CURLA destina esfuerzos para promover la forestería y mejorar la calidad de vida de los municipios

Foto :Erick Ordóñez, docente de Economía Agrícola

El coordinador de la Maestría en Forestería Comunitaria, del Centro Universitario Regional del Litoral Atlántico (CURLA), Julio Lino, publicó un artículo en el cual plantea la necesidad de fortalecer a las comunidades para que puedan aprovechar el recurso que los bosques ofrecen, a través de la forestaría comunitaria.

De acuerdo con el académico, desde este centro de estudios ubicado en La Ceiba, se han desarrollado investigaciones sobre la forestería comunitaria, asimismo han trabajado en aproximadamente 28 comunidades de tres municipios del departamento de Yoro.

A raíz de los estudios realizados, han identificado que las comunidades no están aprovechando los recursos del bosque, y que en muchos casos, los pobladores a los que el Estado les ha dado la oportunidad de manejar sus bosques, están vendiéndolos a los grandes madereros a precios irrisorios.

Es importante mencionar que el Estado reconoce la forestería comunitaria como una estrategia para la reducción de la pobreza, pues propicia el desarrollo de las comunidades rurales, donde a partir del uso responsable y sostenible del bosque estas generan beneficios económicos, ecológicos y sociales que contribuyen a mejorar su calidad de vida.

Sin embargo, para el doctor Lino, “no solo por el hecho de haber creado la estrategia, la gente en las comunidades aprenderá a manejar sus bosques de forma estratégica, y el papel de la academia es algo elemental porque nosotros formamos a los jóvenes con una nueva visión y queremos que ese recurso que formamos apoye también a las comunidades”, explicó.

En ese sentido, el CURLA imparte un diplomado en forestería comunitaria para capacitar a la gente de las comunidades en el tema, asimismo brinda una maestría para formar profesionales expertos en el área de la forestería comunitaria y la gestión local de los recursos naturales que aporten al desarrollo rural sostenible a partir del uso de los recursos forestales correspondiendo a las necesidades que presenta el campo de las ciencias forestales.

La referida maestría nace como una iniciativa centroamericana, y se escogió Honduras para que se impartiera el programa, por lo que el país ya cuenta con profesionales formados en esta área.

“Es el momento para continuar formando jóvenes, también lo estamos haciendo desde la Carrera de Ingeniería Forestal, de manera que desde distintos espacios académicos estamos apoyando estos procesos a nivel comunitario con articulación del Estado y de otras organizaciones no gubernamentales”, comentó Lino, quien a su vez señaló que esto ha permitido incidir en estos procesos para que la gente en las comunidades tenga mejores oportunidades y que el recurso bosque sea utilizado de manera sostenible.  

 

Noticias relacionadas:

Comentarios