CURLA preservará y custodiará semillas originarias y autóctonas del país

La preservación de semillas es seguridad y soberanía alimentaria. Foto: cortesía de ABC.es

Jean O'Dell Rivera, directora del Centro Universitario Regional del Litoral Atlántico (CURLA), informó a Presencia Universitaria que después de muchos años se rehabilitará el Banco de Semillas, espacio que tendrá la responsabilidad de custodiar y preservar las semillas autóctonas u originarias de Honduras.

Para la rehabilitación del Banco de Semillas fue necesaria la gestión de fondos con la Acicafoc (Asociación Coordinadora Indígena y Campesina de Agroforestería Comunitaria Centroamericana); que destinó 95 mil euros.

“En este espacio tendremos las semillas nativas del país, mismas que son un patrimonio del Estado de Honduras”, amplió Rivera, quien agregó que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) estaba recomendando que el CURLA-UNAH fuera la institución que custodiara estas semillas.

La funcionaria informó que este proyecto iniciará en el mes de agosto del presente año y dentro de ocho meses ya debe estar conformado con equipos de preservación.

Las semillas que se preservarán en el CURLA serán las comestibles, pero también maderables, por lo tanto, en un caso hipotético donde las especies comestibles o maderables se extingan, ya sea por una catástrofe natural o artificial, en el Banco se contará con la reserva para plantarlas y multiplicarlas.

“Ese es el interés que nuestra Universidad cuente con un espacio de preservación, porque aparte de ser una institución académica, es del Estado y eso le da la garantía para ejercer la custodia de estas semillas”, enfatizó Rivera.

Cabe señalar que tanto la FAO como la Escuela Agrícola de El Zamorano cuentan con bancos de semillas, pero que la UNAH-CURLA rehabilite el propio da garantía de soberanía alimentaria, además de preservar la historia de nuestros antepasados.

curla v2

Banco de semillas del mundo

El Banco de Semillas Svalbard, Noruega, conocido también con el nombre de la “Bóveda del fin del mundo”, almacena el 40% de la diversidad alimentaria del mundo, su diseño salvaguardará estas especies.

Han pasado 10,000 años desde que el hombre comenzó a trabajar la tierra con el objetivo de alimentarse, y lastimosamente en los últimos 80 años se ha perdido el 93% de las semillas para la alimentación, estiman algunos investigadores. 

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios