollado las transmisiones. “Agradezco mucho a los organizadores por hacerme parte de esta iniciativa”, dijo el japonés.

Las civilizaciones mesoamericanas son culturas precolombinas que habitaron la región central de América (en los actuales países de Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, Belice y centro-sur de México), entre el 1.500 A.C. y el 1.521 D.C. El nombre Mesoamérica proviene del griego y significa “medio” o “intermedio” y hace referencia a las tierras de Centroamérica.

El japonés mostró a la audiencia una compilación de objetos excéntricos que se han encontrado en el área de influencia de estos milenarios pueblos, esto incluyó una de objetos o herramientas hechos de piedra que en términos arqueológicos son conocidos como “Lítica Prehispánica”, estos están elaborados de diferentes materiales que incluyen la obsidiana, pedernal, basalto, pizarra entre otros. Mostró con ello también las técnicas para producirlas, ya sea tallada o pulida, incluso mixta.

Esto les permitía elaborar una serie de objetos como navajas, raspadores, hachas, orejeras perforadoras y esculturas, a las mismas les daban formas de alacranes u otros tipos de insectos.

“Generalmente podemos identificar que intentaban representar en estos objetos, aunque hay algunos que no siempre tienen formar naturalistas, algunas no las identificamos”, dijo el japonés quien considera que estos objetos tenían un alto valor para estos pueblos mesoamericanos porque el proceso de construcción era sumamente costoso.

“Se desplazaban hasta lugares lejanos para obtener la materia prima y que esta materia fuese de calidad”, argumentó el experto y además que para realizarlos necesitaban mucha técnica para darles la forma que ellos deseaban.

Simbolismo

Dentro de la cosmovisión de estos pueblos, estos objetos tenían un enorme componente de simbolismo, representando a dioses como el dios K, dios del relámpago que tiene relación con la fertilidad, del maíz y el cacao.

Estos objetos eran usados también en actividades ceremoniales como petición de lluvia, buena cosecha, mudanza hacia otros lugares u ofrendas. Los objetos han sido encontrados a lo largo de la región en Copán, Campeche, Teotihuacán y otros lugares.

Noticias relacionadas:

Comentarios